Un caso muy comentado

Rusia pide a EE.UU. liberar a “espía”

Washington detuvo a una presunta agente secreta; gobierno de Putin niega acusaciones.

La joven rusa María Bottina fue apresada por el FBI. Foto: EFE
La joven rusa Maria Butina fue apresada por el FBI. Foto: EFE

A principios de semana, tras el histórico mano a mano que protagonizaron el presidente de Estados Unidos , Donald Trump, y el de Rusia, Vladimir Putin, en Finlandia, las autoridades de Washington confirmaron haber detenido a una joven rusa de 29 años identificada como Maria Butina, acusada de ser agente secreta del Kremlin y de conspirar contra el gobierno estadounidense.

Así, en medio de la revuelta generada en EE.UU. por la actuación del republicano en la reunión bilateral, la tensión que ambos mandatarios parecieron descartar durante la conferencia de prensa que dieron de forma conjunta emergió en un segundo.

Ayer, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, le dijo a su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, que la detención era “inaceptable”.

Lavrov “subrayó que las acciones de las autoridades estadounidenses que detuvieron a la ciudadana rusa Butina en virtud de unas acusaciones falsas son inaceptables”, indicó en un comunicado el ministerio ruso de Relaciones Exteriores. Además, el funcionario del Kremlin señaló que era “necesario liberarla lo antes posible”.

El miércoles pasado, asimismo, el Kremlin consideró que el arresto tenía por “objetivo claro de minimizar el efecto positivo” del encuentro entre los mandatarios.

Por su parte, Trump aún no se refirió al tema, a pesar de que es un usuario asiduo de la red social Twitter, en la que suele hacer descargos de los más inusuales para un presidente.

Trump y Putin se reunieron el lunes en Finlandia, Foto: EFE
Trump y Putin se reunieron el lunes en Finlandia. Foto: EFE

La acusada.

Maria Butina fue acusada de haber intentado, en secreto, tener influencia en organizaciones políticas estadounidenses a cuenta de Rusia. Fue arrestada el fin de semana pasado por haberse “infiltrado organizaciones” políticas “para promover los intereses de la Federación de Rusia”.
La joven, que asegura ser no culpable, compareció el miércoles ante un tribunal de Washington y podría enfrentar al menos diez años de prisión.

Con su detención recobró fuerza la teoría que vincula a la campaña de Trump con funcionarios rusos, el famoso Rusiagate. Es que Butina fue señalada de trabajar para Alexander Torshin, un político y banquero de 64 años cercano a Putin, vinculada con la mafia rusa, y que representa el vínculo español del supuesto círculo ruso de Trump.

El accionar de la "agente"

Presunta Activista por armas

Desde su juventud en una aldea de Siberia, María Butina mostró una gran ambición empresarial, astucia política y afición por las armas de fuego. Estudió ciencias políticas en la Universidad Estatal de Altai y en la Escuela de Estudios Políticos en Barnaul. Años después, decidió instalarse en Estados Unidos, donde desplegó su activismo a favor de las armas de fuego en las filas de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que invirtió más de 21 millones de dólares en la campaña presidencial del republicano. Además, asistió a numerosos cónclaves derechistas y festejos tras la victoria de Trump.

Las autoridades denunciaron que Butina “en al menos una ocasión, ofreció sexo a un individuo a cambio de una posición dentro de un grupo de presión”.

“La misión de Butina era explotar sus conexiones con personas en Estados Unidos que tuvieran influencia en la política estadounidense con el objetivo de favorecer los intereses de Rusia”, indicó el FBI al acusarla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)