MOSCÚ

Rusia ilegalizó al grupo de Navalni por "extremista"

La justicia impide así a sus miembros y seguidores presentarse como candidatos a elecciones a cualquier nivel, incluidas presidenciales.

Alexéi Navalni enfrenta varios juicios abiertos desde su regreso a Rusia. Foto: Reuters
Alexéi Navalni enfrenta varios juicios abiertos desde su regreso a Rusia. Foto: Reuters

La Justicia rusa ilegalizó ayer miércoles varias organizaciones asociadas al líder opositor Alexéi Navalni, entre ellas su movimiento político, al declararlas “extremistas” e impide así a sus miembros y seguidores presentarse como candidatos a elecciones a cualquier nivel, incluidas presidenciales.

“Por decisión judicial, las organizaciones sin ánimo de lucro Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK) y Fondo para la Protección de los Derechos de los Ciudadanos (FZPG) fueron liquidadas”, señaló el Tribunal Municipal de Moscú.

En una vista que duró 12 horas y media y que se celebró a puerta cerrada por tratarse de un caso clasificado como “secreto”, el juez satisfizo la demanda de abril pasado del fiscal de Moscú, Denís Popov, de declarar “extremista” al movimiento del opositor, actualmente en prisión.

Iván Pavlov, líder de Equipo 29, que participa en la defensa de las organizaciones de Navalni, indicó que llegará hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Según la defensa, nunca se presentaron pruebas del supuesto extremismo.

La sentencia no fue ninguna sorpresa para Navalni ni para su equipo, dado que tanto el FBK y el FZPG ya fueron declarados “agentes extranjeros” en 2019 y 2020, respectivamente.

Desde entonces ha habido innumerables detenciones de los aliados del opositor, registros en sus casas y en las oficinas de Navalni, casos penales por supuesto fraude y congelaciones de activos.

La ley antiextremismo de Rusia, aprobada hace 19 años y que inicialmente estaba dirigida contra el terrorismo, ha sido enmendada varias veces para endurecerla y es conocida en el exterior sobre todo por la persecución de más de 250 miembros de los testigos de Jehová desde que fueron clasificados como extremistas en 2017.

Bajo esta ley, los empleados, así como aquellos que cometen “acciones deliberadas relacionadas con la continuidad o renovación” de las organizaciones de Navalni, afrontan “hasta seis años de cárcel”, según la defensa.

La sentencia de este miércoles tiene otras consecuencias más allá de lo penal, ya que la semana pasada el presidente ruso, Vladimir Putin, promulgó la que se conoce como “Ley anti-FBK”. Esta ley prohíbe a cualquier persona involucrada en las actividades de organizaciones consideradas extremistas presentar sus candidaturas en elecciones locales y federales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados