CRISIS

Ruptura total: EE.UU. retiró a toda su gente de Venezuela

La Casa Blanca sigue revocando visas a allegados a Maduro y sus familiares.

Maduro en una reunión del gabinete de crisis mostrando una supuesta prueba del sabotaje contra el sistema eléctrico venezolano. Foto: Reuters
Maduro en una reunión del gabinete de crisis mostrando una supuesta prueba del sabotaje contra el sistema eléctrico venezolano. Foto: Reuters

El gobierno de Donald Trump completó ayer jueves el retiro de todo su personal diplomático de Venezuela, una señal más del creciente agravamiento de la crisis en ese país y del deterioro de la relación del régimen de Nicolás Maduro con Estados Unidos.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que “todos” sus diplomáticos ya han salido de Venezuela y que volverán “una vez que la transición a la democracia haya comenzado”.

Pompeo indicó que esos diplomáticos seguirán trabajando por Venezuela desde “otras ubicaciones”, que no especificó, y donde ayudarán a “gestionar el flujo de asistencia humanitaria a la población venezolana y respaldando a los actores democráticos que, valerosamente, resisten a la tiranía”. Además, aseveró que Estados Unidos, “en todos los niveles”, mantiene firme su apoyo al líder opositor Juan Guaidó, que se declaró presidente interino el 23 de enero y ha logrado el reconocimiento de 54 países.

Un portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, indicó que los diplomáticos usaron un vuelo chárter para volver a Estados Unidos y transportaron “cosas que pesaban bastante”.

El lunes, cuando anunció el retiro de los diplomáticos, Pompeo dijo que la decisión era un reflejo del “deterioro de la situación en Venezuela, así como la conclusión de que la presencia de personal diplomático en la embajada se ha convertido en un obstáculo para la política estadounidense”.

Sin embargo, este martes el régimen de Maduro señaló que ellos eran los que estaban expulsando al resto de funcionarios estadounidenses, a los que daban un plazo de 72 horas para salir del país. Ese plazo se cumplió ayer jueves.

En enero, después de que Washington reconociera a Guaidó como presidente, Maduro cortó los lazos con Estados Unidos y ordenó la vuelta a Caracas de sus diplomáticos.

Estados Unidos prohibió esta semana la entrada a 340 venezolanos, de los que 107 son diplomáticos ligados a Maduro y sus familiares. “Desde el pasado lunes, 11 de marzo, hemos impuesto 340 nuevas restricciones de visados, de las que 107 incluyen antiguos diplomáticos del expresidente (Maduro) y sus familias”, dijo Palladino.

Tarjetas de crédito

En el marco de su política de aplicar sanciones al régimen de Maduro, Estados Unidos está considerando prohibir que Visa, Mastercard y otras instituciones financieras procesen transacciones en Venezuela.

Miembros de alto rango del gobierno de Trump han advertido en las últimas semanas que bancos venezolanos o instituciones financieras internacionales podrían enfrentar sanciones de Estados Unidos por ayudar a Maduro a robar u ocultar activos estatales.

Las posibles sanciones financieras se basan en unas similares impuestas por el gobierno de Trump a Irán, Corea del Norte, Siria y, en menor medida, a Rusia.

Las sanciones apuntarían, en términos generales, a bloquear el acceso de las instituciones financieras estatales al sistema financiero internacional, incluidos los proveedores de tarjetas de crédito y SWIFT, el servicio de mensajería financiera con sede en Bélgica.

Estados Unidos utilizaría sus competencias para eximir a los ciudadanos venezolanos para que puedan comprar alimentos y medicinas.

El dibujo en la oficina de Bolton:
Maduro “preso” en Guantánamo
Foto: EFE

Una caricatura de Nicolás Maduro detrás de las rejas de Guantánamo decora la oficina de John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Esa viñeta del ilustrador venezolano Fernando Pinilla, publicada en febrero en el Diario Las Américas de Miami, está enmarcada desde hace unas semanas en el despacho de Bolton.

Su origen está en uno de los tuits más comentados de los más de 150 que ha enviado Bolton en esa red social desde que comenzó su ofensiva contra el régimen de Maduro en enero. “Le deseo a Nicolás Maduro y a sus principales asesores una larga y tranquila jubilación, viviendo en una bonita playa en algún lugar lejos de Venezuela”, escribió Bolton en Twitter el 31 de enero. Al día siguiente, en una entrevista de radio, Bolton advirtió a Maduro de que “cuanto antes aproveche la oportunidad” de renunciar y acogerse a una amnistía, “más probable será que pueda tener un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita, en lugar de estar en otra zona playera como la de Guantánamo”. La arremetida de Bolton contra Maduro ha encontrado un escaparate singular en Twitter, una herramienta que el año pasado solo usaba esporádicamente. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)