Tensión política en España

Rompen el diálogo con los grupos de secesión

El gobierno dice que no hay conciliación; oposición hace hoy marcha contra Sánchez.

Sánchez ratificó que no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación. Foto: AFP
Sánchez ratificó que no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación. Foto: AFP

El gobierno de España y los independentistas catalanes se acusan mutuamente de romper el diálogo tendiente a solventar la crisis política, a pocos días de un juicio histórico a líderes separatistas por su papel en la tentativa de secesión de 2017.

El cruce de acusaciones se produce también antes de una manifestación convocada hoy domingo por la derecha y la extrema derecha en Madrid contra el presidente del gobierno socialista, Pedro Sánchez, y su política de apaciguamiento en Cataluña.

A fin de facilitar el diálogo en una futura mesa de negociación entre partidos catalanes para solucionar la crisis que sacude la región, el gobierno de Sánchez había aceptado la semana pasada que participara un “relator” independiente.

Una decisión presentada como un gesto de buena voluntad ante los incesantes pedidos de los independentistas -rechazados por Madrid- de una mediación internacional entre el gobierno central y el ejecutivo regional catalán.

“Esa propuesta era el intento de plantear de manera ordenada y rigurosa y con convicción el diálogo (...) No ha sido aceptada”, declaró ante la prensa la vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, al frente de la negociación con los dirigentes catalanes.

“De momento esta situación encalla, porque esa propuesta no es aceptada”, expresó. “Cuando dos partes sostienen dos posiciones que no tienen (...) ningún tipo de conciliación, hay que parar, simplemente hay que parar”, agregó.

Por su parte, Sánchez expresó su posición en Twitter: “Este Gobierno no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación. Trabajamos por tender todos los puentes posibles desde la política. Esta es la propuesta del Gobierno de España para Cataluña: convivencia, dialogo y ley. Constitución”.

A su vez, interviniendo desde Barcelona, representantes de los secesionistas desplazaron la culpa al gobierno central.

“El gobierno del Estado ha decidido abandonar la mesa de diálogo. Son ellos quienes se han levantado”, acusó el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, asegurando que los separatistas siguen “sentados en la mesa del diálogo”.

“El diálogo debe pasar de la retórica a la realidad. Constatamos una vez más la necesidad de que haya un rol de mediación”, lanzó, de su lado, Elsa Artadi, portavoz del gobierno catalán.

Aragonés lamentó que el gobierno central haya “cedido ante la presión del nacionalismo español de derecha y extrema derecha”, que acusó a Sánchez de “alta traición solo por el hecho de hablar”.

Aun cuando los independentistas catalanes la juzgaron insuficiente, según el gobierno, la figura del “relator” causó indignación en España. Fue tachada de inaceptable por la derecha y la extrema derecha, que convocaron una manifestación hoy en Madrid contra Sánchez, atacado incluso desde dentro de su partido socialista.

“No vamos a permitir que Pedro Sánchez siga traicionando a nuestro país. Con España no se juega”, tuiteó el Partido Popular (PP, derecha), cuyos simpatizantes manifestarán junto a aquellos del partido liberal Ciudadanos y la extrema derecha de Vox. La polémica por la concesión del gobierno con el “relator” se produce antes de que el martes se abra en Madrid el juicio histórico contra doce dirigentes catalanes por su papel en la tentativa de secesión de octubre de 2017.

También ocurre en plena discusión de los presupuestos para 2019, que Sánchez no podrá hacer aprobar en el Parlamento sin apoyo de los independentistas catalanes, quienes hasta ahora le niegan los votos.

En caso de no poder aprobar los presupuestos, Sánchez se podría ver obligado a convocar elecciones anticipadas antes del final de la legislatura en 2020.

escenario

Partidos ya vislumbran adelanto de elecciones

 “Sin Presupuestos, el tiempo de la legislatura se acorta”, estimó la vicepresidenta, Carmen Calvo, al referirse a que si la oposición rechaza la propuesta presupuestal del gobierno, se abre la puerta a un adelanto electoral. El miércoles es el día crucial, ya que el presuopuesto será abordado por el Parlamento.

Tanto Podemos, liderado por Pablo Iglesias, que es el socio preferente del gobierno, como Ciudadanos, el partido que encabeza Albert Rivera, ya ven la perspectiva de un anticipo de las elecciones generales. Algunos apuntan al 26 de mayo, fecha de los comicios loclaes y autonómicos y otros a una fecha posterior.

El Partido Popular (PP) aumentará la presión en el Parlamento con varias iniciativas relacionadas con Cataluña, que buscan dejar en evidencia la precariedad del gobierno. Incluso no descartan presentar una moción de censura.

Sánchez llegó al poder en junio de 2018 gracias a entre otros los votos de los independentistas catalanes, con la voluntad de retomar un diálogo con los separatistas que había sido roto por su predecesor, Mariano Rajoy.

Pero las discusiones pronto se convirtieron en un diálogo de sordos, entre Sánchez, que proponía ampliar la autonomía de Cataluña, y unos independentistas firmes en su demanda de un referéndum de independencia vinculante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados