MAYO DEL 68: MEDIO SIGLO DESPUÉS

La revuelta estudiantil que se saldó en las urnas

Tras las huelgas y ocupaciones de universidades, De Gaulle anticipa las elecciones legislativas y las gana.

Sí, fue el sexo, como muchas otras veces en la Historia, lo que desencadenó la revuelta más importante que vivió Francia desde la Revolución de 1789 y la Comuna de 1871", señala el periodista argentino Gustavo Sierra en su reciente libro El 68. El año que marcó a fuego la Argentina y el mundo durante los siguientes cincuenta años.

El embrión de la revuelta surgió en marzo de 1967, en la Universidad de Nanterre, cuando un grupo de estudiantes varones ingresó a la zona de las habitaciones de las mujeres, lo que estaba prohibido por las autoridades. Fueron detenidos por la policía y algunos estuvieron a punto de ser expulsados.

Pero no fue hasta enero-marzo de 1968, cuando aparece en escena Daniel Cohn-Bendit, que la revuelta comienza a tomar fuerza. Conocido como "Dany el Rojo", rápidamente se convirtió en el líder estudiantil más combativo y protagonizó la primera ocupación de la Universidad de Nanterre el 22 de marzo, en protesta por la detención de un grupo de jóvenes anarquistas y maoístas durante una violenta manifestación contra la guerra en Vietnam. Surgió así el "Movimiento 22 de marzo", que organizaría la revuelta de mayo.

Desde un principio el Partido Comunista Francés (PCF) miró con desconfianza la movida de los estudiantes. "Los agitadores, hijos de papá, impiden a los hijos de los trabajadores hacer sus exámenes", gritó en una asamblea estudiantil Pierre Juquin, miembro destacado del Comité Central del PCF.

Lo que empezó como una movilización estudiantil, poco a poco fue ganando a otros sectores de la sociedad francesa, como a partidos políticos de izquierda, sindicatos públicos y privados, y grupos de intelectuales, donde se mezclaban los reclamos de mejoras en el sistema educativo, aumentos salariales y otras reivindicaciones laborales.

Mayo fue el mes más calientes, con violentos enfrentamientos con la policía —el turístico Barrio Latino de París fue escenario de varios de esos choques con barricadas—, huelgas sindicales a lo largo de todo el país y ocupaciones de universidades.

La situación llevó al presidente Charles De Gaulle a disolver la Asamblea Nacional y adelantar las elecciones legislativas para el mes de junio.

Se había llegado a un punto casi de hastío, la gente estaba cansada de los paros, las protestas callejeras y la distorsión en los servicios públicos.

El gobierno movilizó al Ejército para abastecer a las estaciones de servicios durante el fin de semana largo de Pentecostés, y eso permitió que cientos de miles de parisinos pudieran salir de la ciudad hacia la playa.

Esta medida fue como un golpe de gracias para la revuelta de mayo. "La gasolina mató a la revolución", fue la conclusión de uno de los líderes estudiantiles.

La ruta Autoroute du Sud tuvo un flujo extraordinario de 5.000 autos por hora, se produjeron atascos y accidentes en los que murieron 68 personas, mucho más que las víctimas de todas las revueltas de mayo y junio, señala Serra en su libro.

"Un fin de semana antirrevolucionario es infinitamente más sangriento que un mes de revolución", escribió un estudiante en una pared de la Sorbone.

Mientras los parisinos se iban a la playa, la policía aprovechó para terminar con las barricadas en las zonas comerciales y desalojar las universidades que todavía seguían en manos de grupos de estudiantes.

Poco a poco los sindicatos fueron levantando sus huelgas y los estudiantes comenzaron a volver a clases.

La ocupación en la Sobona terminó el 16 de junio cuando la policía entró a desalojar a los últimos estudiantes. Y en la Universidad de Nanterre, donde todo había empezado, los ocupantes que quedaban eran inmigrantes ilegales. Daniel Cohn-Bendit logró escapar y regresó a Alemania.

En la primera vuelta de las legislativas, el 23 de junio, la Unión por la Defensa de la República (UDR), el partido de De Gaulle obtuvo el 44% de los votos, 6% más que la última elección, y en la segunda vuelta del 30 de junio ratificó su triunfo. Los grandes derrotados fueron los partidos de izquierda. En su libro, Serra recuerda que el secretario general del PCF, Georges Marchais, lanzó una frase que fue título en todos los diarios: "Es todo culpa de Cohn-Bendit".

"Prohibido prohibir", las frases del mayo 68

Entre las cosas que dejó el Mayo del 68 está una colección de afiches elaborados por los estudiantes con sus consignas. Pero también quedaron en las paredes de las universidades y de los edificios de París decenas de frases, algunas ya famosas, como rúbricas de esa época. Algunas de esas frases son: "Las paredes tienen orejas. Sus orejas tienen paredes" (Facultad de Ciencias Políticas); "Somos todos judíos alemanes" (Sorbonne); "No es una revolución, majestad, es una mutación" (Nanterre); "Gracias a los exámenes y a los profesores el arribismo comienza a los seis años" (Sorbonne); "Decreto el estado de felicidad permanente" (Facultad de Ciencias Políticas); "Prohibido prohibir. La libertad comienza por una prohibición" (Sorbonne); "La imaginación al poder" (Sorbonne); "Sean realistas: pidan lo imposible" (Censier).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)