CAMINO A LAS ELECCIONES DE OCTUBRE 2022

Reunión Lula-Cardoso sacudió el ambiente electoral brasileño

Según los protagonistas fue para analizar el manejo de la pandemia por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, blanco de una investigación en el Senado y que ha dejado más de 450.000 muertos en Brasil.

Henrique Cardoso y Lula da Silva saludándose después de una cena en la ciudad de Sao Paulo. Foto: @LulaOficial
Henrique Cardoso y Lula da Silva saludándose después de una cena en la ciudad de Sao Paulo. Foto: @LulaOficial

Una reunión entre los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso, a un año y medio de las elecciones de octubre de 2022, sacudió el ambiente político brasileño. La reunión tomó estado público ayer viernes, pero se realizo hace una semana en la casa del jurista Nelson Jobim, exministro del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en San Pablo, y según los protagonistas fue para analizar el manejo de la pandemia por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, blanco de una investigación en el Senado y que ha dejado más de 450.000 muertos en Brasil.

“Fue una larga reunión sobre Brasil, sobre nuestra democracia y sobre la negligencia del gobierno Bolsonaro frente a la pandemia”, dijo Lula en Twitter.

El Instituto Lula publicó una foto de los dos exmandatarios usando mascarilla y saludándose con un toque de puños.

Cardoso (1995-2002) y de Lula (2003-2010) marcaron la vida política de Brasil por más de dos décadas.

Lula, de 75 años, recuperó recientemente sus derechos políticos tras la anulación de las condenas por corrupción, una de las cuales lo llevó a la cárcel durante casi 18 meses entre 2018 y 2019.

Cardoso, del PSDB, que derrotó en dos elecciones a Lula, afirmó la semana pasada que si tuviera que optar entre Bolsonaro y Lula, votaría por el líder del PT.

“No sé si (Lula) representa el futuro de Brasil, pero Bolsonaro representa un futuro que no me entusiasma. Si no hay una tercera vía, estoy con Lula. Quien no tiene perro caza con gato”, declaró Cardoso. Lula, a su vez, respondió que tendría la misma actitud con su predecesor.

En las elecciones de 2018, Cardoso dijo que había anulado su voto, para evitar la opción entre Bolsonaro y Fernando Haddad, delfín de Lula.

Desde que Lula llegó al poder en 2003, no hay registros de encuentros políticos entre ambos. La última vez que se vieron fue en febrero de 2017, cuando Cardoso visitó a Lula en el hospital donde estaba internada su esposa, Marisa Letícia, que falleció tras sufrir un ACV.

Lula multiplicó en las últimas semanas sus contactos con dirigentes de izquierda y de centro, sin declararse oficialmente candidato. “Si soy el mejor colocado para ganar y estoy con buena salud, entonces sí, no lo dudaré”, dijo en una entrevista esta semana con la revista francesa Paris-Match.

Jair Bolsonaro. Foto: AFP
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

Una nueva encuesta divulgada ayer viernes, dice que Lula ganaría las elecciones con un 45%, frente al 37% que obtendría Bolsonaro en una segunda vuelta, resultados similares a los de otros sondeos.

Cardoso dijo ayer al diario OGlobo que su objetivo al reunirse con Lula fue fortalecer la democracia y ayudar a distender el entorno político del país. “Fue un gesto de cortesía. Mi mensaje es: podemos convertirnos en oponentes, pero no necesitamos ser enemigos ni arrojarnos piedras entre nosotros”, dijo Cardoso. “Nunca rompí con Lula. La vida nos lleva a diferentes posiciones. Pero es importante mantener la cortesía y la conversación”, agregó.

Cardoso indicó que él no tiene aspiraciones electorales, y consideró “legítimo” que Lula sí. “Es un ser electoral”, sostuvo.

El presidente del PSDB, Bruno Araújo, dijo que la foto de Cardoso con Lula “no le hace bien” a un futuro candidato del partido.

El expresidente repitió que apoyaría a Lula en una segunda vuelta contra Bolsonaro, pero dijo que no ve motivos para el malestar. “El PSDB es un partido grande, tiene que lanzar un candidato en la primera vuelta. No dejaré de aportar. El candidato puede ganar o perder. Todavía estamos muy lejos de las elecciones”, enfatizó.

Tras la divulgación de la foto de los expresidentes, Bolsonaro sugirió que Lula y Cardoso formarán una fórmula presidencial para 2022: “un ladrón candidato a presidente y un vagabundo como vice”, afirmó.

Cardoso se lo tomó con humor: “Prefiero no tener en cuenta lo que dice”.

“Vean Argentina y Venezuela”

Además de criticar a Lula, el presidente Jair Bolsonaro habló ayer viernes de Argentina y Venezuela, en un acto de entrega de tierras a campesinos.

“Vean lo que pasa en el mundo. Saben que una mala elección puede llevar al pueblo a la desgracia”, dijo Bolsonaro.

“Así fue con (Hugo) Chávez y (Nicolás) Maduro en Venezuela” y “en Argentina también hicieron una elección equivocada”, apuntó Bolsonaro referencia al actual presidente, Alberto Fernández.

“No queremos eso para nosotros, pero va a depender de lo que ustedes elijan en 2022”, insistió Bolsonaro, quien subrayó que “el comunismo no funcionó en ningún lugar del mundo y no será en Brasil que se va a instalar”.

El acto fue celebrado en un municipio del estado de Maranhao, cuyo gobernador es Flavio Dino, del Partido Comunista y que también fue objeto de críticas del presidente. “Tienen que tener aversión al comunismo”, que “sólo crea igualdad en la desesperanza, el hambre y la miseria, destruye las familias y las religiones”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados