Independentistas ganarían elección y buscan que se tome como referéndum

El reto a la unidad de España

Hace un año, los movimientos secesionistas fueron el furor en Europa, hasta que se diluyeron. Después de una campaña que dejó a todos con los nervios de punta, los escoceses votaron por estrecha diferencia, en septiembre de 2014, para permanecer como parte de Gran Bretaña.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Obama ratificó el compromiso con una España que continúe "fuerte y unida"

Dos meses después, el impulso de Cataluña para realizar un referéndum por la independencia se diluyó en un voto no vinculante frustrado por la justicia española. Pero, si el presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, respiró con alivio porque el tema había quedado atrás, ahora nuevamente tiene motivos de preocupación. Varios políticos catalanes se las ingeniaron para revivir la cuestión de la independencia. Dejando de lado rivalidades políticas, formaron una alianza amplia de candidatos cuyo objetivo es transformar las elecciones parlamentarias catalanas, que tienen lugar hoy domingo, en una suerte de plebiscito para separarse de España, lo que ha suscitado reacciones de rechazo de parte del gobernante Partido Popular (PP) y del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), entre otras fuerzas políticas.

Las encuestas dan triunfadora en los comicios a la coalición independentista.

Artur Mas —economista, de 59 años, que preside la Generalitat de Cataluña desde el 27 de diciembre de 2010— convocó las elecciones generales para hoy y las convierte en una votación sobre la independencia. Mas argumenta que si las fuerzas partidarias de la independencia logran al menos 68 diputados —la mayoría absoluta de la Cámara que tiene 135 bancas— habrá ganado el plebiscito y en un periodo de 18 meses dará los pasos hacia la secesión. Pero, no es sencillo. A comienzos de agosto, al anunciar la convocatoria a elecciones, Mas dijo: "De 68 diputados para arriba habrá ganado el Sí. De 68 diputados para abajo habrá ganado el No". Asimismo, estimó que "si gana el No, tendremos que dar un paso atrás y entender que Cataluña no está suficientemente madura para iniciar este proceso. En este caso, sería importante que Madrid tomara nota de que una parte importante de la población catalana defiendeel Sí. Sería inteligente entonces abrir vías para mejorar la relación entre Cataluña y el Estado. Las victorias nunca son absolutas".

Mas —presidente de una rica región nororiental de España, con 16% de la población (7,5 millones de habitantes), que atesora el 19% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 25% de las exportaciones del país—, ratificó el miércoles pasado en una entrevista con AFP que si los independentistas consiguen la mayoría de los votos, interpretará este resultado como un Sí en un referéndum sobre la secesión. Estimó que las elecciones de hoy se convertirán en un voto a favor o en contra de la separación de España. "Es evidente que si tenemos la mayoría de diputados y de votos, el referéndum ya estará hecho", declaró. Sin embargo, en caso de no obtener la mayoría de sufragios, deja la puerta abierta a celebrar un referéndum si el nuevo gobierno español que surja de las elecciones legislativas nacionales de diciembre lo propone. "Si tenemos la mayoría de diputados pero no de votos y el gobierno español —muy hipotéticamente, soy muy escéptico en este punto— nos ofrece un referéndum sobre la independencia, escucharemos", señaló.

En cualquier caso, Mas aseguró que Cataluña no se proclamará independiente el día después de las elecciones. Éstas implicarán el inicio de un proceso que debe conducir "en 18 meses o dos años" —según su visión— a la aprobación de una Constitución de la Cataluña independiente. Este texto deberá ser aprobado en un referéndum que también permitirá a los electores rechazar la independencia votando en contra de esa Constitución, indicó.


Si no puede ver la infografía haga click aquí

En este tiempo, quiere negociar con España una separación amigable y con Bruselas el mantenimiento de Cataluña dentro de la Unión Europea.

"El Estado catalán debe ser reconocido como miembro pero esta negociación debe producirse antes de la independencia", insistió. En caso de un acuerdo con Madrid y Bruselas, Cataluña asumirá su parte correspondiente de la deuda española, aseguró Mas. En caso contrario, "no tendremos ninguna obligación sobre la deuda española" que roza el 100% del PIB. "Si no hay acuerdo con Cataluña, ¿cómo España puede devolver y hacer frente a su deuda habiendo perdido su principal economía productiva?", preguntó. "Entonces, ¿cómo haría Europa para hacer sostenible España desde el punto de vista económico?"

"Si las cosas se complicaran tanto, aunque no tienen por qué complicarse, el problema lo tendría fundamentalmente el conjunto de España", advirtió. "No amenazamos a nadie, pero nos tenemos que defender ante una campaña de miedo", de quienes predicen severas difucltades económicas y financieras para una Cataluña independiente.

Las encuestan de intención de voto muestran un triunfo de la coalición Junts Pel Sí (Juntos por el Sí) que lidera Mas con el ex diputado europeo, Raül Romeva y el legislador y dirigente Oriol Junqueras, que obtendría entre 66 y 78 bancas. con 49,6% de los votos. El sondeo de Metroscopia para El País de Madrid, indica que la coalición integrada por Convergencia Democrática (CDC, conservador, de Artur Mas), Esquerra Republicana (ERC, izquierda independentista), y las asociaciones que organizaron las masivas manifestaciones nacionalistas de los últimos años, conseguiría entre 66 y 67 bancas, y para obtener la mayoría absoluta (68 bancas) necesitaría del partido Candidatura DUnitat Popular (CUP), de izquierda, que puede lograr entre 10 y 11 bancas. Ciudadanos encabezaría el frente contrario a la secesión con 19 bancas, duplicando sus resultados de 2012. El Partido Socialista Catalán (PSC) se mantendría como tercer grupo parlamentario con 14 bancas (ahora tiene 20) y empatado con el cuarto partido Catalunya Sí que es Pot (Cataluña Sí que se Puede), del que participa Podemos. Esquerra Unida i Alternativa tendría 13 bancas, el Partido Popular 10 bancas y Unió Democrática de Catalunya que tiene posibilidad de lograr dos bancas. El sondeo indica que, pese a la victoria de la coalición separatista, no hay apoyo mayoritario ciudadano para proceder a declarar la independencia de forma unilateral.

A su vez, la encuesta del Instituto Sigma Dos para el diario El Mundo otorga a la coalición secesionista entre 74 y 75 bancas de la cámara regional y 47,8% de los votos.

Otra encuesta del instituto Myword para la radio Cadena Ser da a los separatistas vencedores con entre 70 y 77 bancas, aunque tampoco alcanzarían la mayoría de los votos, llegando al 48,2%. Asimismo, muestra que 41% apuesta por la independencia, pero el 49% por otras soluciones: 20% quiere mantener la situación actual, 16% desea un Estado federal y 12% pide un nuevo acuerdo sobre la integración de Cataluña en España.

El mundo está expectante al desenlace de las elecciones y sus consecuencias.

Messi, Suárez y Neymar, estarían en otra liga.


Barcelona, 23 veces campeón de la Liga de España, 27 de la Copa del Rey y cinco de la Champions League, y el club Espanyol no podrían disputar ninguna competición en España, si Cataluña se separa del país. La advertencia fue reiterada por los presidentes de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas y del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal.

"No podrían jugar la Liga porque la legislación se lo impide. La Ley del Deporte establece que el único Estado que puede jugar en competiciones nacionales es Andorra", indicó Cardenal. Estimó que el equipo que tiene como estrellas a Lionel Messi, Neymar y Luis Suárez vería reducidos sus derechos de TV, llegaría como mucho a octavos o cuartos de final de la Champions y tendría como rivales a equipos menores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados