Buscan frenar flujo de ingleses

Retienen pasaportes de ciudadanos sospechosos

Las autoridades de Francia comenzaron a aplicar nuevos poderes contra el terrorismo para frenar el flujo de jóvenes que van a Siria y confiscaron los pasaportes de seis personas sospechosas de intentar dirigirse a ese país para incorporarse a actividades terroristas. 

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, anunció que, en función de las nuevas normas, se habían requisado los pasaportes de seis personas y que se preparan vedas de viaje para otras 40. “Si ciudadanos franceses dejan el país para cometer atrocidades en Irak y Siria, cuando retornan representan un peligro aún mayor a la seguridad territorial y es probable que cometan actos terroristas a mayor escala”, advirtió Cazeneuve .

La ley, aprobada en noviembre, permite a las autoridades francesas aplicar vedas de viaje a todo sospechoso de querer dejar el país con el propósito de participar de actividades terroristas. La prohibición dura seis meses y en ese momento el gobierno puede renovarla cada seis meses por un máximo de dos años. La veda puede ser apelada.

La ley fue redactada y discutida en 2014 en respuesta a la preocupación que suscitó el hecho de que cientos de ciudadanos franceses habían partido hacia Irak y Siria o estaban intentando hacerlo. Al aplicarla, Francia está en el camino similar al de al menos otros dos países europeos-Gran Bretaña y Dinamarca- que en fecha reciente aprobaron medidas que les permiten retirar los pasaportes a sus ciudadanos.

Más personas que pueden convertirse en yihadistas han viajado desde Francia a Siria que desde cualquier otro país europeo. El primer ministro de Francia, Manuel Valls, informó que las autoridades estiman que alrededor de 1.400 ciudadanos franceses estan involucrados en las redes que canalizan a potenciales combatientes hacia Irak y Siria.

En Gran Bretaña, bajo una medida similar, las autoridades de fronteras y policiales pueden retener por hasta 30 días los pasaportes de personas sospechosas de intentar incorporarse a grupos terroristas, más allá de que vayan o no a abandonar el país. Otra norma de la ley británica permite la cancelación de documentos de viaje mientras las personas se encuentran en el exterior si se sospecha que participan de actividades terroristas. Esas personas eventualmente pueden retornar, pero solo después de que prueben que dejaron de ser peligrosas.

La ley de Francia ha suscitado algunos cuestionamientos de abogados especializados en derechos civiles de la Liga Francesa de Derechos Humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados