LA TRISTE HISTORIA QUE SE REPITE

Resurge agresión a judíos en la Unión Europea

Europeos consideran las acciones antisemitas como un problema en sus países. Crecen los ataques en red y físicos.

El crecimiento de fuerzas políticas de extrema derecha es una causa del aumento en el número de delitos contra instituciones y cementerios de la comunidad judía en la UE. Foto: AFP
Crecimiento de fuerzas políticas de extrema derecha es una causa del aumento en el número de delitos contra instituciones y cementerios de la comunidad judía. Foto: AFP

Hechos ocurridos en Francia y Alemania, pero también el clima imperante en otros países europeos, se reflejan en el reciente Eurobarómetro: la mitad de los ciudadanos de la Unión Europea (UE) considera el odio a los judíos un problema en su país. Las manifestaciones más problemáticas son la negación del Holocausto y el antisemitismo en internet.

“Soy consciente de la amenaza que el antisemitismo sigue representando. Mientras recordamos a los muertos también debemos centrarnos en los vivos”, afirmó la comisaria europea de Justicia, Vera Jurova, a fines de enero, al presentar los resultados de la encuesta en el Museo Judío de Bruselas. El lugar y la fecha (el 22 de enero) no son por azar. En 2014, un ataque en el Museo Judío dejó cuatro muertos -una pareja de turistas israelíes, un joven belga y una voluntaria francesa- hechos por los que se juzgó al yihadista francés Mehdi Nemmouche y a un cómplice.

El Eurobarómetro, sobre la base de una encuesta de 27.000 personas en los 28 países de la UE, revela que alrededor del 36% de los encuestados cree que el antisemitismo aumentó en su país en los últimos cinco años.
Para los europeos, la negación del Holocausto es el principal problema, seguido del antisemitismo en internet, las pintadas y el vandalismo contra su comunidad, y las amenazas contra los judíos en el espacio público.

Jurova anunció la creación de un grupo de trabajo de expertos europeos para garantizar la aplicación de una “Declaración sobre el antisemitismo”, un documento firmado recientemente por los 28 miembros, que se comprometieron a intensificar la lucha.

Raíces

Los hechos avalan la preocupación. El aumento de la violencia y de la incitación al odio ha obligado a Francia a afrontar un pasado doloroso de discriminación y prejuicio contra los judíos. “El atisemitismo tiene raíces muy profundas en la sociedad francesa”, sostuvo el primer ministro Edouard Philippe, a mediados de febrero, después de que un prominente escritor judío fue víctima de insultos en una calle en pleno centro de París, en una de las movilizaciones de los chalecos amarillos, que reclaman un mejor nivel de vida.

El aumento de delitos antisemitas denunciados a la Policía pasó de 311 en 2017 a 541 en 2018, después de haber caído durante dos años.

Un centenar de tumbas fueron profanadas, en febrero, en un cementerio judío en el este de Francia y también aparecieron pintadas agraviantes para la comunidad judía, que es la mayor de Europa (se estima en alrededor de 500.000 personas). Las autoridades francesas han prometido medidas para luchar contra el resurgimiento de actos de esas características.

Pero, el problema se remonta a siglos atrás en un país con larga historia de antisemitismo, a veces respaldado por el Estado. Es la situación que se vivió en la Francia medieval mayoritariamente católica, en la que Luis IX emitió un decreto que obligaba a los judíos a usar la rouelle, un trozo de tela amarilla que colgaba de sus abrigos.

En la historia más reciente, el caso de Alfred Dreyfus se convirtió en un ejemplo infame contra los judíos y reveló profundas divisiones en la sociedad a finales del siglo XIX.

Otro período terrible se produjo durante la Segunda Guerra Mundial (1939 a 1945), cuando el gobierno francés de Vichy colaboró con Alemania, especialmente en la deportación de judíos a los campos de exterminio.

El crecimiento de fuerzas políticas de extrema derecha es una causa del aumento en el número de delitos contra instituciones y cementerios de la comunidad judía en la UE. Foto: AFP
Foto: AFP

Amenaza

Los actos y la violencia antisemitas registraron un fuerte aumento en 2018 en Alemania y alcanzaron su nivel más alto en casi diez años, una situación que preocupa al gobierno, enfrentado además al auge de la extrema derecha.

Un país cuya identidad nacional está ampliamente marcada por el arrepentimiento por el Holocausto, el año pasado se contabilizaron un total de 1.646 actos antisemitas, es decir 9,4% más que en 2017. Estos datos preliminares de la Policía fueron transmitidos a solicitud del grupo parlamentario de izquierda radical Die Linke.

Los actos violentos de carácter antisemita pasaron de 37 a 62, provocando 43 heridos, según estos datos de la Policía alemana.

El presidente del Consejo Central de Judíos en Alemania, Josef Schuster, denunció la existencia de “una tendencia aterradora”, y pidió “un compromiso más fuerte y urgente contra el antisemitismo de los políticos, la Policía y la Justicia”. La comunidad judía se compone de 200.000 personas.

Los crímenes y delitos antisemitas están así a su máximo nivel desde 2009 (1.690 actos).

Igual que en otros países de Occidente, en Alemania se ve con inquietud la emergencia del problema.

En las redes

“Hace veinte años, hubiera dicho que el antisemitismo se estaba debilitando, pero ya no es así, los viejos estereotipos resurgen”, sostuvo Stanislaw Krajewski, cofundador y copresidente del Consejo de Cristianos y Judíos de Polonia. “Pero es más agresivo en internet, en mi vida cotidiana no me afecta”.

“Voy por Varsovia con la kipá, nunca me he sentido preocupado”, dijo un conocido intelectual judío, el escritor, psicólogo y periodista Konstanty Gebert. “A veces, muy raramente, escucho comentarios, no contesto, y generalmente alguien responde en mi lugar, pero en París fui empujado dos veces por jóvenes. Los otros transeúntes desviaron la mirada”.

Primera tierra de acogida de los judíos hasta el siglo XX, la Polonia invadida y ocupada por la Alemania nazi vio perecer a seis millones de sus habitantes durante la Segunda Guerra Mundial, incluidos tres millones de judíos. Hoy, la comunidad judía de Polonia tiene entre 8.000 y 12.000 miembros, según estimaciones.

Recientemente, después de que los gobiernos de Israel y Polonia vivieron momentos de tensión, los comentarios violentos y antisemitas invadieron las redes sociales, explicó Konrad Dulkowski, presidente del Centro de Vigilancia de Comportamientos Racistas y Xenófobos, una fundación privada.

División en el laborismo y denuncian al líder Corbyn

Las acusaciones de antisemitismo causan una división en el Partido Laborista, la principal fuerza de oposición en Gran Bretaña. Nueve diputados abandonaron esa fuerza política, algunos declarándose avergonzados por las posturas contra los judíos en el partido. Varios dirigentes denuncian la complacencia de su líder, Jeremy Corbin.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)