VIDEO

Rescataron a 11.000 refugiados en 48 horas en el Mediterráneo

Decenas murieron intentando llegar de Libia a Italia, vía de entrada a Europa.

Más de 10.600 migrantes socorridos en 48 horas en el Mediterráneo y nuevamente decenas de muertos. A pesar de un mayor número de barcos de rescate cerca de las costas libias, el sueño de llegar a Europa sigue siendo muy peligroso.

"Hubo pánico a bordo, gente que saltaba al agua", contó Aris Messinis, fotógrafo de la AFP, testigo directo del drama de los migrantes desde el barco Astral, la embarcación de la ONG española ProActiva Open Arms.

El martes fue una pesadilla para la tripulación del Astral, que empezó su labor de rescate de embarcaciones en alta mar a las cinco de la mañana, cuando apenas se lograba divisar el horizonte. Las imágenes resultan un testimonio sobrecogedor, con cientos de personas, entre ellas niños y mujeres, atiborradas y aterrorizadas hasta más no poder en un barco de madera y en lanchas neumáticas, con 22 cadáveres aplastados en el fondo de la embarcación.

El Astral es un pequeño velero. Su función es identificar a los barcos cargados de migrantes, distribuir chalecos salvavidas, dar ayuda a los más vulnerables y enfermos, y mantener la calma para garantizar que el traslado a los botes de rescate más grandes sea segura.

Los refugiados estuvieron varias horas en el agua antes de ser rescatados. Foto: AFP
Los refugiados estuvieron varias horas en el agua antes de ser rescatados. Foto: AFP

El martes, además, buena parte de los buques que patrullan y rescatan migrantes en el Mediterráneo estaban ocupados con el traslado de los 6.000 migrantes socorridos el día anterior.

Las fotos de Messinis muestran cómo las largas horas de espera a la deriva generaron el pánico: los migrantes agotados, con los ojos enrojecidos, se arrojaban al agua para tratar de aferrarse a los pocos botes de salvataje.

Ayer miércoles, el fotógrafo de la AFP asistió conmovido al conteo en una lancha de los cadáveres de 19 mujeres y 10 hombres, quienes murieron asfixiados o aplastados dentro de las embarcaciones.

Los cuerpos de dos hombres y una mujer flotaban tras morir ahogados.

Cuatro nacimientos.

La guardia costera italiana, que coordina las operaciones de socorro en las aguas internacionales frente a las costas de Libia, informó el martes que murieron en total 28 personas.

El lunes había informado de nueve muertos, mientras que la guardia costera libia había recuperado en el mar los cuerpos de nueve mujeres y dos niños, sin dar más detalles.

Después de los dramáticos naufragios que conmovieron al mundo en 2013, fueron creados varios dispositivos para rescatar a los migrantes que zarpan de las costas de Libia y en los que participan, entre otros, la marina y la guardia costera italiana.

Sin embargo, los migrantes siguen muriendo, y el Mediterráneo sigue siendo un cementerio.

Además de correr el riesgo de ahogarse, los migrantes, muchos de ellos africanos, inician la travesía debilitados por el largo viaje iniciado meses atrás y por las condiciones deplorables en las que esperan el momento de zarpar desde Libia.

También mueren por asfixia por los gases del combustible que suelen mezclarse con el agua de mar y queman la piel, también por la deshidratación, inclusive después de unas pocas horas de navegación.

La guardia costera coordina más de 30 operaciones de socorro al día, una cifra récord.

Otro fenómeno cada vez más común es el temor de dar a luz en Libia. Por ello, numerosas mujeres embarazadas se embarcan a pesar de los riesgos que corren. Tres bebés nacieron en las últimas horas en el barco Dattilo de la guardia costera, otro en el Argos de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF).

Con las operaciones de los últimos días, Italia registró la llegada de 142.000 migrantes desde el comienzo de este año, cifras similares a todo el 2014 y el 2015.

Este año Italia ha recibido a 142.000 inmigrantes ilegales. Foto: AFP
Este año Italia ha recibido a 142.000 inmigrantes ilegales. Foto: AFP

Sin embargo, con el cierre de las fronteras del norte, las autoridades italianas buscan nuevos espacios para alojarlos.

En Italia cerca de 160.000 personas han solicitado este año asilo, contra 66.000 de 2014 y 103.000 en 2015. Se estima que 2.892 perdieron la vida intentando llegar a Italia en el último año.

En su punto más cercano, Libia está a unos 290 kilómetros de la isla italiana de Lampedusa y los traficantes de personas han aprovechado el caos en el estado del norte de África para usarlo como su principal escala en la región para iniciar los viajes a Europa.

La militante rusa de los derechos humanos Svetlana Gannuchkina, que defiende migrantes y refugiados, una cuestión muy sensible en Europa en los últimos dos años, es candidata al Premio Nobel de la Paz 2016 que se entregará mañana viernes.

Haitianos y africanos lideran ola de migrantes.

Unos 10.000 migrantes extranjeros, la mayoría haitianos y africanos, han llegado en los últimos meses a las ciudades de Tijuana y Mexicali, en la frontera con Estados Unidos, para pedir asilo en ese país. La mayoría de los refugiados son haitianos damnificados del terremoto de enero de 2010, el peor en dos siglos, que dejó más de 230.000 muertos. Miles de haitianos obtuvieron refugio en Ecuador, Venezuela y Brasil, y en este último país inclusive se les brindaron empleos temporales con motivo de los Juegos Olímpicos. Sin embargo, ante la falta de perspectivas de mejoramiento económico, decidieron emigrar a México. El 22 de septiembre Estados Unidos puso fin a una norma que permitía dar asilo a los afectados por el terremoto en Haití y que iba a estar vigente hasta el 2017. ANSA

Asfixiados en un camión en la frontera con México.

Cuatro guatemaltecos indocumentados murieron asfixiados en el este de México y otros 20 resultaron heridos mientras eran trasladados a Estados Unidos a bordo de un camión de carga que fue abandonado por sus traficantes. En total, había 60 migrantes de Centroamérica en el interior del vehículo que fue abandonado en el municipio de Tres Valles. En su paso clandestino por México, los migrantes eran trasladados "en condiciones de insalubridad y hacinamiento", y "cuatro murieron como consecuencia de asfixia y deshidratación al no recibir por más de 48 horas agua, ni alimentos", indicó el Instituto Nacional de Migración en un comunicado.

Cada año, miles de indocumentados ingresan a México para llegar a Estados Unidos, muchos de ellos montados en un tren de carga apodado "La Bestia".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º