ESTADOS UNIDOS

Los republicanos quieren formar un partido antiTrump

Las conversaciones en su etapa inicial incluyen a exrepublicanos electos, exfuncionarios de los gobiernos de Ronald Reagan, George H.W. Bush, George W. Bush y Trump.

La actitud de Trump está siendo juzgada por el Senado. Foto: Reuters
La actitud de Trump está siendo juzgada por el Senado. Foto: Reuters

Decenas de exfuncionarios republicanos, que consideran que el partido no está dispuesto a enfrentarse a Donald Trump, están en conversaciones para formar un partido escindido de centroderecha, dijeron a Reuters cuatro personas involucradas en las discusiones.

Las conversaciones en su etapa inicial incluyen a exrepublicanos electos, exfuncionarios de los gobiernos de Ronald Reagan, George H.W. Bush, George W. Bush y Trump, exembajadores republicanos y estrategas republicanos, dijeron las personas involucradas.

Más de 120 de ellos celebraron una llamada de Zoom el pasado viernes para discutir sobre el grupo, que se presentaría en una plataforma de adhesión a la Constitución y al Estado de derecho.

Evan McMullin, quien fue director de política de la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes y se presentó como independiente en las elecciones presidenciales de 2016, dijo a Reuters que organizó la llamada de Zoom con antiguos funcionarios preocupados por el control de Trump sobre los republicanos y el giro nacionalista del partido.

Otras tres personas confirmaron a Reuters la conferencia y las discusiones sobre un potencial partido escindido, pero pidieron reserva.

Entre los participantes en la llamada estaban John Mitnick, consejero general del Departamento de Seguridad Nacional bajo el mandato de Trump; el excongresista republicano Charlie Dent; Elizabeth Neumann, subjefa de personal en el Departamento de Seguridad Nacional bajo el mandato de Trump; y Miles Taylor, otro exfuncionario de seguridad nacional de Trump.

Las conversaciones ponen de manifiesto la amplia brecha intrapartidaria por las falsas afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral y el mortal asalto del 6 de enero al Capitolio.

La Cámara de Representantes acusó a Trump el 13 de enero de incitar a una insurrección al exhortar a miles de partidarios a marchar sobre el Capitolio el día en que el Congreso estaba reunido para certificar la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Los participantes en la convocatoria dijeron que estaban especialmente consternados por el hecho de que más de la mitad de los republicanos del Congreso -ocho senadores y 139 representantes- votaron a favor de bloquear la certificación de Biden apenas unas horas después del asedio al Capitolio.

La mayoría de los senadores republicanos también han indicado que no apoyarán la condena de Trump en el juicio político que se está desarrollando en el Senado.

“Grandes sectores del Partido Republicano se están radicalizando y están amenazando la democracia estadounidense”, dijo McMullin a Reuters.

Un representante del Comité Nacional Republicano se refirió a una reciente declaración de la presidenta del partido, Ronna McDaniel.

“Si seguimos atacándonos unos a otros (...), si tenemos desacuerdos dentro de nuestro partido, entonces estamos perdiendo de vista el año 2022 (las elecciones)”, dijo McDaniel en Fox News el mes pasado. “La única forma en que vamos a ganar es si nos unimos”, dijo.

McMullin dijo que algo más del 40% de los participantes en la convocatoria de Zoom de la semana pasada respaldaban la idea de un tercer partido nacional disidente. Otra opción que se está debatiendo es la de formar una “facción” que opere dentro del actual Partido Republicano o fuera de él.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados