LA TORMENTA PERFECTA

Republicanos anti Trump votarán por Hillary Clinton

Los dichos del magnate inmobiliario exasperan a los líderes del partido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hillary contará con los votos de numerosos votantes republicanos. Foto: Reuters

Entre los republicanos se ha quebrado el tabú de votar por la demócrata Hillary Clinton en la elección presidencial de noviembre: varias personalidades de derecha rechazan públicamente a Donald Trump, sumergido en una de las más graves controversias de su campaña.

La frágil tregua entre Trump y los dirigentes de su partido estuvo muchas veces a punto de derrumbarse desde su victoria en las primarias en mayo. Sin embargo, se mantuvo más o menos bajo control a pesar de las discrepancias en la convención de investidura en Cleveland hace dos semanas.

Hasta ahora la mayoría de los legisladores republicanos, así como los dirigentes del partido, siguen apoyando, al menos en los papeles, a Donald Trump o afirmando que no votarán por él ni por Hillary.

Pero la reacción del candidato a las críticas del padre de un soldado musulmán estadounidense muerto en combate en 2004 en Irak llevó a varios republicanos a romper con él y poner en evidencia el creciente malestar entre los conservadores con el multimillonario magnate inmobiliario.

"Trump se comporta como si aún estuviera en las primarias cuando había 17 candidatos", deploró su aliado Newt Gingrich en la cadena Fox Business. "Es necesario que haga la transición y se convierta en un potencial presidente de Estados Unidos, lo que es un nivel mucho más difícil".

El riesgo para el Partido Republicano es la dispersión del voto conservador en las elecciones presidenciales y legislativas del próximo 8 de noviembre, mientras que Hillary Clinton dispone del apoyo incondicional de todo el aparato demócrata y del presidente saliente, Barack Obama.

La preocupación de los republicanos se centra en que Trump optó por mantener una escalada verbal para responder a Khizr Khan, un estadounidense nacionalizado de origen paquistaní cuyo hijo, Humayun, capitán del Ejército, murió en combate en Irak en 2004. Khan denunció el jueves último en el estrado de la convención demócrata el discurso antimusulmán de Trump.

En respuesta, Donald Trump dijo que había sido injustamente atacado, e insinuó que la esposa de Khan se había mantenido en silencio en el estrado junto a su esposo porque, como mujer musulmana, no tenía derecho a hablar. También aseguró que él había hecho grandes sacrificios en su vida.

El presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, está, según la cadena ABC, furioso con esta nueva polémica, cuando la semana pasada estuvo dominada por el pedido de Donald Trump a Rusia —presentado ahora como "sarcástico"— para que localice algunos mensajes privados de email borrados por Hillary Clinton.

Según NBC, un grupo de pesos pesados republicanos, entre ellos el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, contempla pedirle directamente a Trump que abandone su tono de confrontación y vuelva al redil de la disciplina partidaria.

Defecciones.

Las defecciones se incrementaron tras el fin de las primarias en junio: Brent Scowcroft, exasesor de seguridad nacional del presidente George H. W. Bush; Richard Armitage, exsecretario de Estado adjunto del presidente Bush hijo; Hank Paulson, exsecretario del Tesoro del mismo presidente, y varios exlegisladores, anunciaron que votarán por Hillary Clinton.

Algunos republicanos tomaron incluso la palabra en la convención demócrata, como Michael Bloomberg, exalcalde republicano de Nueva York, que se convirtió en independiente.

Clinton, quien en su discurso de investidura en Filadelfia prometió ser "la presidenta de los demócratas, de los republicanos, de los independientes", intenta atraer a personalidades republicanas a sus filas.

Logró el apoyo de la directora ejecutiva de Hewlett Packard Enterprise, Meg Whitman, y del representante republicano por Nueva York Richard Hanna, el primer republicano con una banca en el Congreso en anunciar que votará por Hillary Clinton en noviembre.

El candidato a vice muestra distancia.

El candidato republicano a la vicepresidencia de EE.UU., Mike Pence, se desmarcó ayer de Donald Trump y expresó su "fuerte" apoyo al presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, que se presenta a la reelección de su escaño por Wisconsin.

La decisión del magnate inmobiliario de no dar su apoyo a la candidatura de Ryan y del senador John McCaine, otro peso pesado de los republicanos, recibió el martes críticas del partido.

En su anuncio de ayer en declaraciones a la cadena de televisión Fox, Pence, que es gobernador de Indiana, calificó a Ryan de "viejo amigo" y dijo de él que es "un líder conservador fuerte" que, de ser reelegido, hará "grandes cosas".

"Creo que necesitamos a Paul Ryan en el liderazgo del Congreso de Estados Unidos para reconstruir a nuestro ejército, fortalecer nuestra economía y garantizar que en este país tenemos el tipo de liderazgo que hará a Estados Unidos grande de nuevo", dijo, mencionando el lema de la campaña.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)