ESPAÑA

Renunció Pedro Sánchez, el líder del Partido Socialista español

La mayor parte de los impulsores de la dimisión sonpartidarios de que el PSOE se abstenga en el Parlamento para que Mariano Rajoy pueda formar gobierno.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un partidario de Pedro Sánchez enrolla una imagen del ex candidato presidencial. Foto: Reuters.

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, ha comunicado este sábado su renuncia después de que la dirección del PSOE votara contra su propuesta de celebrar elecciones primarias y un congreso extraordinario.

La dimisión de Sánchez dará paso a una comisión, cuyo único objetivo será gestionar de forma interina el partido hasta que un congreso renueve los órganos de dirección del PSOE

El secretario general, que perdió la votación por 133 votos frente a 107, anunció él mismo su renuncia y pidió unidad en el partido.

El sector crítico de los socialistas españoles intentó primero presentar una moción de censura contra Sánchez, pero la mesa del comité federal, órgano directivo entre congresos, rechazó las firmas por razones estatutarias.

La dimisión del líder de la oposición se produce en medio de una seria crisis institucional en España, cuyo gobierno está en funciones desde hace más de nueves meses, tras dos elecciones en que ninguno de los partidos alcanzó los apoyos necesarios en el Parlamento.

Varios representantes del sector crítico que ha impulsado la renuncia de Sánchez se han declarado partidarios de que el PSOE se abstenga en el Parlamento durante una nueva sesión de investidura del presidente en funciones, Mariano Rajoy (Partido Popular), para que pueda formar gobierno.

Sánchez se negó a dimitir el pasado jueves y reunió en la sede central del PSOE en Madrid a lo que queda de la mesa ejecutiva federal, de la que el miércoles renunciaron en bloque 17 miembros críticos con su gestión.

Los renunciantes y otros dirigentes socialistas discrepaban con la estrategia de Sánchez de intentar formar un gobierno alternativo al de Rajoy, y pedían, además de su renuncia, que permitiera gobernar al PP para darle tiempo al PSOE de fortalecerse desde la oposición, después de cosechar en el último año los peores resultados electorales de su historia a nivel nacional y en las regiones de Cataluña, País Vasco y Galicia.

El PP ganó sin mayoría absoluta los comicios legislativos, por lo que necesita apoyos externos para gobernar.

Hasta el momento no ha logrado sacar adelante la investidura de Rajoy por la oposición frontal de Sánchez, quien juró y perjuró que no entregaría el gobierno a un partido que hizo recortes en los años de la crisis y está implicado en graves casos de corrupción.

Si no hay un acuerdo para el 31 de octubre, se tendrán que convocar nuevas elecciones legislativas, las terceras en un año, algo nunca visto en España.

Sánchez, al frente de la segunda bancada en el Parlamento, defendió su voluntad de explorar un gobierno alternativo. Para ello necesitaría el apoyo del mayor rival del PSOE en la izquierda, Podemos, y de los nacionalistas catalanes, quienes para ponerse de su lado exigen un referéndum de independencia, rechazado de plano por los socialistas.

La influyente presidenta socialista de Andalucía, Susana Díaz, censuró esas opciones, afirmando sin nombrar a Sánchez que últimamente "ha habido exceso de temeridad y de aventurismo".

"Ha habido compañeros que se han cegado por los fogonazos de esos partidos nuevos (...) eso nos ha hecho perder la perspectiva de lo que es el PSOE" y "nos ha pasado factura" en las urnas, donde el partido ha sufrido "una cadena de derrotas", añadió en un discurso en Sevilla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)