ECOS DEL BREXIT

"Reino Unido no debe dar la espalda a Europa"

Cameron prepara la salida del bloque, mientras que Merkel pide prudencia al resto del continente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Angela Merkel plantea dar un nuevo impulso a varias áreas de la integración. Foto: AFP

Reino Unido no debe darle la espalda a Europa ni al mundo aunque se disponga a abandonar la Unión Europea, declaró ayer el primer ministro David Cameron en su primera intervención ante el Parlamento desde el histórico referéndum del Brexit.

El Reino Unido "se dispone a abandonar la Unión Europea pero no debemos darle la espalda a Europa ni al resto del mundo", declaró Cameron, para quien es necesario "determinar qué tipo de relación queremos con la UE".

"Por supuesto, no retiro lo que dije hace días. Va a ser difícil", explicó Cameron, que convocó el referéndum e hizo campaña por la permanencia en la UE, lo que acabó provocando, con el triunfo el Brexit, su dimisión.

El gobierno británico ha creado un departamento encargado de preparar la salida del bloque, para lo cual primero tiene que invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

El Reino Unido se tomará su tiempo antes de tomar ese paso trascendental, reiteró Cameron.

El Partido Conservador anunció poco antes de la intervención de Cameron ante el Parlamento que el nombre del sucesor del primer ministro se dará a conocer antes del 2 de septiembre.

Prudencia.

El referéndum efectivizó un terremoto político pocas veces antes visto en Europa. Una de las opiniones más esperadas sobre el tema era la de la canciller alemana, Angela Merkel. Frente a quienes piden un divorcio acelerado entre el Reino Unido y la UE, Merkel se ha marcado como consignas la paciencia y la contención.

En línea contraria a la postura de su ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, que quiere iniciar "lo antes posible" el proceso que culminará con la salida de Gran Bretaña de Unión Europea y que ha llamado junto a su homólogo francés a una mayor "unión política" en la UE, Angela Merkel ha pisado el freno.

La canciller afirmó ayer que "comprendía" la necesidad de Londres de "analizar la situación" antes de iniciar el Brexit y dos días antes, ya había indicado que no había "ningún motivo" para mostrar una dureza excesiva con los británicos.

Frente a su actitud de prudencia, el presidente francés, François Hollande, que llegó a Berlín ayer por la noche, o la propia Comisión Europea, no esconden su deseo de acelerar el proceso.

Peter Altmaier, brazo derecho de Merkel en la cancillería, afirmó el domingo que había que dar tiempo al tiempo. "Los dirigentes políticos de Londres deben tener ocasión de considerar una vez más las consecuencias de su salida", aseguró, recordando que también era necesario esperar a que entre en funciones un nuevo gobierno, tras la dimisión del primer ministro británico David Cameron.

Nuevo impulso.

Más allá de su prudencia, Merkel dijo que se van a proponer a los 27 socios de la Unión Europea un "nuevo impulso" en ciertas áreas, tras un encuentro que mantuvo con el presidente de Francia, François Hollande, y el primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

El primer ámbito, detalló, es el de la "seguridad interna y externa", un área que abarca desde la lucha contra el terrorismo a la mejora de la seguridad de las fronteras exteriores, pasando con los acuerdos con Turquía y los países del norte de África para regular los flujos de refugiados y emigrantes.

Un segundo apartado es el del "crecimiento económico y competitividad", explicó la canciller, que consideró clave "tener los puestos de trabajo necesarios" en el continente, algo que hoy no sucede.

Por último, Merkel habló de "tener en cuenta a los jóvenes" en materia de formación, pero también en política laboral, y de satisfacer sus "justificadas expectativas" de una UE "operativa", por lo que propuso enviar a este colectivo "señales específicas" en programas como el Erasmus.

Renzi abogó en este sentido por recordar que existe una Europa social y del voluntariado, no sólo "la Europa de los bancos", y destacó que esa unión ha proporcionado al continente décadas de paz, crecimiento y bienestar.

El compromiso de los líderes de Alemania, Francia e Italia es lanzar esta propuesta consensuada a tres bandas en el Consejo Europeo de hoy y mañana, con el objetivo de poder presentar una serie de "medidas concretas" en la próxima cumbre de septiembre.

François Hollande apostó por priorizar en estas áreas para lograr una Europa "sólida y fuerte" y subrayó que su propuesta es un paso adelante: "No se trata de rehacer Europa. Europa se hace, no se rehace. Se construye, no hace falta reconstruirla".

El primer ministro italiano se mostró convencido de que avanzando en estas áreas se puede lograr que "el proyecto común prosiga su avance en las próximas décadas".

El comunicado conjunto difundido a los medios de prensa tras el encuentro considera éstas las "respuestas correctas" a la crisis que ha supuesto el "brexit" y asegura que hoy en Bruselas debe fijarse un "calendario concreto" y "obligaciones precisas" para desarrollar la iniciativa.

Existe riesgo de una separación.

El primer ministro británico, David Cameron, considera que "lo último que necesita ahora mismo Escocia" es un nuevo "referéndum" sobre su independencia del Reino Unido, afirmó ayer su portavoz oficial. El líder de los conservadores respondió así a la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, que apuntó, tras conocer el voto favorable al "Brexit", que un plebiscito sobre la continuidad de Escocia dentro del Reino Unido es "altamente probable". Sobre si Cameron se opondría a un nuevo referéndum en esas tierras, fuentes cercanas explicaron que "la visión del primer ministro no ha cambiado" y que para él la consulta que se realizó en 2014 "fue legal, justa y decisiva".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados