ESTADOS UNIDOS

El regreso de Barack Obama a la Casa Blanca por un día para reunirse con Joe Biden

El objetivo era intentar recuperar la fuerza demócrata antes de las elecciones de mitad de mandato.

Joe Biden y Barack Obama. Foto: AFP.
Joe Biden y Barack Obama. Foto: AFP.

Joe Biden y Barack Obama volvieron a reunirse ayer martes, al menos por un día, con la visita del expresidente a su ex vicepresidente en la Casa Blanca. El objetivo era intentar recuperar la fuerza demócrata antes de las elecciones de mitad de mandato.

Para Obama, fue la primera vez que volvió a pisar la Casa Blanca desde que se fue hace cinco años, tras entregar el poder a Donald Trump.

Para Biden, quien sirvió por dos mandatos como vice de Obama antes de salir de su retiro e impedir a Trump la reelección, fue también un momento conmovedor.

Rodeado por los efectos de la pandemia de covid-19, la inflación galopante, una oposición republicana fuertemente obstruccionista y la invasión rusa de Ucrania, el mandatario ha tenido más de un año para conocer las dificultades reales del puesto.

Sus índices de aprobación en las encuestas son muy malos. Están estancados en el rango del 40%, con pocos signos de mejora.

La consigna para la reunión en la Casa Blanca es un acontecimiento político relativamente feliz: el 12º aniversario de la puesta en marcha de la Ley de Asistencia Asequible, un destacado logro de Obama en ámbito doméstico.

Conocido popularmente como Obamacare, el plan de asistencia sanitaria subvencionada amplió el acceso a los servicios médicos a millones de personas.

“Tanto el presidente Biden como el ex presidente Obama consideran que la Ley de Asistencia Asequible (Obamacare) es un ejemplo brillante de cómo el gobierno puede trabajar para el pueblo estadounidense”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Pero el verdadero objetivo de la reunión entre Biden y Obama es más amplio: una oportunidad para respaldar a Biden y tranquilizar a los demócratas que huyen de lo que las encuestas predicen que será una aplastante derrota electoral en noviembre, con los republicanos recuperando el control del Congreso.

La Casa Blanca trató de borrar cualquier sensación de que Obama iría en una misión de rescate. Los dos almorzarán, “como solían hacer semanalmente”, dijo Psaki, añadiendo que, aunque esta sea la primera vez que Obama es invitado, ellos “siguen hablando regularmente”. “Son amigos de verdad, no sólo amigos de Washington”, insistió.

A menudo se dice que los amigos verdaderos no abundan en la despiadada Washington, pero Barack y su esposa Michelle Obama son ciertamente populares entre los demócratas.

Pero, cuando se trata de las elecciones de medio mandato, Obama no es precisamente el mejor ejemplo: los demócratas fueron aniquilados en las de 2010 y 2014.

Por otro lado, Obama demostró con su reelección en 2012 que un presidente puede sobrevivir a esos terremotos políticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados