MÁS CERCA DE LA ETAPA FINAL

La región avanza hacia el control de la pandemia

Abren actividades a medida que ceden los casos y aumenta la vacunación; Uruguay sigue flexibilizando restricciones y en Chile levantarán el toque de queda.

Clubes en Brasil acordaron ayer el regreso del público a los estadios a partir del próximo sábado, tras más de un año y medio de puertas cerradas por la pandemia. Foto: Nicolás Pereyra
Clubes en Brasil acordaron el regreso del público a los estadios a partir del sábado tras más de un año y medio de puertas cerradas por la pandemia. Foto: Nicolás Pereyra

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El control de la pandemia parece estar más cerca en la región americana. La mayoría de los países ya tienen a buena parte de su población vacunada con las dos dosis y avanzan con la tercera, con Chile y Uruguay claramente despegados. Octubre marcará un punto de inflexión: en Argentina y Brasil el público volverá a los estadios de fútbol, en Chile levantarán el toque de queda, y Uruguay sigue flexibilizando restricciones. La pesadilla que comenzó en marzo de 2020, está más cerca de su etapa final.

Las cifras en países como Colombia, Brasil, Chile y Uruguay alientan el optimismo, aunque por lo menos la “vida normal” todavía tardará “un año” en llegar, según pronosticó el domingo el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, que no especificó si se alcanzará a la misma velocidad en todos los países.

A pesar de la tregua generalizada, las cifras siguen sien- do dramáticas: en los últimos 7 días, la región sumó 1,1 millones de casos nuevos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque solo Uruguay y Chile en América del Sur y Canadá en América del Norte superan el 70% de la población totalmente inmunizada, más países de la región están planificando el suministro de una tercera dosis, a pesar de que la OMS pidió una moratoria a las vacunas de refuerzo hasta diciembre, dada la desigualdad de distribución de dosis en el planeta.

En Estados Unidos, donde cerca de 70 millones de personas no están vacunadas, el presidente Joe Biden se puso el lunes la tercera inyección de Pfizer, tres días después de que las autoridades sanitarias autorizaran el refuerzo para colectivos vulnerables. En un auditorio de la Casa Blanca y con los periodistas y las cámaras presentes, Biden se arremangó la camisa para que una enfermera le administrara una dosis de refuerzo, como han recomendado las autoridades del país para los mayores de 65 años y otros colectivos vulnerables.

En el camino hacia la normalidad, el Gobierno chileno informó este lunes que no renovaba el estado de catástrofe a partir del 1° de octubre, y por lo tanto, eliminaba el toque de queda vigente desde marzo de 2020. Una medida anunciada poco después de que las autoridades reabrieran las fronteras a los extranjeros vacunados a partir del 1° de octubre, tras varias semanas con una importante disminución de casos y una tasa de positividad nacional que se sitúa en el 1%.

Sin el estado de excepción vigente no habrá más cuarentenas regionales o comunales a lo largo del territorio chileno, aunque se mantendrán medidas como el aislamiento de casos positivos, contactos estrechos, sospechosos y viajeros, además de limitaciones en aforos dependiendo de la situación epidemiológica.

La planta que Sinovac instalará en Santiago “exportará a toda Latinoamérica” vacunas contra el COVID-19, anunció esta semana el ministro de Salud, Enrique Paris. El ministro explicó que el laboratorio chino instalará en la capital Santiago una planta para llenar -no fabricar- viales y un instituto de investigación en Antofagasta, lo que contribuirá a luchar contra la pandemia en la región.

En Brasil, la pandemia mantiene una clara tendencia a la baja desde el pasado junio. Ayer martes, el promedio de muertes diarias en los últimos siete días fue de 572, muy por debajo de las 3.124 registradas el pasado abril, cuando el país vivía el pico de una segunda ola.

La media de casos diarios ayer se situó en 19.242, casi cinco veces menos que el promedio de 77.228 contagios por día registrado a finales de junio pasado, cuando la transmisión del virus estaba aún en auge.

Estas cifras coinciden con el avance de la vacunación en Brasil, donde cerca del 68% de la población recibió al menos una dosis, y el 41% ha completado el ciclo de inmunización.

En medio de la suavización de la pandemia, la mayor parte de Brasil ha retomado las actividades bajo la “nueva normalidad” y autorizado el funcionamiento de prácticamente todos los sectores, a excepción de grandes eventos, como festivales o discotecas.

Ante la mejora en la situación epidemiológica, la semana pasada el Gobierno de Alberto Fernández anunció nuevas flexibilizaciones a las restriccio- nes sanitarias, incluyendo un aumento de los aforos en comercios y espectáculos públicos y la apertura gradual de las fronteras hasta permitir el ingreso de todos los extranjeros desde noviembre próximo.

Según datos oficiales difundidos ayer martes, se han aplicado 51,2 millones de dosis contra el covid en Argentina. Un total de 29,5 millones de personas recibió la primera dosis de la vacuna, mientras que 21,6 millones de personas fueron inoculadas con la segunda.

Paraguay también está encaminando su salida de la crisis sanitaria. Este lunes retomó la vacunación en todo el país con la aplicación de la primera dosis a la franja de mayores de 20 años, así como a embarazadas a partir de los 18 años, en medio de un retroceso de los casos de COVID-19 desde hace semanas. Parte de las vacunas que se darán serán de AstraZeneca llegada el viernes, más de 300.000 dosis donadas por España. Paraguay también ha recibido vacunas donadas por Chile y Uruguay, entre otros países.

La tercera dosis de Pfizer sin efectos secundarios preocupantes

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos descartaron ayer martes que la tercera dosis de la vacuna de Pfizer genere efectos secundarios preocupantes. Un estudio publicado por los CDC concluye que las “reacciones adversas” después de recibir una tercera dosis de Pfizer fueron “similares a las registradas tras la segunda dosis”.

Las autoridades sanitarias estadounidenses confían en que los resultados de ese estudio, desarrollado entre mediados de agosto y mediados de septiembre, convenzan a la población vulnerable del país que recibió la pauta completa de Pfizer para que se pongan una dosis de refuerzo.

Más de 400.000 estadounidenses se pusieron esa tercera dosis de Pfizer en farmacias de todo el país el pasado fin de semana, después de que los CDC autorizaran esa medida el pasado viernes.

Niños

Por otro lado, Pfizer/BioNTech anunciaron ayer martes que presentaron los resultados de los ensayos de su vacuna para niños de 5 a 11 años a la agencia estadounidense de medicamentos (FDA), y que planea solicitar formalmente su aprobación en las próximas semanas. Las empresas indicaron que la vacuna era bien tolerada por los niños y provocaba una respuesta inmunitaria “robusta” y comparabable a la observada entre quienes tienen entre 16 y 25 años. Los ensayos fueron realizados en 2.300 niños de entre 5 y 11 años, y la dosis fue adaptada a 10 microgramos contra los 30 para los otros grupos etarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados