EL PRIMER AÑO DE DONALD TRUMP

Reforma fiscal: Trump festejó primera victoria

Los demócratas dicen que solo beneficia a ricos y empresas.

El presidente en los jardines de la Casa Blanca con los republicanos que votaron. Foto: AFP
El presidente en los jardines de la Casa Blanca con los republicanos que votaron. Foto: AFP

Donald Trump estaba feliz ayer miércoles. Después de duras negociaciones y varios fracasos en el Congreso, el presidente logró aprobar su reforma fiscal, lo que espera marque un mojón de su gobierno.

"Estamos devolviendo la grandeza a Estados Unidos", dijo Trump en un discurso en los jardines de la Casa Blanca tras la aprobación por el Congreso de su reforma fiscal, evocando su eslogan de campaña "Make America Great Again".

Rodeado de los líderes de la mayoría republicana en el Congreso, Paul Ryan y Mitch McConnell, Trump dijo que "rompimos todos los récords", y visiblemente exaltado, agradeció a los líderes del Congreso por lo que llamó "el mayor recorte de impuestos en la historia" de Estados Unidos.

El mandatario saludó por su nombre a varias grandes figuras de la mayoría republicana, entre ellos Steve Scalise, representante de Luisiana gravemente herido en junio cuando un hombre abrió fuego contra el equipo republicano de béisbol del Congreso.

"Con el recorte de impuesto y arreglando este sistema en bancarrota hemos puesto un combustible espacial al motor de nuestra economía", dijo Trump.

Por su parte, Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, atribuyó a Trump el "magnífico liderazgo presidencial" por la aprobación de la reforma fiscal, que los demócratas consideran un regalo para los más ricos que corre el riesgo de aumentar aún más la deuda nacional.

La aprobación de este proyecto significa para Trump la primera gran reforma de su mandato, once meses después de asumir el cargo.

La reforma tributaria se aplicará a partir de 2018 y dará a la mayoría republicana un fuerte argumento para pedir a los votantes que renueven su confianza en las elecciones legislativas del próximo noviembre. Es que la mayoría republicana también se jugaba su credibilidad en esta reforma después de no poder derogar en septiembre el Obamacare, la ley de atención sanitaria de Barack Obama.

Por ahora, los estadounidenses son escépticos: dos tercios creen que los recortes de impuestos beneficiarán a los ricos más que a la clase media, según una encuesta de CNN, un argumento recalcado por los demócratas desde hace semanas. Pero "la gente cambiará de opinión", dijo Ryan.

A partir de febrero, las deducciones se notarán en los recibos de sueldo. Las familias pagarán en promedio 1.600 dólares menos de impuesto a la renta el próximo año, según el Tax Policy Center.

"Nadie sabe".

A diferencia de la reforma de 1986 bajo el gobierno de Ronald Reagan, esta vez ningún demócrata votó a favor. La mayoría republicana llevó adelante sola este compromiso de campaña, permaneciendo casi unida pese a algunos roces e intensas negociaciones. Solo 12 de los 239 republicanos en la Cámara de Representantes se abstuvieron, y ningún senador republicano votó en contra.

El texto de la reforma incluye un importante reclamo conservador: la eliminación de una multa impuesta por Obamacare a estadounidenses sin seguro médico, para alentar la contribución al sistema. "Esencialmente hemos derogado Obamacare", dijo Trump.

La reforma fiscal reduce el impuesto a las ganancias corporativas del 35% al 21% y baja la tasa del impuesto a la renta, a un costo de 1,5 billones de dólares durante la próxima década.

Los republicanos argumentan que mantendrá el crecimiento por encima del 3%, lo que generaría nuevos ingresos fiscales. Pero análisis independientes estiman que estos nuevos ingresos compensarán parcialmente los 1,5 billones de dólares de déficits adicionales. "Nadie sabe la respuesta", dijo Ryan en la cadena NBC.

La reforma pretendía simplificar también el código tributario para facilitar las declaraciones de impuestos, pero no se cumplió por cabildeos que lograron mantener desgravaciones fiscales como, por ejemplo, la deducción de intereses de los préstamos inmobiliarios. Y aunque la reducción de impuestos es permanente para las empresas, solo durará hasta 2025 para los hogares. Así, el aumento del poder de compra de las familias se erosionará progresivamente en la próxima década, hasta desaparecer para la mitad de ellas en 2027, según el Tax Policy Center.

Con el asunto impositivo casi cerrado, Trump tiene que correr ahora para concluir un gran acuerdo sobre el presupuesto. Si el Congreso no vota esa ley antes de mañana viernes a la medianoche, el gobierno federal tendrá que "cerrar" con una crisis que arruinaría el fin de año del mandatario.

La "oración de Gracias" por Trump y su gabiente.

Un integrante del gabinete agradeció a Dios ayer miércoles por dar a Estados Unidos un presidente como Donald Trump y su plan de reducción de impuestos.

La oración fue recitada por Ben Carson, miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y secretario de Vivienda. El presidente le pidió a Carson que pronunciara la "oración de gracias".

Carson dijo: "Amable padre en el cielo, estamos muy agradecidos por las oportunidades y la libertad que has otorgado a este país. Agradecemos por el presidente y por los miembros del gabinete".

ONU: renuncia para no "arrodillarse y suplicar".

El comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Zeid Raad Al Hussein, anunció ayer miércoles que no se presentará a un segundo mandato ante el "actual contexto geopolítico". "He decidido no buscar un segundo mandato de cuatro años. Hacerlo, en el actual contexto geopolítico, podría implicar arrodillarse para suplicar, silenciar una declaración de defensa, ceder la independencia y la integridad de mi voz, que es vuestra voz", escribió en un correo electrónico al que tuvo acceso la AFP.

En una entrevista con AFP esta semana, el comisionado rechazó la idea de "conspirar" con los responsables políticos para asegurarse un segundo mandato. Sin mencionar directamente a Donald Trump en su correo, el diplomático habría recibido, según la prensa estadounidense, presiones de parte del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, para que modere sus críticas contra el mandatario estadounidense.

Zeid alertó, en la entrevista con AFP, sobre los repetidos ataques de Trump a los medios de comunicación, que, según dijo, podrían generar violencia contra los periodistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)