UN PROBLEMA INESPERADO

Redoblan amenaza a migrantes

Trump lanza nueva advertencia a la caravana de hondureños que se acerca a la frontera.

A pie. Más de 3.000 hondureños salieron de su país hace 9 días rumbo a Estados Unidos. Foto: Reuters.
A pie. Más de 3.000 hondureños salieron de su país hace 9 días rumbo a Estados Unidos. Foto: Reuters.

Miles de migrantes hondureños hicieron ayer la primera parada de su trayecto por México con destino a Estados Unidos. El presidente Donald Trump advirtió que hará todo lo que esté a su alcance para “detener la embestida” en la frontera sur mientras se reporta desde Honduras de la salida de una nueva caravana con casi 1.000 migrantes.

Tras más de siete horas caminando desde la fronteriza Ciudad Hidalgo bajo un intenso y húmedo calor, la primera de las caravanas llegó a Tapachula, una pequeña ciudad de poco más de 300.000 habitantes en el sureño estado de Chiapas.

“Llegamos quemados por el sol, con llagas, pero llegamos. Nuestros coraje es más grande que las amenazas de Trump”, dijo Britany Hernández, una joven integrante de la caravana.

En el parque de la ciudad los sorprendió la lluvia torrencial en la tarde de ayer. “Para nosotros este piso, esta ciudad es la gloria. Para usted puede ser algo feo, pero nosotros estamos felices”, aseguró Brandon Ruíz, un agricultor que huye de la amenaza de las maras (pandillas), mientras extiende una bolsa en el suelo para acostarse.

Honduras es uno de los países más violentos del mundo, con una de tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, superando ampliamente el promedio mundial de países sin guerra. Siete de cada diez hondureños viven en la pobreza, según el Banco Mundial.

Largo viaje.

Muchos migrantes prefieren permanecer en las calles antes que en los albergues implementados por el gobierno estatal, por temor de ser detenidos por las autoridades migratorias, expresaron.

Unas 370 personas que recibieron permisos migratorios arribaron a uno de los principales albergues de Tapachula.

La caravana recorrió a pie más de 700 km desde la hondureña San Pedro Sula, de donde partieron el 13 de octubre. Entre los migrantes se cuentan muchas mujeres con sus bebés y niños.

La mayor parte de la caravana migrante, integrada inicialmente por más de 4.000 personas según los organizadores, logró cruzar ilegalmente el río fronterizo entre Guatemala y México y evadir la vigilancia de cientos de policías sobre el puente internacional.

El grupo que avanza en México está conformado por unas 3.000 personas, según los cálde los organizadores. Unos 1.000 quedaron atrás: algunos decidieron esperar en la frontera para ingresar legalmente a México y otros desertaron debido al temor o al cansancio. Si logran llegar a Estados Unidos habrán recorrido al menos 3.000 km a pie.

La mayoría de los migrantes entraron ilegalmente a México. Foto: Reuters.
La mayoría de los migrantes entraron ilegalmente a México. Foto: Reuters.

Segunda ola migratoria

Una segunda caravana de casi 1.000 hondureños inició ayer una travesía a pie en Guatemala para alcanzar la frontera con México en su intento de llegar a Estados Unidos, emulando a la que ya está en suelo mexicano, informaron la prensa local y la policía.

La larga fila de hondureños salió del poblado de Esquipulas, donde durmieron la noche del sábado tras ingresar por el punto fronterizo de Agua Caliente entre Guatemala y Honduras.

Hombres, mujeres y niños con pocas pertenencias caminan a un costado de la carretera que conduce de Esquipulas hacia la capital, se observa en un vídeo difundido en redes sociales.

Una fuente de la policía guatemalteca que prefirió el anonimato confirmó a la veracidad de las imágenes y señaló que el grupo estaría cerca del millar.

La primera caravana inició su caminata el 13 de octubre.

Advertencia.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump se pronunció sobre la caravana migratoria. Aseguró que está haciendo todo lo posible para “detener la embestida de migrantes ilegales” a su frontera sur. “Esas personas deben primero solicitar asilo en México, y si no lo hacen Estados Unidos los rechazará”, escribió el mandatario en Twitter.

“Debo pedir, en los términos más enérgicos, a México que frene esta embestida, y si no es capaz de hacerlo llamaré al ejército estadounidense y CERRARÉ NUESTRA FRONTERA SUR”, había advertido el jueves.

De no contener la caravana, Trump ha amenazado a Guatemala, Honduras y El Salvador con quitarles ayuda financiera.

En tanto, el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, de gira por Chiapas, exigió que no haya “nada de maltrato con los migrantes centroamericanos”.

“No queremos que ellos sufran lo que padecen nuestros compatriotas cuando se ven en la necesidad de ir a Estados Unidos”, dijo el futuro mandatario en un mitín en la capital Tuxtla Gutiérrez, unos 380 km al norte de Tapachula.

Varados.

Un grupo cada vez más reducido permanecía varado en el puente internacional fronterizo esperando ingresar legalmente a México, aunque el acceso era a cuentagotas dando prioridad a mujeres y niños.

En el lugar los migrantes eran poco más de 500 en comparación con los más de 4.000 que llegaron el viernes.

“Mejor me voy en balsa y llegarle a la caravana. Yo creo que lo que quieren (las autoridades mexicanas) es que nos volvamos para atrás”, dijo un hombre con el rostro maltratado por el sol.

México informó el sábado que ya recibió 640 solicitudes de refugio en el paso fronterizo.

El gobierno hondureño acusó a la oposición de convocar a la caravana para provocar ‘ingobernabilidad’ en el país, señalando como instigador a Bartolo Fuentes, un exdiputado izquierdista.

Pero Fuentes aseguró a la que lo que hizo fue reproducir en su Facebook un afiche (sin autor identificado) invitando a la “Caminata del migrante” con un slogan: “No nos vamos porque queremos, nos expulsan la violencia y la pobreza”. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)