LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS EN EUROPA

Récord de refugiados en Italia genera resistencia

Unos 170.000 inmigrantes llegaron este año a la península.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Inmigrantes. La mayoría de los que llegan a las costas italianas por el mar Mediterráneo provienen de África Occidental vía Libia. Foto: AFP.

La llegada de unas 27.000 personas en octubre batió todos los récord de registro de entradas de inmigrantes de los últimos años a Italia y el problema de la acogida comienza a generar fuertes resistencias en la península.

Según las estadísticas del Ministerio del Interior divulgadas el pasado jueves, 26.161 inmigrantes, casi todos procedentes de África occidental y el Cuerno de África, desembarcaron en octubre en Italia, a los que se suman los cerca de mil inmigrantes rescatados ese día en el mar Mediterráneo.

En los últimos veranos, una sola vez se había superado la cifra de 25.000 en un mes.

En total 159.000 personas han ingresado ilegalmente en la península desde el comienzo del año, superando las 153.000 del 2015 y acercándose al récord de 170.000 en 2014.

"Debe haber una mejor organización por parte de los contrabandistas que tienen capacidad para transportar 11.000 personas en dos días", comentó Flavio Di Giacomo, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). "Los inmigrantes se deciden a hacer la travesía porque temen que el camino sea bloqueado en pocos meses", explicó al citar el programa europeo iniciado la semana pasada para entrenar a guardacostas de Libia en esa labor.

"Los migrantes no quieren ser rescatados por los guardacostas libios, porque se los llevan a centros de detención en ese país, donde inicia de nuevo el ciclo de abusos y violencia que han padecido", sostiene. "Hemos escuchado numerosos testimonios alucinantes de migrantes torturados, violados, desnutridos y que han muerto en Libia", sostiene.

Barricadas.

Italia, país que coordina importantes operaciones en mar para salvar migrantes, tiene el difícil reto ahora de alojarlos dignamente, ya que con el cierre de las fronteras decidido por los otros países europeos, de hecho se quedan en su territorio.

En los centros de acogida —entre ellos muchos hoteles reformados— alojaban 66.000 personas a finales de 2014, 103.000 a finales del 2015.

En 2016 la cifra llegó a 171.000, y los prefectos están luchando para encontrar nuevas instalaciones.

El gobierno fijó como objetivo alojar un promedio de tres migrantes por cada 1.000 habitantes. Italia tiene casi 60 millones de habitantes, por lo que llegaría a alojar a unos 180.000 refugiados.

El lunes, el pueblo de Gorino, de sólo 700 habitantes, ubicado al norte, en el delta del río Po, levantó barricadas para impedir la llegada de 12 mujeres migrantes a un hotel-bar asignado por el prefecto.

"Esa no es la verdadera cara de Italia", comentó el ministro del Interior, Angelino Alfano, tras autorizar que la mujeres sean instaladas en otros municipios.

El partido xenófobo Liga Norte, aprovechó para elogiar a la población por ser el emblema de "la resistencia contra la dictadura de la hospitalidad".

El jueves, frente a un cuartel de Milán que debe alojar a 300 migrantes, el líder de ese partido, Matteo Salvini, pidió a las fuerzas de seguridad que se rebelen contra las órdenes del Estado.

"Se sabe que muchos hombres y mujeres de la policía, de los carabineros, de la marina suelen confesar en voz baja que están cansados de ayudar a instalar a aquellos que luego deben perseguir", aseguró.

"Obedecer es correcto, pero desobedecer órdenes erróneas es justo", clamó.

De la "Jungla" a los barrios del norte de París.

En los barrios del norte de París, los campamentos informales de migrantes ya han sido desmantelados varias veces. Pero desde hace unos días, tras la evacuación de la "Jungla" de Calais, en el norte de Francia, las tiendas de campaña se multiplican en las calles de la capital francesa.

"Hace tres días distribuíamos entre 700 y 800 platos de comida. Hoy, estamos a más de 1.000. No sé cómo vamos a hacer", comenta Charles Drane, coordinador de la ONG Adventist Development and Relief Agency, que distribuye alimentos a los migrantes en el distrito XIX de París.

Algunos estiman que estos migrantes vienen del campamento de Calais, que fue evacuado la semana pasada. Entre 6.000 y 8.000 migrantes vivían en este asentamiento. Las tiendas de campaña se hacinan a lo largo de más de 700 metros en la avenida de Flandres, en el noreste de París.

Más muertes en el mar Mediterráneo.

El número de migrantes que murieron intentando cruzar el Mediterráneo en lo que va de este año ya llegó a 3.800, un nuevo récord histórico, según el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU. El año pasado, el saldo fue de 3.771 muertos. El año pasado más de un millón de personas intentaron la peligrosa travesía, en éste lo han hecho hasta ahora unas 330.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)