La ola migratoria

Récord de refugiados: hay 68,5 millones en el mundo

En 2017 el número creció en 3,1 millones respecto a 2016.

Desplazados: el 85% se encuentran en países en vías de desarrollo o de ingresos medios, según el informe de Naciones Unidas. Foto: AFP
Desplazados: el 85% se encuentran en países en vías de desarrollo o de ingresos medios, según el informe de Naciones Unidas. Foto: AFP

El número de refugiados y desplazados en el mundo debido a los conflictos armados y las crisis políticas y económicas alcanzó en 2017 un nuevo récord, por quinto año consecutivo, al sumar 68,5 millones, informó ayer martes la ONU.

"Este número es el resultado de guerras prolongadas, la falta de solución para las crisis que aún continúan, la presión continuada sobre civiles en países con conflictos que les obligan a abandonar sus hogares y de crisis nuevas o agravadas como la de los rohinyás o la que experimenta Venezuela", indicó el alto comisionado de la ONU para los refugiados, el italiano Filippo Grandi, al presentar el informe en Ginebra.

Según los datos de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), el aumento registrado el año pasado (+3,1 millones de personas) supera ampliamente el incremento de 2016 (+300.000) y se explica por el fuerte crecimiento del número de refugiados.

Según Acnur, los refugiados que huyeron de sus países para escapar de los conflictos y de la persecución representan 25,4 millones de los 68,5 millones de personas desarraigadas, es decir, "la más numerosa de la que se tiene constancia y 2,9 millones de refugiados más que en 2016".

En este contexto, Venezuela se convirtió en la cuarta nacionalidad que más solicitudes de asilo presentó en 2017, con 111.600 registradas, un fuerte aumento frente a las 34.200 de 2016. El país que recibió más solicitudes de asilo de venezolanos fue Perú (33.100), seguido por Estados Unidos, Brasil y España. En tanto, el país que más venezolanos ha recibido es Colombia.

De forma paralela, el número de solicitantes de asilo que seguían a la espera de obtener el estatuto de refugiado a finales de 2017 en todo el mundo había aumentado en alrededor de 300.000 individuos, hasta 3,1 millones de personas. Y los desplazados en el interior de su propio país sumaron unos 40 millones, una cifra que se redujo muy ligeramente respecto al año anterior.

Siria sigue siendo el país con el mayor número de desplazados internos, seguido de Colombia, República Democrática del Congo y Afganistán.

En lo que respecta a los refugiados, algo más de una quinta parte del total son palestinos. El resto procede principalmente de solo cinco países: Siria, Afganistán, Sudán del Sur, Birmania y Somalia.

El número de países que acogen a grandes cantidades de refugiados también es reducido. Turquía sigue siendo el primer país de acogida en términos absolutos, con una población de 3,5 millones de personas, principalmente sirios, en tanto Líbano acoge el mayor número de refugiados respecto a su población nacional.

El alto comisionado de la ONU dijo que, como en años anteriores, el 85% de los 68,5 millones de desplazados forzosamente se encuentran en países en vías de desarrollo o de ingresos medios, lo que en teoría "debería disipar la percepción tan dominante en muchos países de que la crisis de refugiados es una del mundo rico".

El "Informe Mundial de Tendencias de desplazamientos forzados" revela que el año pasado cerca de 16,2 millones de personas se vieron por primera vez desplazadas, una media de 44.400 personas cada día.

Fuera de la UE
Crearán plataformas regionales de desembarco 
Refugiados y desplazados en el mundo debido a los conflictos armados y las crisis políticas y económicas alcanzó en 2017 un nuevo récord. Foto: EFE

Ante la dificultad para reformar la política común de asilo, la Unión Europea (UE) estudia la creación de "plataformas regionales de desembarco" fuera del bloque para las personas socorridas en el mar.

Los 28 mandatarios europeos reflexionan si consagrar estas plataformas, que permitirían "distinguir entre migrantes económicos" y aquellos que pueden optar a la "protección internacional" en la UE, según el proyecto de conclusiones de la próxima cumbre.

Los europeos tenían previsto aprobar en su reunión del 28 de junio su nueva política de asilo, pero la acogida de los cientos de miles de migrantes llegados a Europa desde 2015, especialmente a Italia y Grecia, sigue dividiendo al bloque donde la tensión entre socios al respecto es máxima.

El nuevo ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, rompió con la política de sus predecesores e impidió el desembarco de buques de oenegés con migrantes socorridos en el Mediterráneo, como el caso del "Aquarius", asegurando que no quiere ser cómplice de los traficantes de migrantes. Y la influyente canciller alemana, Angela Merkel, quien abanderó la solidaridad en el bloque en el momento álgido de la crisis migratoria en 2015, enfrenta un ultimátum de su propio ministro del Interior, que amenazó con cerrar las fronteras de Alemania si no hay una solución europea al desafío migratorio.

"Si los Estados miembros empiezan a actuar unilateralmente, se producirá un aumento global de la migración hacia Europa", según una declaración conjunta de ayer martes del presidente francés, Emmanuel Macron, y Merkel, quienes abogaron por una respuesta común en la UE.



Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º