CHILE

Reclaman acciones contra "obispos encubridores"

Víctimas de abusos sexuales esperan enjuiciar a culpables.

Víctimas de los abusos sexuales cometidos durante años por el sacerdote chileno Fernando Karadima valoraron que el papa Francisco se reuniera el martes con otras personas que también fueron abusadas, pero exigieron acciones contundentes del pontífice contra quienes cometieron o encubrieron estos crímenes.

El pontífice se reunió en la Nunciatura Apostólica en Santiago con un pequeño grupo de víctimas de abusos sexuales por parte del clero. Horas antes, el papa había pedido perdón por los abusos cometidos por religiosos católicos y había dicho que sentía "dolor y vergüenza" por "el daño irreparable causado a niños por ministros de la Iglesia".

Al respecto, James Hamilton, uno de los denunciantes de Karadima, reveló que ni él ni otras víctimas de este sacerdotes fueron invitados a la reunión con el papa. "Valoramos que esas víctimas que se reunieron con el papa hayan tenido una palabra directa de la máxima autoridad de la Iglesia católica", agregó. "Esperamos que las palabras a esas víctimas no sean todo lo que se haga", enfatizó Hamilton. E insistió en que esto incluye destituir de sus cargos "a los obispos encubridores " y evitar nombramientos "que faciliten el escape de un victimario de la acción de la justicia".

La referencia a "obispos encubridores" estaba dirigida a Juan Barros, obispo de la ciudad de Osorno, que se ha convertido en la piedra en el zapato del papa Francisco durante su visita a Chile.

Barros es señalado de haber callado los abusos de Karadima, a quien el Vaticano acusó por pederastia y condenó en 2011 a "retirarse a una vida de oración y penitencia".

La figura de Barros, de 61 años, ha provocado gran polémica durante la visita de Francisco, pues participó como concelebrante en dos multitudinarias misas del papa en Santiago y Temuco.

Los dolores de cabeza para Francisco comenzaron cuando en 2015 nombró a Barros obispo de Osorno (930 km al sur de Santiago). Grupos laicos realizaron masivas protestas e irrumpieron en varias ceremonias religiosas que Barros oficiaba, demandando su renuncia. Las protestas llegaron al Vaticano, donde voces disidentes buscaron presionar al papa para que anulara el nombramiento. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)