LA POLÍTICA EXTERIOR DE EE.UU.

Rechazo a Trump en la ONU por Jerusalén

Mayoría contraria a la decisión de declararla capital de Israel.

Delegados de Palestina en la ONU aplaudiendo la resolución. Foto: AFP
Delegados de Palestina en la ONU aplaudiendo la resolución. Foto: AFP

Donald Trump recibió ayer jueves en Naciones Unidas un fuerte golpe, pero que no le moverá un milímetro en su política hacia Medio Oriente, y mucho menos en su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. De los 193 estados que conforman la Asamblea General de la ONU, 128 votaron a favor de una resolución que pide a Estados Unidos rever su decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel; nueve lo hicieron en contra, 35 se abstuvieron y 21 no se presentaron a una sesión que el presidente Trump había advertido que seguiría de cerca. Trump había amenazado con retirarle la ayuda económica a los países que votaran la resolución.

Uruguay votó a favor de esa resolución, manteniendo la posición que había mostrado el lunes en el Consejo de Seguridad. Esta posición uruguaya había provocado malestar en la embajadora israelí en Montevideo, Nina Ben-Ami, que en un Twitter a principios de mes dijo sentirse "sorprendida y decepcionada" al escuchar al canciller Rodolfo Nin Novoa declarar que Tel Aviv es la capital de Israel. "Capaz Salto es la capital de Uruguay?", se preguntó la diplomática. Cancillería convocó entonces a Ben-Ami para expresarle su queja.

El gobierno del presidente Tabaré Vázquez ha expresado su adhesión a la Resolución 181 de 1947 de la Asamblea General de la ONU que establece la creación de "un Estado judío y un Estado árabe en el territorio de Palestina, con Jerusalén como corpus separatum sometido a un régimen internacional especial".

Entre los países que se abstuvieron ayer figuran Australia, Canadá, México, Argentina, Colombia, República Checa, Hungría, Polonia, Filipinas, Ruanda, Uganda y Sudán del Sur.

Los que se sumaron a Estados Unidos e Israel para oponerse a la resolución fueron Guatemala, Honduras, Togo, Micronesia, Nauru, Palau y las Islas Marshall.

Así, la resolución obtuvo un apoyo algo más limitado que muchas otras aprobadas cada año en apoyo de Palestina. Sin ir más lejos, en la víspera la Asamblea General había adoptado un texto sobre la soberanía de los palestinos en los territorios ocupados por Israel, incluido Jerusalén Este, con 163 votos a favor, seis en contra y 11 abstenciones.

El voto de ayer no es vinculante y el gobierno estadounidense ha dicho que no cambiará de parecer. Sin embargo, Washington se vio aislado en el escenario internacional ya que muchos de sus aliados occidentales y árabes votaron a favor de la medida. Algunos, como Egipto, Jordania e Irak, son los principales receptores de ayuda militar o económica de Estados Unidos.

Un portavoz del presidente palestino Mahmoud Abbas dijo que el voto en la ONU era "una victoria para Palestina". Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, rechazó la resolución y agradeció a los países que estuvieron en contra.

Trump revirtió décadas de política estadounidense al reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. El estatus de Jerusalén ha estado en el corazón del conflicto entre israelíes y palestinos. Israel, que anexó Jerusalén Este tras la guerra de los Seis Días de 1967, considera que toda la ciudad es su capital. Los palestinos quieren que Jerusalén Este sea la capital de un futuro Estado independiente.

EE.UU. no olvida.

La Asamblea de la ONU ha exhortado en varias oportunidades a Israel a retirarse de los territorios ocupados durante la guerra de 1967, y el proyecto de resolución votado ayer está redactado en los mismos términos que las resoluciones anteriores.

Poco antes de la votación, la embajadora de Estados Unidos ante ONU, Nikki Haley, había reiterado las amenazas financieras a los países que votaran a favor de condenar la decisión de Washington, asegurando que su gobierno "recordará este día". Haley insistió en que Estados Unidos "recordará" el voto la próxima vez que un país le pida apoyo financiero o político, o cuando se le vuelva a reclamar que sea el principal contribuyente al presupuesto de la ONU.

"Estados Unidos va a situar su embajada en Jerusalén. Eso es lo que los estadounidenses quieren que hagamos. Y es la decisión correcta. Ningún voto en la ONU hará una diferencia", recalcó.

El miércoles Trump ya había tomado la delantera, advirtiendo que cortaría el financiamiento a aquellos países que apoyaran la resolución presentada por Yemen y Turquía. "Bueno, estaremos mirando esos votos. Déjenlos votar en contra nuestra. Ahorraremos un montón. No nos importa", afirmó.

Estados Unidos ya había mostrado su enojo el lunes cuando el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución similar. Esta votación "es un insulto" que "no olvidaremos", dijo entonces Haley a sus 14 socios del Consejo, incluidos sus aliados europeos, quienes aprobaron por unanimidad la condena a la decisión de Washington.

Uruguay integra el Consejo de Seguridad y votó contra los intereses de Estados Unidos. Sin embargo, esa resolución finalmente no fue aprobada debido al veto estadounidense.

En la Asamblea General de la ONU, ningún país tiene derecho de veto y las resoluciones no son vinculantes.

Israel rechazó anticipadamente la votación, calificando a la ONU de "casa de las mentiras", en palabras del primer ministro Netanyahu. "Jerusalén es la capital de Israel, lo reconozca o no la ONU" y "el Estado de Israel rechaza rotundamente la votación", dijo.

El embajador de Israel, Danny Danon, sostuvo en tanto que su país "nunca será expulsado de Jerusalén".

El texto establece que cualquier decisión sobre el estatus de Jerusalén "no tiene fuerza legal, es nula y debe ser revocada". Señala que la solución debe ser parte de un acuerdo de paz definitivo entre israelíes y palestinos.

La votación en la ONU.

-La resolución votada ayer por la ONU fue presentada por Yemen y Turquía y pide a Estados Unidos dar marcha atrás en su decisión de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

-De los 193 países de la ONU, 128 votaron a favor de la resolución, entre ellos aliados de Estados Unidos, como Francia y Reino Unido. Uruguay votó a favor.

-Otros 35 países, entre ellos Argentina, Australia, México, Canadá, Colombia, Panamá, Paraguay, Polonia y Hungría, se abstuvieron, y 21 no tomaron parte en la votación.

-Los que se sumaron a Estados Unidos e Israel para oponerse a la medida fueron Guatemala, Honduras, Togo, Micronesia, Nauru, Palau y las Islas Marshall.

-En la Asamblea General de la ONU ningún país tiene derecho de veto y las resoluciones no son vinculantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)