LA BITÁCORA

La rebelión "contra Dios"

Protestar en Irán no es lo mismo que protestar en la mayoría de los países occidentales. Además del riesgo de ser baleado por la policía o linchado por fuerzas choque, un manifestante iraní puede ser acusado de cometer "moharebeh", o sea "atacar a Dios", por lo cual el castigo es pena de muerte.

El Estado iraní es un monstruo de dos cabezas, una de las cuales contiene las neuronas que manejan los órganos claves. O sea los jueces, las fuerzas militares y los aparatos represivos y de inteligencia.

La otra cabeza tiene neuronas con menos atributos y, para colmo, pueden ser bloqueadas desde el cerebro que tiene poder fáctico.

En la cabeza más limitada del Estado persa están los poderes Ejecutivo y Legislativo. El presidente y los legisladores que ocupan las bancas del Majlis (parlamento) surgen del voto popular. Sin embargo, la cúpula religiosa tiene las atribuciones para obstruir sus decisiones y reformas.

Los poderes que representan al voto ciudadano evidencian una mayoritaria voluntad reformista y contraria a la teocracia. Por eso el voto llevó al gobierno a moderados y reformistas como Alí Akbar Rafsanjani, Mohamed Jatami y Hassan Rohani.

La frustración que produjo ver fracasar al gobierno reformista de Jatami, por las trabas que le puso el alto clero, permitió ganar la elección a Mahmmud Ahmadinejad. Pero a la reelección, el líder fundamentalista la conquistó con fraude, porque en las urnas habí ganado el reformista Mir Husein Musavi.

La actual ola de protestas estalla por el desempleo y los aumentos de precios y tarifas. El acuerdo nuclear del 2015 comenzó a desandar el aislamiento internacional, pero sus consecuencias benéficas tardan en llegar a la gente, sobre todo porque el poder religioso bloquea reformas económicas claves que impulsan el gobierno y el Majlis.

Las razones económicas son la chispa, pero el combustible que moviliza a las masas es el descontento de la clase media con la teocracia y su máximo líder: el ayatola Alí Jamenei. Según el sucesor de Ruholla Jomeini, detrás de las protestas hay potencias enemigas de Irán.

Es verosímil que la Istakhbarat (aparato de inteligencia saudita), cumpliendo órdenes del poderoso príncipe Mohamed bin Salman, haya lanzado el primer fósforo. Pero el descontento siempre está. Y va creciendo con cada gobierno que intenta reformas y aperturas que acaban sofocadas por ese clero oscurantista que detenta el poder real.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º