LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Reapertura y vacuna contra el COVID-19 impulsan creación de empleos en EE.UU.

En marzo, la economía estadounidense sumó 916.000 puestos de trabajo, el mayor aumento desde agosto, llevando la tasa de desempleo a 6%, 0,2 puntos porcentuales menos que en febrero.

Biden ya logró que el Congreso le aprobara un primer paquete de estímulos económicos de 1,9 billones para los sectores más golpeados por la pandemia. Foto: AFP
Biden ya logró que el Congreso le aprobara un primer paquete de estímulos económicos de 1,9 billones para los sectores más golpeados por la pandemia. Foto: AFP

Al mismo tiempo que avanza en su campaña de vacunación contra el COVID-19, Estados Unidos está viendo en el terreno la recuperación de su economía. En marzo se aceleró la creación de puestos de trabajo, provocando que la tasa de desempleo cayera al 6%, según datos oficiales difundidos ayer viernes, una recuperación impulsada por la reapertura de comercios y la pujante campaña de vacunación.

En marzo, la economía estadounidense sumó 916.000 puestos de trabajo, el mayor aumento desde agosto, llevando la tasa de desempleo a 6%, 0,2 puntos porcentuales menos que en febrero.

“El crecimiento del empleo fue generalizado en marzo, con ganancias en el sector del ocio y la hostelería, la educación pública y privada y la construcción”, indicó la oficina de estadísticas del Departamento de Trabajo.

Estas cifras superan las expectativas de los analistas y reflejan que la recuperación gracias a la campaña de vacunación y la mejora del panorama ha sido más extendida de lo que se proyectó en un principio.

Según el gobierno, “esta mejora en el mercado laboral refleja la continua reanudación de la actividad económica que se había coartado por la pandemia”.

Sin embargo, pese a que la economía empieza a recuperarse de las restricciones para detener la propagación del COVID-19, todavía hay 8,4 millones puestos de trabajo menos que antes de la pandemia.

En marzo, el gobierno logró que el Congreso aprobara un gigantesco plan de estímulo por 1,9 millones de dólares para aliviar la economía, ayudar a los hogares y las empresas, que incluyó la transferencia directa de pagos por 1.400 dólares a las familias.

Esto augura que las cifras de abril podrían ser más alentadoras porque incorporarán los efectos plenos de estos estímulos en el consumo, que es el motor de la economía estadounidense.

Además Biden anunció esta semana un masivo plan de infraestructura que tiene como objetivo una transformación estructural orientada hacia una economía verde, pero que también tiene como meta la creación de millones de empleos. Ayer viernes el mandatario afirmó que este plan por 2,3 billones de dólares va a crear en ocho años 19 millones de puestos de trabajo.

El plan de la Casa Blanca incluye inversiones en banda ancha rural, hospitales para veteranos y escuelas, así como para carreteras y puentes.

Los datos de las encuestas de Reuters/Ipsos publicadas ayer viernes muestran que las ideas del plan de Biden son muy populares entre los estadounidenses, incluida la subida del impuesto de empresas para pagarlo. Pero legisladores republicanos encuestados dijeron que no apoyarían el plan de infraestructuras.

“Todavía tenemos un largo camino por recorrer”, dijo Biden ayer viernes, y advirtió que “el progreso por el que hemos trabajado tan duro puede revertirse”.

Joe Biden habla en la Casa Blanca. Foto: Reuters
Joe Biden habla en la Casa Blanca. Foto: Reuters

Pese a las cifras positivas del último mes, la situación sigue complicada. Unas seis millones de personas más están trabajando en empleos parciales en comparación con antes de la crisis, ya que no pueden encontrar un puesto a tiempo completo. Además las estadísticas muestran que la cantidad de desempleados de larga duración -sin ocupación durante más de 27 semanas- se ubicó en 4,2 millones, casi sin cambios con respecto al mes pasado. Desde febrero de 2020, antes de que estallara la crisis de la pandemia y cuando la tasa de desempleo era del 3,5%, este grupo tenía 3,1 millones menos de personas.

“Las novedades sobre el crecimiento del empleo van a ser más positivas en los próximos meses a medida que la situación de salud sea menos una amenaza y la distribución de las vacunas permita volver a una situación de normalidad post-pandémica”, dijo Rubeela Farooqi, economista jefa para Estados Unidos de la consultora HFE.

Levantan sanciones a la CPI

El gobierno de Joe Biden levantó las sanciones impuestas por el expresidente Donald Trump a la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI). El exsecretario de Estado Mike Pompeo impuso sanciones y rechazó visados para la fiscal saliente de la CPI, Fatou Bensouda, después de que iniciara una investigación sobre presuntos crímenes de guerra cometidos por personal militar estadounidense en Afganistán. La Corte con sede en La Haya irritó aún más a Trump al abrir una investigación sobre presuntos crímenes de guerra en los territorios palestinos cometidos por Israel, un aliado estadounidense que rechaza la autoridad de la CPI.

El sucesor de Pompeo, Antony Blinken, dijo que Estados Unidos sigue “en total desacuerdo” con las acciones tomadas por la CPI. “Creemos, sin embargo, que nuestras preocupaciones sobre estos casos se abordarían mejor mediante la participación de todas las partes interesadas en el proceso de la CPI en lugar de mediante la imposición de sanciones”, agregó Blinken. Señaló que fueron revocadas tanto las sanciones contra Bensouda y el jefe de la División de Jurisdicción de la Fiscalía, Phakiso Mochochoko, impuestas en septiembre de 2020, así como varias restricciones de visado decididas en 2019 contra miembros del personal de la CPI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados