España en la Recta Final al 20-D

Rajoy y Sánchez en duro debate

Candidatos del PP y PSOE no se ahorraron nada, cara a cara en TV, a días de los comicios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tenso debate entre los dos principales candidatos.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, los dos principales aspirantes a ser presidentes del Gobierno de España, protagonizaron ayer un duro debate con miras a la elección del próximo domingo.

"El presidente tiene que ser una persona decente y usted no lo es. Usted no es ejemplar", le dijo Sánchez, candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en lo que fue la acusación más dura que se ha hecho a un presidente en un debate televisivo, según consigna la crónica del diario El País de Madrid.

Sánchez se refería al caso Gürtel, una trama de corrupción que afectó directamente al Partido Popular (PP), fuerza política de Rajoy, quien se postula para la reelección. "Usted tenía que haber dimitido hace dos años", cuando se destapó el caso, le espetó.

"No se lo acepto. Soy como mínimo tan honrado como usted. Su intervención ha sido ruin, mezquina y deleznable", le contestó Rajoy.

Este ha sido el único cara a cara de ambos en la campaña electoral, organizado por la Academia de Televisión, que ha mostrado a ambas fuerzas co-mo las firmes candidatas a presidir el país, por encima de Podemos y Ciudadanos.

A lo largo del debate, Rajoy se ha escudado en datos de su gestión económica y en la crítica a la etapa socialista de Gobierno antes de que él llegara al poder en 2011. Sánchez, en tanto, le ha imputado corrupción e insensibilidad con los ciudadanos, además de recortes de derechos ciudadanos.

El candidato socialista leyó la relación de delitos sobre los que es investigado el Partido Popular en España. "Usted está fulminando todos los artículos del Código Penal". "Soy un hombre honrado y limpio", contestó Rajoy, y afirmó que nunca fue llamado a ningún juzgado.

Economía.

Rajoy defendió que en su gestión se "libró" a España "del rescate" y que ha llevado al país a "salir de la parte más dura de la crisis".

El presidente prometió que si sigue gobernando creará en los próximos cuatro años 2 millones de puestos de trabajo, para lo que persistirán sus "políticas reformistas", con el objetivo de reducir la tasa de desocupación, actualmente del 22%.

Rajoy reprochó a Sánchez la situación en la que el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) dejó la economía del país y dijo que cuando llegaron al gobierno (en 2011) no había crecimiento y "ahora España crece al 3,4% anual".

Sánchez reprochó al presidente que "su reforma laboral provocó salarios bajos" y que "prometió que no subiría los impuestos y los subió a la clase media y de trabajadores".

Le dijo además respecto a los recortes en sanidad y educación que Rajoy "ha recortado todo menos la corrupción".

El líder socialista se comprometió a subir el salario mínimo, garantizar una vivienda social a familias con riesgo de desahucio, mejorar las aportaciones a los dependientes y subir las pensiones a los ocho millones de pensionistas.

Rajoy le respondió que su gobierno ha "subido las pensiones todos los años y los socialistas han sido los únicos que las han congelado", en 2010.

"España necesita imperiosamente un cambio. La recuperación económica debe ser justa y llegar a la mayoría de españoles. El PSOE es la única alternativa de cambio real a las políticas de derecha", afirmó Sánchez en su minuto final.

"Necesitamos estabilidad, seguridad y certidumbre", concluyó Rajoy, quien pidió revalidar la mayoría absoluta.

Temas coyunturales.

Ambos candidatos discutieron sobre la creciente ambición de Cataluña de independizarse de España. En este tema Sánchez acusó a Rajoy de "inmovilismo" y de "fomentar el independentismo y romper todos los consensos", mientras que el oficialista contestó cuestionando como "frivolidades" la propuesta del PSOE de trasladar el Senado a Barcelona.

El trato a los refugiados fue también objeto de discusión, porque el socialista le acusó de retrasar la llegada de personas procedentes de zonas de guerra, algo que Rajoy replicó, diciendo que "no es cierto".

Encuestas le dan el triunfo a Rajoy.

El gobernante Partido Popular (centroderecha) se impondrá sin mayoría absoluta en las elecciones legislativas españolas del próximo día 20 y el próximo Ejecutivo tendrá que salir de pactos entre los grupos políticos más votados.

Según el estudio que publica El País de Madrid, el PP se sitúa en primer lugar con un 25,3% de votos que le otorgarían entre 105 y 112 escaños, mientras que el PSOE obtendría un 21% de votos que le reportarían entre 85 y 94 escaños.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados