VIDEO

Rajoy reclama el derecho a formar gobierno, tras ganar

El Partido Popular debe negociar y otras fuerzas muestran reticencia inicial.

España parece repetir la misma historia que hace seis meses: unos resultados electorales que dejan el Parlamento fragmentado y la difícil tarea de los partidos de formar un Ejecutivo, aunque el Partido Popular (PP) obtuvo 14 bancas más que en las elecciones de diciembre. Ayer, el presidente del PP y jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, reclamó el derecho de su partido a encabezar el nuevo gobierno tras ganar los comicios del domingo, aunque todavía se encuentra lejos de la mayoría para gobernar y necesita pactar, un apoyo que le niegan los partidos de la oposición.

Los comicios lo dieron como ganador al Partido Popular (centroderecha), con 137 escaños, seguido del socialista PSOE, con 85 —cinco menos que en diciembre de 2015—, Unidos Podemos —se mantiene en 71—, y los liberales Ciudadanos con 32 —ocho menos—.

Rajoy cree que la subida en la repetición de elecciones en España legitima su liderazgo y anunció una ronda de contactos con el resto de partidos políticos, cuando regrese de la cumbre de la UE, que comienza mañana en Bruselas.

"Mi mano sigue estando tendida para formar ese Gobierno que garantice la estabilidad que España necesita", proclamó ayer el jefe del Ejecutivo, que pese a su mayoría, necesita pactar con alguna otra formación para superar la sesión de investidura.

La repetición de elecciones ha variado levemente la representación de los partidos con respecto a los comicios de hace seis meses, pero el Parlamento español se mantiene muy fragmentado y hay bloqueo inicial de los partidos a facilitar un gobierno del Partido Popular.

¿Abstención o rechazo?

"No vamos a apoyar la investidura de Rajoy ni nos vamos a abstener". Antonio Hernando, portavoz socialista, ha dejado clara la postura del PSOE.

Hernando subrayó que es Rajoy quien tiene que tomar la iniciativa e intentar buscar apoyos entre sus "afines ideológicos" y las derechas nacionalistas: "El PSOE estará donde nos han puesto los ciudadanos en este momento, que es en la oposición".

Al rechazo de los socialistas se sumó ayer el del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que aseguró que su formación no ayudará a que Rajoy renueve su mandato y dijo que esa decisión corresponde a los socialistas, que son la segunda fuerza.

Pese a estas declaraciones, el dirigente liberal anunció que promoverá una mesa de negociación tripartita junto a PP y PSOE: "Sólo con los tres podremos conseguir estabilidad y también que haya cambios" porque PP y PSOE, "sin Ciudadanos", no van a hacer cambios que no han hecho en 35 años.

La formación Unidos Podemos, una coalición de partidos izquierdistas, tampoco mostró ninguna voluntad de apoyar o facilitar un nuevo mandato de Rajoy. Según declaro Alberto Garzón, el líder de Izquierda Unida, uno de las formaciones de esta coalición, Unidos Podemos no va a "romper con sus votantes" y no permitirá otro "gobierno de saqueo y de duras políticas de austeridad" del PP.

El rechazo de los tres principales partidos de la oposición a apoyar un Gobierno del PP, por su relación con casos de corrupción y recortes en gasto social, repite el bloqueo institucional que se generó tras elecciones de diciembre, y que abocó a la repetición de comicios.

"En democracia es importante respetar lo que dice la gente, sería verdaderamente inaudito que no se pudiera formar Gobierno ahora y fuéramos a unas terceras elecciones", dijo ayer Rajoy, que reprochó la actitud de los socialistas y cree que una nueva repetición electoral sería una "irresponsabilidad antológica" del PSOE.

A su juicio, los españoles "han hablado" y han reforzado su confianza en el PP, por lo que su partido va a cumplir con ese mandato y no renunciará a gobernar.

El presidente del PP recalcó que "urge formar un gobierno" y confió en que a finales de julio o a primeros de agosto sea posible que lo haya, un objetivo para el que se mostró abierto "a todas las fórmulas" para la investidura, incluido un acuerdo con los nacionalistas moderados vascos y canarios.

La sorpresa.

Todas las encuestas le daba a Unidos Podemos el segundo lugar en las elecciones. Sin embargo, solo lograron el tercer lugar. Líderes del partido se mostraron sorprendidos por el fuerte revés, por lo que abrieron un período de reflexión tras haber perdido un millón de votantes.

"Todas las encuestas y analistas coincidían" en que Podemos habría superado al partido socialista (PSOE). No somos los únicos sorprendidos", afirmó ayer el "número tres" del partido surgido de los "indignados", Pablo Echenique.

El partido comenzó ayer a analizar cuáles han podido ser los errores que han hecho fracasar sus expectativas. "Hemos demostrado que nuestro espacio político se consolida, pero que en ocasiones estos procesos no se dan ni de forma lineal ni de la forma que nos gustaría", dijo Íñigo Errejón, director de campaña de la fuerza.

Ganador: Mariano Rajoy, jefe del gobierno español, festeja el triunfo. Foto: Reuters
Ganador: Mariano Rajoy, jefe del gobierno español, festeja el triunfo. Foto: Reuters

El Brexit favoreció a los viejos partidos.

El politólogo Antón Losada, profesor en la Universidad de Santiago de Compostela dijo que la política tradicional española, representada por PP y PSOE, fue la primera beneficiada de la incertidumbre creada por la victoria del Brexit el jueves en el Reino Unido.

"Muchos votantes se decantaron por los viejos partidos, los partidos más anclados en la idea de Europa, los partidos que les parecieron más fiables", dijo, en detrimento de Podemos y Ciudadanos.

ASÍ LO VEN LOS PROTAGONISTAS POLÍTICOS DE ESPAÑA.

Mariano Rajoy - Jefe de Gobierno y candidato del PP.

"Sería verdaderamente inaudito que no se pudiera formar gobierno ahora y fuéramos a unas terceras elecciones. Sería una irresponsabilidad verdaderamente antológica. Mi prioridad es buscar un gobierno estable con un amplio apoyo parlamentario. "Mi mano sigue estando tendida para formar ese Gobierno que garantice la estabilidad que España necesita"

Antonio Hernando - Portavoz del PSOE.

"No vamos a apoyar la investidura de (Mariano) Rajoy ni nos vamos a abstener. Le toca a Mariano Rajoy dar el primer paso y no estamos dispuestos a que sea el PSOE el que tenga la presión. Si Rajoy quiere hablar, que lo haga con sus afines ideológicos. A partir de este momento, es a Rajoy a quien corresponde la iniciativa de dialogar".

Pablo Iglesias - Unidos Podemos.

"Esperábamos unos resultados diferentes. Es el momento de reflexionar. Estamos para asumir la responsabilidad, pero creo que nos queda mucho futuro en este país. la confluencia se ha revelado como el camino correcto desde la responsabilidad de Estado. No sé si ya es posible un gobierno de izquierdas. Yo no descartaría ningún escenario".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados