CASO ESTREMECEDOR

Quedó libre Valérie Bacot, la mujer que es símbolo en Francia

La francesa de 40 años fue condenada el viernes a cuatro años de cárcel por haber asesinado en 2016 a su marido, que la violó, maltrató y prostituyó. 

Valérie Bacot. Foto: AFP
Valérie Bacot. Foto: AFP

Valérie Bacot, francesa de 40 años que se ha convertido en su país en el nuevo rostro de la violencia machista, fue condenada el viernes a cuatro años de cárcel, tres de ellos exentos de cumplimiento, por haber asesinado en 2016 a su marido, que la violó, maltrató y prostituyó.

La mujer ya había cumplido un año de detención provisional, por lo que no tiene que volver a prisión.

“Empieza un nuevo combate para otras mujeres. No me siento aliviada, sino agotada, física y mentalmente”, dijo a su salida del Palacio de Justicia de Saône et Loire, en el este de Francia, donde fue recibida entre aplausos.

Bacot es un símbolo de la violencia machista en una Francia sacudida en las últimas semanas por varios feminicidios brutales. Una de sus abohgadas, Nathalie Tomasini se declaró satisfecha tanto porque su defendida no debe volver a la cárcel como porque los jueces “hayan retenido” los argumentos de la defensa, espcialmente la alegación del síndrome de la mujer maltratada.

Bacot estaba siendo juzgada dos años después de que sus hijos, que tenían 16 y 17 años cuando se produjo el crimen, fueran condenados por un tribunal de menores a seis meses de prisión exentos de cumplimiento por haber ayudado a enterrar el cuerpo y ocultar el acto.

Este juicio, iniciado el pasado lunes, reabrió en Francia el recuerdo de Jacqueline Sauvage, una mujer condenada a diez años por haber matado a su marido, que la había maltratado durante más de cuatro décadas.

En 2016 fue indultada por el entonces presidente, François Hollande, cuando el caso se convirtió en un reflejo de las fisuras de un Estado y unos servicios sociales que no fueron capaces de responder a años de denuncias.

El crimen de Bacot se remonta a 2016, cuando disparó a su marido, Daniel Polette, tras escuchar una conversación entre él y la hija de ambos, de 14 años, en la que el hombre le preguntaba sobre su sexualidad. El temor a que la prostituyera, como venía haciendo con ella, la llevó a asesinarlo, según ha confesado.

Tras un fallido intento de provocarle una sobredosis con somníferos, tomó el revolver de su marido y horas más tarde lo mató de un tiro en la nuca.

Los abusos sufridos habían durado casi 25 años. Polette empezó a abusar de ella a sus 12 años, cuando todavía era pareja de su madre.

El hombre fue condenado a dos años de prisión en 1995 tras la denuncia de unos familiares, pero la madre -violenta y con problemas de alcoholismo- la obligó durante ese tiempo a visitarlo en la cárcel.

Al cumplir su condena, volvió al domicilio familiar. Bacot, que tenía 17 años, fue expulsada de su casa tras quedar embarazada de él, como cuenta en su libro Tout le monde le savait (Todos lo sabían). El hombre, 25 años mayor, se casó con ella y fruto de esa relación nacieron cuatro hijos.

Su libro narra la relación con este hombre violento que la prostituía en las carreteras de la provincia, le pegaba y la amenazaba con armas, un drama que sólo salió a la luz a finales de 2017, cuando, denunciada por la madre del novio de su hija, fue detenida y confesó el crimen.

Sus familiares y colegas lo describían como un hombre violento, autoritario, alcohólico y posesivo, que dominaba el hogar imponiendo su terror, e incluso su propia hermana ha denunciado haber sido violada por él.

En internet, la petición en favor de su puesta en libertad había superado el viernes último las 714.000 firmas.

Nathalie Tomasini, una de las abogadas de Valérie Bacot, expuso ante la Justicia como uno de los argumentos de la defensa “los errores enormes” del sistema y las instituciones estatales de Francia a lo largo de los años de esta mujer que recién ahora podrá empezar a recomponer su vida. “¿Cómo puede exigirle la sociedad una reparación a Valérie Bacot cuando no supo protegerla?”, preguntó Tomasini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error