BIDEN-PUTIN

Putin, entre la ironía y el humor, le deseó “buena salud” a Biden

Joe Biden dijo ayer que creía que Putin era un "asesino". “El que lo dice lo es”, respondió el presidente ruso al calificativo,

Putin ayer en un acto en Moscú por el aniversario de la anexión de Crimen. Foto: AFP
Putin ayer en un acto en Moscú por el aniversario de la anexión de Crimen. Foto: AFP

Vladimir Putin le devolvió ayer jueves el golpe a Joe Biden, luego de que el presidente de Estados Unidos le dijera “asesino”, y le retó a un mano a mano transmitido en directo para todo el mundo.

“El que lo dice lo es”, soltó Putin, sonriendo, en declaraciones retransmitidas por la televisión rusa.

“No se trata únicamente de una expresión infantil, de una broma. Tiene un sentido profundo y psicológico. Siempre vemos en los demás nuestras propias cualidades, pensando que son como nosotros”, declaró el presidente ruso.

El miércoles, Biden respondió afirmativamente a un periodista que le preguntó si Putin era “un asesino”, en una entrevista con la cadena ABC. “Sí, lo creo”, dijo Biden.

Esa respuesta de Biden y la reacción ayer de Putin complicó aún más las ya delicadas relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

En vivo y directo.

Los dos líderes hablaron por última vez por teléfono el 26 de enero, seis días después de que Biden asumiera el cargo.

“Quiero ofrecer al presidente Biden que continúe nuestra discusión, pero con la condición de que lo hagamos en vivo, en línea, sin demoras, pero en una discusión abierta y directa”, dijo Putin sobre los comentarios de Biden.

Este cara a cara virtual, según Putin, podría darse hoy viernes o el lunes.

“Sería interesante para el pueblo ruso, el pueblo estadounidense y de muchos otros países”, señaló Putin.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se limitó a decir que Biden viaja hoy viernes y está “muy ocupado”.

Pese a la ironía manifestada por Putin, Moscú no dudó en subrayar que las afirmaciones de Biden eran inaceptables.

Joe Biden se da la mano con el presidente Vladimir Putin. Foto: Reuters
Joe Biden se da la mano con el presidente Vladimir Putin durante el gobierno de Obama. Foto: Reuters

Tomando una disposición inédita desde 1998, el ministerio ruso de Relaciones Exteriores llamó a consultas a su embajador en Estados Unidos, Anatoli Antónov, para discutir sobre el futuro de la relación entre los dos países, hoy “estancada”.

El embajador llegará a Moscú mañana sábado y permanecerá en la capital lo que haga falta para determinar el siguiente paso de Rusia.

Según la embajada rusa en Washington, las “declaraciones imprudentes de responsables estadounidenses corren el riesgo de provocar el colapso de relaciones ya de por sí conflictivas” entre los dos países.

El Kremlin denunció unas afirmaciones que demuestran que Biden “claramente no quiere mejorar las relaciones con nuestro país”.

Pese a que el Kremlin calificó de “muy malas” las relaciones entre ambos países, Putin dejó claro que la Casa Blanca, quiera o no, tendrá que tener en cuenta los intereses de Rusia. “Nosotros, aunque ellos crean que somos como ellos, somos distintos. Tenemos otro código genético y otro código ético-cultural. Pero sabemos defender nuestros intereses”, enfatizó.

Relación deteriorada.

Putin añadió que Rusia trabajará con Estados Unidos, pero en los campos que le interesen y sean provechosos para ella. “Tendrán que tenerlo en cuenta. Tendrán que tenerlo en cuenta pese a todos los intentos de frenar nuestro desarrollo, pese a las sanciones y las ofensas”, puntualizó.

En la misma entrevista con la cadena ABC, Biden afirmó que quería hacer que el presidente ruso “pague” por la injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016 y 2020. Putin “pagará las consecuencias”, advirtió Biden.

Joe Biden. Foto: Reuters
Joe Biden. Foto: Reuters

“En cuanto a las declaraciones de mi colega estadounidense, nosotros, como él dijo, nos conocemos personalmente. ¿Qué le contestaría? Yo le diría: ‘Tenga buena salud’. Le deseo buena salud”, dijo Putin ayer.

El jefe del Kremlin añadió acto seguido que decía esto “sin ironía y no en broma”.

Las relaciones entre Moscú y Washington y, en general, entre Rusia y los países occidentales, se vienen deteriorando desde hace años, a raíz de la anexión de Crimea, la guerra en Ucrania, el conflicto en Siria y el envenenamiento y posterior encarcelamiento del opositor ruso Alexéi Navalni, entre otros asuntos.

En este contexto, se han adoptado múltiples sanciones y contrasanciones. Washington anunció el miércoles que extendería las restricciones a la exportación de productos “sensibles” a Rusia, y este jueves amenazó con sanciones a “todas las entidades involucradas” en el polémico proyecto del gasoducto Nord Stream 2 entre Rusia y Alemania. Además, ayer jueves, el grupo de países del G7 denunció de nuevo la “ocupación” que Rusia ejerce en Crimea.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Biden se ha parado firme respecto al Kremlin, en contraste con la indulgencia que solía mostrar Donald Trump, criticada por los demócratas y algunos republicano.

Si las relaciones entre ambas potencias se degradaran aún más, la incipiente cooperación en casos de interés común podría verse amenazada.

Vladimir Putin. Foto: Reuters.
Vladimir Putin. Foto: Reuters.

El ejemplo más claro, citado por Biden, sería la prolongación del tratado de limitación de arsenales nucleares New Start, acordada a principios de este año.

Otros temas en que rusos y estadounidenses contemplaban colaborar son el programa nuclear iraní o la crisis climática, según Moscú.

“Lenguaje muy claro” de EE.UU. hacia Rusia

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, elogió ayer jueves el “lenguaje muy claro” de Estados Unidos hacia Rusia, sobre su política en Siria o sus intentos de “influir en las elecciones de un tercer país”. “Queremos seguir manteniendo la ventana de diálogo abierta con Moscú sobre los temas mayores, el desarme o el cambio climático”, agregó Maas, en una entrevista con la Deutsche Welle, en la que prefirió “no comentar o evaluar” el calificativo de “asesino” usado por el presidente Joe Biden hacia su homólogo ruso Vladimir Putin.

“He constatado que, en Estados Unidos, el lenguaje es muy claro en lo que respecta a las actividades rusas, por ejemplo en Siria, pero también cuando se trata de la influencia en terceros países”, declaró Maas.

UE: “Rusia está tomando una ruta autoritaria”
Banderas de la Unión Europea en Bruselas.Foto: Reuters

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, afirmó ayer jueves en Roma que “Rusia está tomando una ruta autoritaria preocupante, desconectándose aún más de Europa”.

“Lamentablemente hay una larga lista de asesinatos, fallidos o exitosos, contra críticos, como políticos y periodistas, y no es algo que empezó a pasar ayer, lamentablemente es un hecho”, dijo Borrell en una rueda de prensa en la sede de la operación comunitaria EUNAVFOR MED ‘Irini’.

“Las autoridades rusas llevan a cabo acciones ilegales y tienen un papel evidente en los conflictos en nuestras fronteras, y el presidente (Vladimir Putin) tiene la responsabilidad de estas acciones que se cometen en Rusia, porque son acciones cometidas por autoridades rusas, son políticas rusas”, apuntó. Borrell viajó a Roma en el primer aniversario de la operación “Irini”, iniciada a finales de marzo de 2020 para apoyar el embargo de armas de la ONU a Libia, y se reunió con el ministro de Exteriores, Luigi Di Maio.

En una rueda de prensa conjunta, señaló que espera que “el Consejo Europeo debata la situación y el camino a seguir” con Moscú. “Una cosa es segura: nuestra unidad de la UE, plenamente arraigada en los cinco principios rectores, es clave para establecer nuestras relaciones futuras”, destacó.

El jefe de la diplomacia italiana, por su parte, recordó que Italia apoyó plenamente la reacción europea ante el caso del líder opositor ruso Alexéi Navalni, actualmente preso en Rusia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados