Brasil

PT desafía y sale a luchar por Lula 

El líder de izquierda está inhabilitado; llaman a movilizarse en calles y presentan recursos.

Lula da Silva por Arotxa
Lula da Silva por Arotxa

La decisión del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil de invalidar por seis votos contra uno la candidatura del encarcelado expresidente de izquierda y líder del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inácio Lula da Silva, cambia el escenario electoral y abre apuestas sobre quiénes se repartirán los votos del favorito a los comicios convocados para el 7 de octubre.

El fallo, emitido después de más de ocho horas de debates, fue de inmediato denunciado por el PT, que prometió "luchar por todos los medios", multiplicando los recursos judiciales y movilizando a sus bases, para asegurar la presencia de su líder en esos comicios, que se anuncian como los más inciertos de las últimas décadas.

El magistrado relator del caso, Luis Alberto Barroso, instó a impugnar la candidatura del exmandatario (2003-2010) en aplicación de la ley de "Ficha Limpia", que impide a un condenado en segunda instancia presentarse a cargos electorales. "La ley de Ficha Limpia prevé claramente que los condenados por un tribunal colegiado son inelegibles", afirmó.

Lula, de 72 años, purga desde abril en Curitiba una pena de más de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Barroso también abogó por prohibir al PT usar la figura de Lula en su campaña para las presidenciales por televisión, que comenzó ayer sábado.

Y recomendó dar al PT un plazo de diez días para nombrar un reemplazante de Lula, que podría ser su compañero de fórmula, el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad.

Pero lejos de resignarse, el PT anunció su intención de multiplicar los recursos ante los tribunales y en las calles. "Vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza", prometió en un comunicado.

La defensa de Lula sostenía que Brasil debía acatar un reciente pedido de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para que el líder de la izquierda pueda seguir siendo candidato e incluso hacer campaña desde la cárcel.

Esa posición fue aceptada por el juez Edson Fachin, que votó a favor de Lula.

Su pronunciamiento causó sorpresa, dado que Fachin, a cargo de las investigaciones de corrupción de la operación Lava Jato en la Corte Suprema, suele estar alineado con los fiscales que desde hace cuatro años consiguieron encerrar o acusar a buena parte de la élite política y empresarial de Brasil.

Más juicios.

Lula, de 72 años, fue declarado culpable en julio de 2017 de beneficiarse de un apartamento en un balneario paulista, ofrecido por una constructora para obtener su mediación en contratos con Petrobras. La condena fue ratificada y ampliada en enero de este año por una corte de apelación.

Lula también tiene otros juicios pendientes.

El juez Barroso advirtió sobre la necesidad de aclarar el confuso panorama electoral.

"En este momento complejo y polarizado, la mejor alternativa es que la justicia electoral esclarezca con celeridad, transparencia y colectivamente el marco definitivo de los candidatos a presidente antes del horario electoral, que puede ser decisivo", expuso.

El juez Og Fernándes, al fundamentar su voto para que Lula no pueda ser cadidato sostuvo: "Lo que está en juego aquí hoy es la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y la Constitución".

El juez Admar Gonzaga, quien como abogado trabajó para la campaña de 2010 de la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, emitió el voto decisique selló la exclusión.

Reacción.

En función de la decisión del TSE, que prohíbe realizar actos de campaña por Lula y ordena retirar su nombre de las urnas electrónicas, el PT debe elegir otro candidato a la presidencia. Pero, la primera reacción de la fuerza política de izquierda fue de desafío.

"Ante la violencia cometida por el TSE contra los derechos de Lula y del pueblo que quiere elegirlo presidente, el PT seguirá luchando por todos los medios para garantizar su candidato en las elecciones del 7 de octubre".

"Vamos a presentar todos los recursos en los tribunasles; vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza", afirmó el PT.

Asimismo, sostiene que el TSE expone a Brasil ante el mundo como un país "que no respeta sus propias leyes, que no cumple sus compromisos internacionales y que manipula el sistema judicial, en complicidad con los medios, para hacer una persecución política. Es una casación políica basada en la mentira y la arbitrariedad, como se hacía en tiempos de la dictadura militar".

El PT sostiene que es mentira que la ley impida a Lula postularse, porque uno de los artículos dice que la condición de inelegible puede suspenderse cuando hay recursos a ser juzgados. "Y Lula tiene recursos tramitados en el Supremo Tribunal Federal contra la sentencia arbitraria", indica.

El partido también citó en su defensa la decisión no vinculante del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en la que pidió a Brasil dar amplias garantías para que Lula pueda participar de las elecciones, aunque esté en prisión. "El TSE no tiene autoridad para negar lo que dice un tratado internacional que Brasil firmó de manera soberana".

A su vez, Fernando Haddad, el compañero de fórmula presidencial de Lula, habló en una conferencia de prensa, en Pernambuco, en el noreste, el estado natal de Lula. "Vamos a mantener (...) una posición política, moral entorno al liderazgo de Lula y al deseo de más del 50% de los brasileños", declaró.

Mañana lunes, Haddad debe visitar a su líder político en la cárcel de Curitiba y por la tarde participará en mitines en Porto Alegre.

El analista político de la Fundación Getulio Vargas Eduardo Grin analizó así la perspectiva electoral: "El juego comienza ahora. A partir de ahora definitivamente el PT no puede retrasar más la decisión de hacer algo, (...) que es asumir públicamente que Lula no es candidato. Lula seguirá sobrevolando las elecciones brasileñas en este período. Lula no saldrá de las elecciones y eso significa que la estrategia comunicacional del PT ha sido exitosa".

Marina Silva, ahora segunda, dice que se cumplen  "ritos electorales"
Posición: Marina Silva irá al balotaje. Foto: Reuters

Marina Silva, Geraldo Alckmin y Ciro Gomes, tres de los principales aspirantes a la Presidencia de Brasil, coincidieron que la decisión de la Justicia que veta la candidatura presidencial de Lula da Silva permitirá una mayor claridad en el proceso electoral.

La ecologista Marina Silva, que cuenta con un 16% de la intención de voto para los comicios de octubre próximo según las encuestas, afirmó en un comunicado que "a partir de esta decisión del TSE, el proceso electoral podrá proseguir de acuerdo con los ritos legales".

"Ahora tendremos candidatos que pueden ser candidatos y la población podrá decidir", aseguró Silva a los electores cuando cumplía agenda de campaña en el estado de Río de Janeiro.

El socialdemócrata Geraldo Alckmin, quien estuvo en el estado de Ceará, en el noreste de Brasil, dijo que "no celebró" la decisión de la Justicia electoral con base en la ley "Ficha Limpia" porque era algo que se esperaba.

"La decisión judicial se respeta y se acata. El lado positivo es que ha aclarado (el escenario electoral). Ahora vamos a saber quien es el candidato. Es importante, la campaña ya ha empezado", afirmó Alckmin.

El laborista Ciro Gomes consideró que la prohibición de la participación del "mayor líder popular del país" en el proceso electoral supone un "trauma" para el país, pero opinó que "en toda tragedia hay un lado bueno".

"Estoy triste, pero el lado bueno es que ahora tendremos más claridad en el proceso", ya que "el pueblo brasileño podrá acompañar el debate con más nitidez", apuntó Gomes durante una caminata con electores en Curitiba, la capital regional del sureño estado de Paraná y donde Lula está en la cárcel.

Por su parte, el centrista Álvaro Dias, elogió la decisión de la Justicia porque la candidatura datura era una farsa y una afrenta.  FUENTE: EFE

un escenario diferente

¿Haddad logrará la mayoría?

La inhabilitación de la candidatura de Lula coloca al Partido de los Trabajadores (PT) ante el dilema de aferrarse a su encarcelado líder o de nombrar a Fernando Haddad (55 años, académico, ex ministro de Educación de los gobiernos del PT), su compañero de fórmula, para susituirlo en las elecciones del 7 de octubre.

Dentro del PT, las voces preocupadas por la derrota que pueden sufrir en las eleciones, que son también de legisladores y de gobernadores, pueden finalmente hacerse oír. Si Haddad es designado, su compañera de fórmula será Manuela DAvila, del Partido Comunista, según un acuerdo previo de dirigentes de ambos partidos. DAvila es una joven periodista de 36 años, ex diputada federal y actual diputada regional por Río Grande do Sul.

Un serio problema que enfrenta el PT es que las encuestas muestran una perspectiva desfavorable si el candidato es Haddad, ex alcalde de San Pablo, debido a que solo tiene entre 8% y 10% de intención de voto. Pero, el PT apuesta a su capacidad de representar a Lula y su mensaje y de convencer a los votantes que es el elegido del líder.

Sin duda, el escenario electoral cambia a partir de la decisión de TSE de excluir a Lula por motivos legales.

Hasta ahora, —como indica la última encuesta de Datafolha— Lula tiene 39% de intención de voto, seguido del ultraderechista Jair Bolsonado (excapitán del Ejército, de 63 años, del Partido Social Liberal) con 20%, la ecologista Marina Silva, (60 años, ex ministra de Medio Ambiente del gobierno de Lula, del partido Rede Sustentabilidade) con 16 %, Geraldo Alkcmin (65 años, exgobernador de San Pablo, del Partido de la Social Democracia Brasileña) y Ciro Gomes (60 años, ex ministro de Hacienda en 1994 y de Integración Nacional, de 2003 a 2006, del Partido Democrático Trabalhista) con entre 9% y 10% de apoyo ciudadano. La encuesta indica además que Lula derrotaría a cualquiera de los rivales en la segunda vuelta de las elecciones.

En ausencia de Lula, las encuestas muestran otro escenario. Bolsonaro iría al balotaje con Marina Silva y sería derrotado, ya que los votantes de izquierda le darán el apoyo a Silva y también suscita resistencia en otros sectores de la sociedad. En definitiva, la estrategia del PT y el transcurso de la campaña electoral definirán la nueva realidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º