Brasil vota

PT se aferra a Lula para salvarse en la elección

La Justicia decidirá si es candidato; Haddad hace la campaña.

Adinaldo Aparecido Batista exige la libertad de Lula. Foto: Reuters
Adinaldo Aparecido Batista exige la libertad de Lula. Foto: Reuters

Después de casi cinco meses en prisión, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva sigue escalando en las encuestas de intención de voto para las elecciones presidenciales del 7 de octubre y permanece omnipresente en la campaña electoral del Partido de los Trabajadpres (PT), que ha recurrido a la imagen del exsindicalista para mantenerse a flote.

Desde la cárcel de Curitiba, Lula continua manteniendo las riendas del partido y guía los pasos de su compañero de fórmula y posible sustituto en la carrera electoral, Fernando Haddad, quien le visita casi semanalmente en su también condición de abogado.

El exministro y exalcalde de São Paulo se ha alzado como el vocero del antiguo líder sindical y podría convertirse en el candidato del partido si finalmente la Justicia impide a Lula disputar las elecciones del próximo 7 de octubre tras ser condenado en segunda instancia por corrupción.

El Tribunal Federal Electoral (TFE) recibió hasta la noche del miércoles pasado, cuando vencía el respectivo plazo, un total de 16 impugnaciones contra la candidatura del exgobernante, incluyendo una de la propia Fiscalía General de la República.

Lidera.

La última palabra sobre la candidatura la tendrá el tribunal, que aún no se ha pronunciado sobre el asunto y tiene de plazo hasta el 17 de septiembre, cuando faltarán 20 días para las elecciones.

Pero el expresidente, al frente de las encuestas con cerca del 40% de intención de voto, es consciente de que el PT y su pupilo necesitan de él si quieren continuar vivos en la batalla electoral y por eso su imagen y su nombre les acompaña en todo momento.

Antes de ser detenido, el pasado 7 de abril, Lula dejó grabado un mensaje que ha sido incluido en el primer video de campaña del PT y en el que agradece a "todos los brasileños que siguen saliendo a las calles para defender sus jubilaciones, su educación y sus aumentos salariales".

Lula critica implícitamente el gobierno del presidente Michel Temer, a quien acusa de cortar los derechos de los más pobres, y defiende la inclusión "del pueblo" en la rueda económica, la principal bandera del Gobierno que comandó entre 2003 y 2010.

En el video, que contiene imágenes de Lula en los brazos de cientos de personas, también aparece Haddad: "Creían que el pueblo iba a abandonarlo. Creían que íbamos a abandonarlo. Nuestro presidente es Lula. Nada de eso ha sucedido", asegura.

Aunque el PT no lo ha reconocido explícitamente, Haddad es el "Plan B" si la justicia electoral decide vetar la candidatura de Lula y por ello el partido confía en que el extornero mecánico consiga transferirle parte de sus votos hasta el próximo 7 de octubre.

Lula tiene el 37% del favoritismo, una ventaja de casi veinte puntos porcentuales frente al segundo colocado, el ultraderechista Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) con 18%, de acuerdo con una encuesta publicada esta semana por el instituto Ibope que sigue sin despejar interrogantes sobre el incierto panorama político.

Sin Lula, los indecisos aumentan y Bolsonaro se coloca al frente con un 20 % de votos, mientras que Haddad tan sólo obtendría el 4 %, un nivel insuficiente si el PT quiere llegar a una segunda vuelta en las elecciones de octubre, las más inciertas en las últimas décadas.

A su vez, la última encuesta de Datafolha indica que Lula tiene una intención de voto de 39%, y segudo está Bolsonaro con 19%.

"Somos Lula, somos millones de Lula", asegura Haddad en otro de los vídeos divulgados esta semana por el Partido de los Trabajadores, mucho más emotivo y en el que aparecen fragmentos del último discurso del expresidente a las puertas del sindicato antes de ser preso el pasado 7 de abril.

Sobre un camión y rodeado de centenares de seguidores, Lula emocionó entonces a su militancia y pretende hacerlo de nuevo aún estando entre rejas: "Los poderos podrán matar uno, dos o tres rosas, pero no podrán detener la llegada de la primavera y nuestra lucha es en busca de la primavera".

En el vídeo, su delfín político se compromete a ser la voz de Lula en las calles y llevar sus "ideas y sueños" por el país.

Por ello, una de las primeras paradas del exalcalde de São Paulo en el inicio de la campaña ha sido el nordeste, bastión electoral de Lula y donde tiene un apoyo del 59 % del electorado, frente al 11 % de Bolsonaro, el 5 % del laborista Ciro Gomes y la ecologista Marina Silva, de acuerdo con otra reciente encuesta.

Haddad, candidato a la Vicepresidencia en la fórmula de Lula, tan sólo tiene un 5 % de apoyo en esa pobre región del país -frente al 4 % a nivel nacional-, lo que exhibe la falta de popularidad del exministro de Educación frente a su padrino político y la importancia de la transferencia de votos.

En medio de un incierto escenario cuando falta un mes y medio para las elecciones, el PT sigue agarrándose a la imagen de Lula como tabla de salvación.

La Justicia ha impedido al exmandatario grabar entrevistas desde dentro de la prisión, pero fuentes del partido aseguran que "grabó muchos vídeos inéditos antes de ser preso injustamente" y que seguirán siendo usados durante la disputa electoral.

Pedido.

Los abogados de Lula presentaron un pedido al TFE para que se le reconozca a este el derecho de participar en la campaña electoral mediante la concesión de entrevistas a los medios de comunicación.

Según el recurso presentado, Lula puede ofrecer entrevistas incluso preso o ser representado en las mismas por su candidato a vicepresidente y vocero, Haddad.

El PT informó que los abogados de Lula argumentan en su petición que, "incluso condenado injustamente, el expresidente mantiene intactos sus derechos políticos, incluyendo los de votar y ser votado como candidato presidencial".

Agregan que la ley electoral garantiza que todos los candidatos reciban tratamiento igualitario por parte de los medios.

El recurso recuerda que varios medios de comunicación solicitaron autorización para entrevistar a Lula en su celda, pero las mismas fueron negadas por el tribunal de ejecuciones penales de Curitiba.

En otra petición ante el tribunal electoral, la defensa de Lula pidió que se le garantice el derecho de recibir el mismo tiempo de cobertura en los medios de comunicación que el de los demás candidatos.

Algunos medios argumentan que no pueden ofrecer informaciones diarias sobre la campaña de Lula como lo hacen de los demás aspirantes debido a que el líder socialista está preso e impedido de participar en actos electorales.

Solo ingresarían 208 diputados nuevos y 305 lograrían retornar

Brasil

El vencedor de las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, tendrá que lidiar con el Congreso menos renovado en las dos últimas décadas y que actualmente es dominado por grupos conservadores y corporativistas. De acuerdo con proyecciones de analistas, el Congreso que saldrá de las urnas poco cambiará respecto al actual, que en su mayoría apoya al presidente Michel Temer.

Las proyecciones de poca renovación en el Legislativo se conocen en el marco de una selecciones presidenciales altamente atomizadas. En caso de que la Justicia finalmente vete la candidatura de Lula, según las encuestas, Bolsonaro, se medirá en una segunda vuelta a la líder ecologista Marina Silva o al laborista Ciro Gomes. Los tres representan pequeños partidos y carecen de amplias alianzas. El único de los 13 candidatos con teórico apoyo expresivo en el Congreso sería el socialdemócrata Geraldo Alckmin.

Independiente de quien venza las presidenciales, el próximo jefe de Estado seguirá dependiendo de un Congreso dominado por formaciones centristas e identificadas con intereses particulares como los de hacendados, iglesias evangélicas y empresas

Según el Departamento Intersindical de Asesoría Parlamentaria (Diap), una entidad especializada en estudios políticos, proyecta que 305 de los 407 actuales diputados que se potulan a la reelección la conseguirán y que sólo ingresarán 208 caras nuevas a la Cámara Baja.

Bolsonaro: defensa con armas está en la biblia
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

Jair Bolsonaro, afirmó que las armas son "inherentes" al ser humano y a su defensa, algo que, a su juicio, está recogido "en la Biblia".

"La propia Marina Silva dio una entrevista este año a la revista Marie Claire diciendo que solo no sufrió violencia cuando era joven, porque tenía una escopeta consigo", dijo Bolsonaro tras un acto de campaña en Araçatuba, en el estado de Sao Paulo. Agarró a un niño en brazos y lo invitó a hacer la señal de un arma disparando con el dedo índice y pulgar de la mano. "¿Sabes disparar? ¿Sabes dar tiros? Dispara. Un policía tiene que disparar", dijo Bolsonaro al menor, que estaba disfrazado con las ropas de un policía militarizado.

Terminado el acto, Bolsonaro fue preguntado O Estado de Sao Paulo por el episodio con el niño, y respondió "no ver ningún problema" con el gesto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º