ESPAÑA

PSOE acepta una coalición pero sin el líder de Podemos

Pedro Sánchez apuesta su investidura a un acuerdo que no incluya a Pablo Iglesias en el nuevo gabinete.

Reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Foto: Reuters
El gesto de Sánchez es claro, no quiere a Iglesias: “Necesito a un vice que defienda la democracia”. Foto: Reuters

España vivirá una semana de vértigo a partir de lunes. Ese día comenzará el proceso de investidura del presidente Pedro Sánchez en el Parlamento, y todo se encamina a un gobierno de coalición entre el oficialista Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el izquierdista Unidos Podemos (UP).

Pero hay un problema: qué hacer con Pablo Iglesias, el líder de UP al que Sánchez no quiere en su gabinete.

Así lo dejó claro ayer jueves el propio Sánchez en una entrevista con el canal privado La Sexta. La exigencia de Iglesias de entrar en el gabinete es “el principal escollo” a un acuerdo entre PSOE y UP, dijo.

“No se dan las condiciones para que Iglesias sea miembro de ese gobierno”, afirmó Sánchez con semblante severo. Y añadió: “un gobierno con Iglesias dentro no funcionaría, estaría paralizado” por las “contradicciones internas” de la izquierda radical y las “diferencias sustanciales” sobre todo en cuestiones claves, como el independentismo en Cataluña.

“Pablo Iglesias habla de presos políticos y yo necesito un vicepresidente que defienda la democracia”, dijo Sánchez.

El presidente también envió un mensaje a los líderes del Partido Popular (PP), Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, para que se abstengan la próxima semana en la sesión de investidura. No por él, dijo, sino “por España”.

El proceso para confirmar a Sánchez comenzará el lunes 22, con su discurso en el Congreso, y la primera votación tendrá lugar un día después, el martes 23. Si Sánchez no obtiene mayoría absoluta, habrá una segunda votación el jueves 25 en la que le bastaría tener una mayoría simple.

El PSOE ganó las elecciones de abril con 123 diputados, lejos de la mayoría absoluta (176), por lo que necesita el apoyo de UP (42) y de otros partidos menores.

En caso de que la investidura de Sánchez no tenga éxito, habría que ver si el rey Felipe le propone de nuevo para un nuevo intento de formar gobierno en septiembre, con la perspectiva en el peor de los casos de una repetición de las elecciones en noviembre.

El “número dos” del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, advirtió que sería “un error” pensar en una negociación en septiembre, y urgió a los demás partidos a evitar nuevas elecciones, después de que ya ha habido tres en los últimos tres años y medio.

“No tenemos derecho a desoír a los españoles... No podemos obligarles a votar cuatro veces en cuatro años”, afirmó.

Sánchez ayer subrayó que su oferta de incluir a miembros “cualificados” de UP en el gabinete sigue en pie solo “hasta la próxima semana”. Si fracasa su investidura, el hipotético acuerdo con UP “ya no pasará por un gobierno de coalición”, remarcó el presidente en funciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)