TENSIÓN SOCIAL

Protestas y violencia en varios países contra restricciones por la pandemia del COVID-19

En Holanda, por segunda noche consecutiva, los opositores al toque de queda protagonizaron manifestaciones que derivaron en enfrentamientos con la policía.

Manifestación en Ámsterdam pide el fin de las restricciones por la pandemia del COVID-19. Foto: AFP
Manifestación en Ámsterdam pide el fin de las restricciones por la pandemia del COVID-19. Foto: AFP

En un mundo con controles fronterizos cada vez más importantes, las restricciones y el confinamiento para luchar contra el coronavirus están provocando disturbios y manifestaciones, como fue el caso en Holanda por segunda noche consecutiva.

La única esperanza es la campaña de vacunación, pero avanza de forma desigual. En Estados Unidos el presidente Joe Biden apuesta a que gracias a ella sus conciudadanos tendrán inmunidad colectiva para el verano, pero en muchos otros países la campaña está estancada por falta de dosis o apenas ha comenzado por falta de recursos.

Mientras tanto, la paciencia de la gente está siendo puesta a prueba por una pandemia que desde hace un año limita las libertades y hace que miles de personas pierdan su trabajo, algunas de las cuales luchan ahora por alimentarse.

En Holanda, por segunda noche consecutiva, los opositores al toque de queda protagonizaron manifestaciones que derivaron en enfrentamientos con la policía.

En grandes ciudades como Ámsterdam, Róterdam y La Haya, pero también en otras localidades (Amersfoort, Geleen, Den Bosch, Haarlem...), el toque de queda impuesto este fin de semana en el país por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial dio lugar a violentos disturbios, con enfrentamientos con la policía y actos de vandalismo contra comercios.

El lunes por la noche, más de 70 personas habían sido detenidas, según la televisión pública holandesa NOS. La noche anterior habían estallado disturbios similares en varias ciudades, que se saldaron con al menos 250 detenciones.

Fuerzas policiales durante una protesta contra las restricciones por el COVID-19 en Ámsterdam. Foto: Reuters
Fuerzas policiales durante una protesta contra las restricciones por el COVID-19 en Ámsterdam. Foto: Reuters

El primer ministro, Mark Rutte, condenó la “violencia criminal” de “los peores disturbios en 40 años”.

En Trípoli, una gran ciudad del norte del Líbano donde el índice de pobreza es el más alto del país, jóvenes manifestantes protestaron el domingo por la noche contra las medidas de confinamiento, que los están llevando a la miseria. La Cruz Roja libanesa informó de más de 30 heridos. El país ha ampliado el confinamiento estricto hasta el 8 de febrero.

El día anterior, en un barrio de Tel Aviv (Israel), hubo enfrentamientos entre policía y judíos ultraortodoxos que protestaban contra el confinamiento. Trece personas fueron detenidas.

El COVID-19 mató a al menos a 2,1 millones de personas y ha contaminado a más de 99,6 millones en todo el mundo, según un balance de la AFP.

Las regiones más afectadas siguen siendo Europa, con 705.375 fallecidos y 32.279.350 contagios, y América Latina y el Caribe (575.976 fallecidos y 18.241.436 contagios).

En Estados Unidos, país con más muertos por el COVID-19 (más de 420.000) el presidente Joe Biden se mostró optimista y dijo el lunes esperar que “para el verano estaremos mucho más cerca de la inmunidad de rebaño”.

El gobierno de Biden pone en vigor la prueba negativa obligatoria de COVID-19 para todos los viajeros que lleguen a Estados Unidos por vía aérea.

En Brasil, el segundo país más castigado del mundo (al menos 217.664 fallecidos), el estado de Amazonas quedó confinado desde el lunes por una semana. Su capital, Manaos, ha registrado ya más de 3.000 decesos en lo que va de mes, el más mortífero desde que estalló la pandemia.

A nivel global se han administrado más de 64 millones de dosis de vacunas en al menos 68 países o territorios, según un balance de AFP.

Sin embargo, la brecha entre ricos y pobres está aumentando, lo que preocupa a la Organización Mundial de la Salud, que necesita 26.000 millones de dólares para su plan para acelerar el acceso a las herramientas de lucha contra el COVID-19.

“El nacionalismo de las vacunas podría costar a la economía mundial hasta 9,2 billones de dólares”, dijo el lunes el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, citando un estudio de la Cámara de Comercio Internacional.

En Europa, las campañas de vacunación también se ven obstaculizadas por los retrasos en la entrega y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen advirtió el martes que los fabricantes “deben cumplir sus promesas y sus obligaciones”.

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, se mostró por su parte partidario de restringir las exportaciones de vacunas producidas en la UE.

Para paliar las demoras, algunos proponen espaciar las dosis para así llegar rápidamente a más personas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados