El asesinato de Jamal Khashoggi

El príncipe se desliga de la muerte del periodista

El heredero saudí calificó el crimen de “incidente repulsivo”.

El príncipe heredero Mohamed bin Salmán (centro). Foto: AFP
VEA EL VIDEO. Foto: AFP

"Incidente repulsivo". Así calificó ayer miércoles el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, en sus primeras declaraciones sobre este caso que provocó un escándalo internacional.

Tras una conversación telefónica con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dedicada al asesinato el 2 de octubre en el consulado del reino en Estambul, Mohamed bin Salmán prometió que "no se romperán los vínculos con Turquía".

"El incidente fue muy doloroso para todos los saudíes, es un incidente repulsivo y nadie puede justificarlo", dijo el príncipe heredero en el Future Investment Initiative (FII), una conferencia económica celebrada en Riad, considerada la "Davos del desierto" de la que se bajaron varias personalidades y empresas internacionales por la muerte de Khashoggi.

"Los responsables deberán rendir cuentas (...) y al final prevalecerá la justicia", aseguró el hombre fuerte del reino saudí, hablando en árabe.

Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudita. Foto: Reuters
Mohamed bin Salmán. Foto: Reuters

El régimen saudí mantuvo durante dos semanas la versión de que Khashoggi, quien tenía 59 años, salió vivo de la legación diplomática, donde acudió a realizar unos trámites administrativos de cara a su matrimonio. Pero ante la presión internacional, el reino aceptó el sábado que el periodista murió en el consulado tras una "reyerta". Ese día, anunció arrestos y destituciones en los servicios de inteligencia.

Turquía lleva a cabo su propia investigación y Erdogan afirmó que el asesinato fue planeado meticulosamente. Además, pidió que "todos" los que "desempeñaron un papel" en este asesinato sean "castigados", incluso aquellos que "ordenaron" la muerte.

"Sangre en las manos".

En Irán, gran rival regional de Arabia Saudí, el presidente Hasan Rohani afirmó el miércoles que era impensable que un país cometa tal crimen "sin el apoyo de Estados Unidos".

Hasan Rohani. Foto: Archivo.
Hasan Rohani. Foto: Archivo

Por su parte, el presidente Trump afirmó el martes que la muerte del periodista dio pie a uno de los "peores encubrimientos de la historia". Interrogado por The Wall Street Journal sobre la eventual implicación de MBS en el asesinato de Khashoggi, Trump recordó que el príncipe "está a cargo" de Arabia Saudí en este momento. "Por lo tanto si alguien hubiese podido estar implicado sería él", afirmó.

Estados Unidos anunció que revocaría las visas de los saudíes implicados en el asesinato de Khashoggi. Esta medida, la primera concreta sobre el caso, alcanza a 21 personas, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

"Estas sanciones no van a ser la última palabra de Estados Unidos en este tema", indicó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

La primera ministra británica, Theresa May, anunció este miércoles que también revocaría las visas para el Reino Unido de aquellos sospechosos que las tuviesen.

Theresa May obtuvo un periodo de transición de dos años. Foto: Reuters
Theresa May. Foto: Reuters

Francia indicó que impondrá sanciones "si la responsabilidad de Arabia Saudí se demuestra".

El miércoles, un diario turco cercano al poder informó que los servicios de inteligencia turcos comparten informaciones sobre la investigación con la directora de la CIA, Gina Haspel, que el martes llegó a Estambul.

Un pozo en la residencia del cónsul de Arabia Saudí en Estambul centra la investigación de la Policía turca. La inspección del pozo, de 25 metros de profundidad, no pudo llevarse a cabo en un primer momento debido a que las autoridades saudíes no habían dado el permiso correspondiente para registrar el jardín y el pozo. El cuerpo de Khashoggi aún no fue encontrado.

Un asesor de Erdogan dijo que el príncipe heredero tiene "sangre en sus manos" por Khashoggi, el lenguaje más fuerte utilizado hasta la fecha por alguien ligado al presidente turco. "Es una desgracia que alcanza directamente al príncipe heredero Salmán. Al menos cinco miembros del equipo ejecutor son manos derechas de Salmán y es gente que no actuaría sin su conocimiento", escribió Ilnur Cevik, un asesor de Erdogan, en el diario Yeni Birlik.

"Incluso aunque el presidente de Estados Unidos salve a Salmán, a los ojos del mundo es una persona cuestionable con la sangre de Khashoggi en sus manos", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)