VIDEO

El principal socio de Dilma se apresta para la ruptura

Un ministro del PMDB ya renunció y el partido oficializa hoy la escisión.

A horas de un día clave para el futuro del gobierno de Dilma Rousseff, la ruptura comenzó a dibujarse. El principal socio del Partido de los Trabajadores (PT), el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) resolverá hoy su alejamiento de la coalición, lo que según comunicó el líder del sector el vicepresidente Michel Temer al expresidente Luíz Inácio Lula da Silva el domingo pasado ya es definitivo. Y ayer en los hechos comenzó a concretarse con la primera renuncia al gabinete del ministro de Turismo, Henrique Alves, un veterano afiliado al PMDB.

Paralelamente, el fiscal general de la nación, Rodrigo Janot propuso una fórmula que podría zanjar la situación de Lula, permitiéndole que asuma como ministro de gobierno pero sin los fueros.

Así llega hoy el gobierno de Dilma Rousseff a una de las peores crisis políticas y económicas de la historia moderna de este país.

Ruptura.

"El momento nacional coloca ahora al PMDB, mi partido desde hace 46 años, ante el desafío mayor de elegir su camino, bajo la presidencia de mi compañero de tantas luchas, Michel Temer", señaló Alves en un comunicado en el que justificó su renuncia.

El ahora exministro asumió la cartera en abril del año pasado, cuatro meses después de que Rousseff fuera investida para su segundo mandato, y su salida del Gobierno se produce a cinco meses de que se celebren los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Alves, un político cercano al vicepresidente Temer, admitió que el diálogo con el Gobierno "se acabó" y pidió la comprensión de la presidenta, quien, según dijo, "aprecia por encima de todo la coherencia ideológica y la lealtad a su propio partido".

"No niego que sea fácil, pero consciente, coherente, respetando mi (estado) Río Grande del Norte, y siempre -como todos nosotros- en la lucha por un Brasil mejor", agregó.

La salida de Alves anticipó la decisión que, según varios políticos de la formación, mañana tomará el PMBD, quien hasta hoy ocupaba siete ministerios en el Ejecutivo de Rousseff.

Rousseff conversó horas antes con varios ministros del PMDB, que cuenta con 7 asientos en el gabinete, para convencerlos de que permanezcan en el gobierno y no se sumen a la corriente "sesionista" que es la mayoritaria en esa agrupación.

Uno de los funcionarios "pemedebistas" recibidos por Rousseff en el Palacio del Planalto fue Eduardo Braga, titular de la cartera de Minas y Energía, quien el fin de semana declaró a un diario de San Pablo que es equivocado ser "precipitado" y dar un portazo al gobierno. La posición moderada de Braga es compartida por el ministro de Salud Marcelo Castro, quien afirmó que su partido tiene que "colaborar" para remontar la crisis.

No obstante, el líder del PMDB aseguró que el 80% de los representantes nacionales del partido están de acuerdo en la ruptura.

El "desembarque" del PMDB puede poner en juego la supervivencia política de la presidenta, que enfrenta un proceso en el Legislativo y necesita el apoyo de su principal socio de Gobierno para esquivar el juicio parlamentario.

Con 69 de los 513 diputados, el PMDB es la primera minoría en la Cámara Baja y también lo es en el Senado, en el que ocupa 18 de los 81 escaños.

Gobierna además en siete de los 27 estados del país, pero su mayor base está en el plano municipal, en el que cuenta con 1.041 de las 5.570 alcaldías del país.

El distanciamiento entre el PMDB y la presidenta Rousseff se ha intensificado en los últimos meses y ha agravado la crisis política en la que se encuentra sumergido el país además sumido en una profunda recesión económica.

Discusión.

El líder del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, y Gilmar Mendes, miembro Tribunal Supremo de Brasil, discuten en Lisboa sobre la Constitución en contextos de crisis políticas.

"La Constitución en el contexto de las crisis políticas y económicas" será el tema que reunirá a varias decenas de juristas y políticos de Portugal y de Brasilen la Facultad de Derecho de la Universidad de Lisboa, donde se celebrará el seminario entre hoy y el jueves.

En plena agitación política, económica y social en Brasil, Gilmar Mendes será uno de los principales intervinientes del congreso luso-brasileño, después de que se confirmarse que el vicepresidente de Brasil, Michel Temer, no estará en estas jornadas como estaba inicialmente previsto.

Mendes se dio a conocer al suspender el pasado 18 de marzo de forma cautelar el nombramiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como influyente ministro de la Presidencia, al que, además, le negó el fuero privilegiado.

Lula da Silva culpó a los medios por la crisis.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó ayer que algunos medios de comunicación están generando en el país un "clima" similar al que vivió Venezuela a comienzos de este siglo (2002), con un intento de golpe contra el entonces mandatario Hugo Chávez. "Conozco la situación venezolana desde 1998 y algunos sectores de comunicación de este país están generando en Brasil el mismo clima de Venezuela. En este clima es más difícil programar el futuro", dijo Lula a corresponsales extranjeros.

Colegio de Abogados presentó pedido de juicio contra Dilma.

La Orden de Abogados, órgano colegiado que reúne a los profesionales del derecho de Brasil, solicitó ayer a la Cámara de Diputados la apertura de un segundo juicio político con miras a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Esta solicitud formal, presentada en medio de tumultos ante la Mesa Directora de la Cámara Baja, se suma a otra que ya tramita en el Congreso y en la que Rousseff es acusada de irregularidades en los balances que el Gobierno presentó en los últimos dos años.

La acción intentada por el Colegio de Abogados fue aprobada por 26 de los 27 directorios de ese organismo en el país y, además de esa misma acusación, incluye sospechas de que Rousseff intentó obstruir a la justicia en las investigaciones sobre el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras. Ese último punto fue reforzado con el nombramiento, por ahora suspendido por el Tribunal Supremo, del antecesor y padrino político de la mandataria, Luiz Inácio Lula da Silva, como ministro de la Presidencia, pese a que responde en dos causas por supuesta corrupción. EFE

La presidenta no pudo retener a su principal socio, el PMDB. Foto: AFP
La presidenta no pudo retener a su principal socio, el PMDB. Foto: AFP
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)