HISTORIA

La princesa influencer sin corona

Victoria Saboya, de apenas 17 años, fue catapultada como heredera y reclama el trono inexistente de Italia.

Victoria Saboya. Foto: Emanuele Filiberto di Savoia.
Victoria Saboya. Foto: Emanuele Filiberto di Savoia.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Cuando su nieta cumplió 16 años, Víctor Manuel de Saboya, hijo del último rey de Italia, le hizo un regalo importante.

En un decreto formal firmado en 2019, el “duque de Saboya, príncipe de Nápoles y por la gracia de Dios heredero directo a la jefatura de la Casa de Saboya”, enmendó una ley medieval que durante siglos restringió la sucesión de su linaje real a los herederos varones.

Con ese gesto, Víctor Manuel catapultó a su “amada nieta” Victoria Cristina Clara Adelaida María varios eslabones arriba dentro la cadena alimenticia de la realeza, convirtiéndola en la primera mujer en 1.000 años de historia en ser revestida con la autoridad para encabezar la familia Saboya y reclamar eventualmente el trono de la difunta monarquía.

“Fue el mejor regalo que me pudo hacer”, dice Vittoria Cristina Chiara Adelaide Maria di Savoia, tal su nombre en italiano, desde su hogar en París. La joven tiene ahora 17 años y es una influencer de Instagram en rápido ascenso.

Tanto su padre en Monte Carlo como su madre en París y sus abuelos en Gstaad, Suiza, están encantados con el ascenso de Victoria a la jefatura de la familia aspirante al trono de Italia, pero hay una rama rival de los Saboya que no está contenta para nada. “Es totalmente ilegítimo”, bramó Aimón de Saboya-Aosta, duque de Apulia, uno de sus primos y rival aspirante al trono, que trabaja como ejecutivo en la filial de la empresa Pirelli en Moscú.

Y así empezó el capítulo más reciente de una disputa dinástica eterna entre los pretendientes al presunto trono italiano, una disputa no exenta de enconados rencores, opiniones encontradas de expertos nobiliarios, a lo que viene a sumarse el ascenso de Victoria a la aristocracia de las redes sociales.

Desconocidos

Lo que no hay, mal que les pese, es corona alguna para el ganador.

Italia es una república que abolió la monarquía hace 75 años, por su calamitoso apoyo al régimen de Mussolini, y los italianos tiene cero interés en una restauración monárquica.

“Nunca digas nunca”, dice el padre de Victoria, Manuel Filiberto de Saboya, personalidad de la televisión italiana que reclama para sí el título de “príncipe de Venecia”, nombre del restaurante que tiene en Los Ángeles. El aristócrata dice que obviamente la monarquía no retornará “mañana”, pero no tiene hijos varones y la familia necesitaba que uno de sus miembros se pusiera a la cabeza de la casa real y mantuviera sus históricos reclamos.

Pero los italianos que quieren un regeso monárquico son muy pocos, incluso en Carignano, la localidad italiana ancestral de la rama de la familia de Víctor Manuel y pueblo del que Victoria se convirtió en princesa el día de su 16° cumpleaños.

“No sé quién es”, dicen los adolescentes, los de mediana edad y los ancianos con bastón que caminan por la Piazza Savoia, antes castillo, hoy playa de estacionamiento.

Como todo no-déspota recientemente ilustrado, los Saboya aducen las mejores intenciones y altos ideales para haber modificado el orden sucesorio, como la adopción de los valores de la Unión Europea y el empoderamiento de las mujeres. Actualmente, Manuel Filiberto está abocado a la realización de una seria televisiva tipo The Crown sobre su abuela, la reina María José de Bélgica, también princesa de Sajonia-Coburgo y Gotha.

“Una gran antifascista”, dice Victoria, quien además dijo que era un modelo a seguir.

Una reina instagramer

Victoria Saboya, de 17 años y heredera del trono de una monarquía desaparecida hace 75 años, da pasos fuertes en la red social Instagram. Tiene casi 50.000 seguidores y desde allí comparte postales de su día a día en París o sus viajes por Europa. De a poco suma opiniones políticas y está puliendo su discurso a la altura de una aspirante al trono.

MÁS

Buscan la simpatía italiana

Víctor Manuel IV de Saboya, actualmente de 84 años, es el hijo del último rey de Italia. Su reputación no se vio beneficiada cuando fue acusado de matar por accidente a un turista alemán con un disparo de rifle desde su yate, frente a la costa de Córcega, en 1978.

En 2006, cuando Italia permitió que él y su hijo, el padre de Victoria, regresaran al país, el patriarca estuvo preso por vínculos con el juego ilegal y la prostitución, aunque finalmente, fue absuelto de esos cargos.

Su hijo Manuel Filiberto (padre de Victoria) trabaja como el más esforzado de los plebeyos de la farándula. Hace 20 años que viene tratando de ganarse la simpatía de la escéptica opinión pública italiana a través de los programas de variedades en TV. Es el juez estrella de un programa de talentos en el que él mismo compitió. Ganó la versión italiana de Bailando con las Estrellas, estuvo a punto de ganar el Festival de la Canción de San Remo con una canción de su propia autoría llamada “Italia, Amore mio”, y participó de un programa en el debía ir probando diversos trabajos y profesiones comunes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados