Los "chalecos amarillos" franceses

Primeras señales de escasez por la revuelta en Francia

Los estudiantes de secundarias se sumaron a los “chalecos amarillos”; cae la actividad económica.

Cortes de rutas y bloqueos de depósitos de combustibles en varios puntos de Francia. Foto: AFP
Cortes de rutas y bloqueos de depósitos de combustibles en varios puntos de Francia. Foto: AFP

En Francia continuaron ayer lunes por tercera semana consecutiva las protestas de los "chalecos amarillos" en contra de la política fiscal del presidente Emmanuel Macron, donde además en Niza y Toulouse se sumaron los estudiantes de secundaria. Las propuestas ya están teniendo impacto en la producción industrial francesa.

Miles de estudiantes de secundaria se manifestaron ayer lunes en Niza y Toulouse en apoyo a los "chalecos amarillos", mientras el gobierno buscaba una salida a la grave crisis provocada por el movimiento tras las manifestaciones violentas del sábado.

Unos 4.000 estudiantes se manifestaron en Niza al grito de "¡Macron renuncia!", y paralizaron en parte la circulación. Por su parte, unos 1.300 estudiantes participaron en las protestas en Toulouse, en el suroeste, donde hubo enfrentamientos con la policía, con saldo de siete heridos y 11 detenidos tras escenas de robos y daños a comercios, según la prefectura.

La tensión aumentó en la tarde, cuando un joven con el rostro ensangrentado fue detenido por las autoridades entre los abucheos de algunos "chalecos amarillos" y peatones presentes, constató la AFP.

El gobierno francés se reunió ayer lunes con miembros de la oposición para buscar una salida a la crisis abierta por los "chalecos amarillos", un colectivo que protesta contra la política fiscal y social de Macron.

El sábado, unas 136.000 personas participaron en la tercera jornada de protestas nacionales convocadas por este colectivo, que degeneraron en caos, sobre todo en París, donde se produjeron saqueos e incendios.

Los hechos en París fueron de "una gravedad sin precedente", dijo el domingo el prefecto de policía Michel Delpuech, quien lamentó la "violencia extrema e inédita" contra las fuerzas del orden con "lanzamiento de martillos" y "bolas de acero".

Un total de 263 personas resultaron heridas en todo el país.

Escasez de gasolina.

Macron, que regresó el domingo del G20 en Buenos Aires, no se ha pronunciado aún sobre los desmanes.

Los bloqueos de varios depósitos de combustible en todo el país —desde Normandía hasta la región mediterránea— causaron ayer lunes los primeros reportes de escasez de gasolina.

En Bretaña, varias estaciones de servicio se quedaron sin combustible total o parcialmente, lo que obligó a las autoridades locales a tomar medidas de racionamiento. Los depósitos de petróleo de Le Mans, Grand-Quevilly también fueron bloqueados, así como el del puerto de Fos-sur-Me.

Este último bloqueo fue criticado incluso dentro del movimiento de los "chalecos amarillos", donde algunos lamentaron la presencia en las protestas de "elementos radicalizados".

Los cierres de los depósitos de petróleo de Donges y La Rochelle, en el oeste de Francia, se levantaron el lunes por la mañana tras la intervención de la policía.

El tráfico también seguía interrumpido en varias carreteras francesas, a causa de que los manifestantes instalaron barreras con las que filtraron la circulación.

Caída actividad.

La actividad económica se está resintiendo en Francia como consecuencia de las protestas, con caídas en particular en los servicios, pero también en la industria, un impacto que el Gobierno calificó ayer lunes de "severo". En una declaración a la prensa tras reunirse con las principales organizaciones profesionales, el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, dijo que se han constatado caídas "del orden del 15 al 25%, según los sectores".

El descenso para los grandes grupos de distribución es del 15 al 25%, para el pequeño comercio del 20 al 40%, para los mercados mayoristas del 15% y para los restaurantes "al me-nos del 20 al 50%" dependiendo de los lugares, explicó Le Maire. Además, advirtió que se ha constatado un descenso de las reservas en los hoteles del 15 al 20%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)