elecciones

Bolsonaro tras votar: "no queremos ser el día de mañana como la Venezuela de hoy"

Las encuestas indican que en una segunda vuelta los dos políticos, Bolsonaro y Haddad, que son también los que tienen mayor índice de rechazo, estarían en empate técnico, con tendencia a favor de Bolsonaro.

Bolsonaro llega a votar. Foto: Fernando Souza, AFP
Bolsonaro llega a votar. Foto: Fernando Souza, AFP

Tras emitir su voto bajo fuerte protección policial en la zona oeste de Rio de Janeiro, Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), reiteró su expectativa de liquidar el pleito sin necesidad de segunda vuelta, prevista el 28 de octubre si ningún candidato obtiene más de la mitad de los votos válidos.

"El 28, vamos a la playa", declaró el excapitán del Ejército, de 63 años, que el 6 de septiembre fue apuñalado en el abdomen durante un mitin de campaña.

"Brasil no puede seguir en este camino al socialismo. No queremos ser el día de mañana como la Venezuela de hoy", afirmó Bolsonaro, cuyo principal consejero económico, Paulo Guedes, propone mantener las medidas de austeridad del presidente saliente Michel Temer y lanzar un plan de privatizaciones para sanear las deficitarias cuentas del Estado.

El segundo colocado en los sondeos, Fernando Haddad (25%), designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT izquierda) en sustitución del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, fue recibido en una oficina de voto de la zona sur de Sao Paulo al grito de "Brasil, urgente, Haddad presidente", en tanto que vecinos de ese acomodado barrio golpeaban sus cacerolas para expresarle su rechazo.

En declaraciones a la prensa, Haddad se dijo convencido de que los brasileños volverán a las urnas dentro de tres semanas. "Habrá segunda vuelta. La segunda vuelta siempre es una oportunidad renovada de comparar proyectos", afirmó.

Seguidores de Bolsonaro en su condominio en Río de Janeiro durante las elecciones. Foto: Fernando Souza, AFP
Seguidores de Bolsonaro en su condominio en Río de Janeiro durante las elecciones. Foto: Fernando Souza, AFP

¿Puede Bolsonaro ganar en primera ronda?

"Si entre hoy y mañana cada uno de ustedes consigue ganar apenas un voto, liquidamos el asunto en la primera vuelta. Podemos hacerlo. Hay aún muchos indecisos, mucha gente que busca el voto útil", afirmó el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro en un video difundido en su cuenta de Facebook. Y es que las elecciones presidenciales más polarizadas de la historia reciente de Brasil se iniciaron este domingo, con Bolsonaro en posición de favorito en la primera vuelta tras una belicosa campaña que expuso las tensiones de una democracia convulsionada por múltiples crisis.

Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), tuvo un fuerte crecimiento en las encuestas después de ser apuñalado en un mitin el 6 de septiembre y llegó en los sondeos del sábado al 40% de votos válidos (que excluyen los votos en blanco y los nulos).

Le sacó entre 15 y 16 puntos de ventaja a su más inmediato contendiente, Fernando Haddad, sustituto del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).
Y espera ahora un empuje final para evitar una segunda vuelta, el 28 de octubre.

Los analistas ven posible, aunque poco probable, que la victoria en primera ronda ocurra. La principal incógnita reside en el número de electores "ocultos" de Bolsonaro entre los que afirman que votarán en blanco (6% a 7%) o se declaran indecisos (4% a 5%).

Las encuestas indican que en una segunda vuelta los dos políticos, que son también los que tienen mayor índice de rechazo, estarían en empate técnico, con tendencia a favor de Bolsonaro (45% a 43% según Ibope y 45% a 41% según Datafolha).

Clara Gentil, una electora de Rio de Janeiro, se presentó a la oficina de voto en el barrio de Copacabana usando una camisa con la inscripción "Él No", que sirvió para congregar a quienes quieren impedir la llegada al poder de Bolsonaro, un excapitán del Ejército que a lo largo de su carrera de diputado acumuló pronunciamientos misóginos, homófobos y racistas y justificó los métodos de tortura de la dictadura militar (1964-1985).

"Los brasileños fueron manipulados para votar por odio. Entonces esta elección es más importante que las otras. Ahora hay recesión, hambre, gente viviendo en las calles, desempleada", explicó.

Un total de 147,3 millones de brasileños están llamados a votar en estas elecciones que son también legislativas, de gobernadores y de representantes de las asambleas de los estados.

Las oficinas de voto cerrarán a las 17H00 (22H00 GMT), en el huso horario del estado de Acre (norte). Los resultados definitivos deberían conocerse en menos de dos horas.

El vencedor reemplazará el 1 de enero al presidente conservador Michel Temer, el más impopular desde el fin de la dictadura militar (1964-1985).

Haddad, heredero de bienes y pendencias

Haddad, un exalcalde de Sao Paulo poco conocido en otras regiones, trató de identificarse a fondo con Lula y pudo así heredar una buena parte del electorado de su mentor, sobre todo entre la población pobre que mejoró sus condiciones de vida bajo su gobierno.

El candidato a presidente por el PT, Fernando Haddad, junto a su esposa Ana Estela antes de votar. Foto: Nelson Almeida, AFP
El candidato a presidente por el PT, Fernando Haddad, junto a su esposa Ana Estela antes de votar. Foto: Nelson Almeida, AFP

Pero también heredó el odio que Lula inspira entre quienes le reprochan los escándalos de corrupción revelados por la Operación Lava Jato y la crisis económica en la que se sumió el país bajo el mandato de su heredera política Dilma Rousseff, destituida por el Congreso en 2016.

En la última semana, Bolsonaro recibió apoyos de poderosos sectores, como el agronegocio y las iglesias evangélicas.

También de jugadores de fútbol, entre ellos el legendario Ronaldinho Gaúcho, quien publicó una foto en Twitter vistiendo una camiseta con el número 17, de las listas de Bolsonaro.

En su último video en Facebook, Bolsonaro prometió gobernar "inclusive" para los ateos y para los gays.

"Gobernaremos para todos, independientemente de su fe religiosa, incluso para quien es ateo. Gobernaremos para todo el mundo, para los gays incluso, que hay gays que son padres, que son madres", afirmó.

Uno de los temores es que una victoria de Bolsonaro saque de la esfera virtual la intolerancia contra grupos minoritarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º