ARGENTINA

El primer test electoral: perdieron Macri y Cristina

Las elecciones en Neuquén abrieron el calendario electoral.

Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén reelecto ayer al votar; obtuvo el 38,4% de los votos, por lo cual seguirá en el cargo hasta 2023. Foto. La Nación/GDA.
Omar Gutiérrez, gobernador de Neuquén reelecto ayer al votar; obtuvo el 38,4% de los votos, por lo cual seguirá en el cargo hasta 2023. Foto. La Nación/GDA.

El gobernador de la provincia de Neuquén resultó reelecto ayer domingo luego de imponerse a los candidatos que apadrinaron el presidente Mauricio Macri y la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner.

Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino, recibió el 38,4% de los votos, con lo que se garantizó su reelección como gobernador de la provincia petrolera por cuatro años más, según datos oficiales.

El candidato por el kirchnerista Unidad Ciudadana, Ramón Rioseco, obtuvo 24,9% de los votos, mientras que Horacio Quiroga, de Cambiemos, el partido del presidente Mauricio Macri, sacó el 16,7%.

La elección de Neuquén es el arranque de la agenda electoral en Argentina, cuyo punto cúlmine será en octubre, cuando el presidente Macri busque su reelección.

Todavía está pendiente saber si Cristina Kirchner también se presentará a la Presidencia.

Argentina tendrá la primera vuelta electoral el 27 de octubre, y la segunda de ser necesaria el 24 de noviembre, coincidiendo con el calendario electoral en Uruguay de este año.

“Si llego a perder no será una derrota de Macri, aquí los neuquinos están eligiendo gobernador y diputados y sólo eso”, dijo Quiroga antes de conocerse los resultados, buscando dejar afuera del traspié al gobierno nacional.

Si bien la provincia de Neuquén tiene poco peso en el padrón nacional, equivale al 1,5% de los votos del país, la elección provincial es clave para el futuro de la actividad petrolera en Vaca Muerta, yacimiento que podría albergar la mayor reserva de hidrocarburos no convencionales del mundo.

La candidatura del kirchnerista Rioseco había generado cierta inquietud sobre el futuro de los multimillonarios contratos celebrados entre la provincia y las empresas petroleras que buscan desarrollar Vaca Muerta.

La lectura oficial

Anoche, el gobierno de Macri buscó tomar distancia de la derrota de su candidato en la provincia de Neuquén.

Según informó el diario La Nación, fuentes oficiales dijeron que se trató de “una jornada muy importante para los neuquinos” y que “el proceso eleccionario se desarrolló con transparencia y tranquilidad”.

Además, contaron que se comunicaron con el gobernador para felicitarlo por el triunfo y destacaron que “Gutiérrez acompañó la gobernabilidad en estos años y apoyó muchas de las reformas” que el presidente Macri llevó al Congreso.

Es por eso que sostienen que la relación con Gutiérrez “es muy buena”, pese a las diferencias. “Tenemos desde el gobierno nacional una visión estratégica de Vaca Muerta y su desarrollo. Compartimos con el gobernador que tenemos que seguir trabajando juntos para sostener este camino de inversión y de trabajo”, agregaron las fuentes de La Nación.

Es que el proyecto de Vaca Muerta se convirtió en el centro de la campaña electoral. Los tres principales candidatos buscaron dejar en claro ante el electorado que, en caso de gobernar hasta 2023, se priorizarán los intereses de la provincia respecto de los beneficios que provengan del yacimiento.

Además, los comicios de ayer habían puesto en alerta a los mercados, informó La Nación, ante una pelea reñida entre un proyecto de continuidad y uno que podría interpretarse como una revitalización del kirchnerismo, que en caso de haber ganado en la provincia se vería envalentonado de cara a la campaña presidencial. La candidatura de Rioseco había puesto en guardia al Gobierno y a los inversores, porque respondería a las órdenes de Cristina Kirchner y se vería vulnerada la seguridad jurídica en los proyectos vigentes en la región.

En un intento de no ser consumido por alguno de los dos bandos -macrismo y kirchnerismo-, el gobernador reelecto Gutiérrez aprovechó el cierre de su campaña para cuestionar la supuesta intención de Macri y de Cristina Kirchner de quedarse con los recursos de la provincia, aunque evitó nombrarlos directamente. “Está en juego el destino de los recursos de Neuquén. Los neuquinos daremos una muestra de independencia y libertad. No queremos ser regidos por mansos y obedientes delegados. Solo les interesan los recursos”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)