Los cuadernos de las coimas

Primer kirchnerista "arrepentido" vincula a Cristina con las coimas

Uberti es recordado por viajar con Antonini y la valija con US$ 800.000.

Cristina Fernández: la expresidenta declaró el lunes por el caso de las coimas. Foto: AFP
Cristina Fernández: la expresidenta declaró el lunes por el caso de las coimas. Foto: AFP

Cristina Fernández de Kirchner quedó ayer martes más comprometida en el escándalo de los cuadernos de las coimas. Esta vez la acusación vino del lado del primer funcionario K que se presentó a declarar como "arrepentido".

Se trata de Claudio Uberti, exdirector del organismo de concesión de obras viales durante el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007), que reconoció ayer que él recaudó sobornos de empresarios y afirmó que el matrimonio Kirchner estaba al tanto. Además, Uberti trajo de regreso a escena al famoso "valijero" Guido Antonini Wilson, el empresario venezolano que trató de entrar a Argentina con 800.000 dólares en una valija y cuyo caso terminó en un juzgado de Uruguay.

El lunes Uberti había negociado con el fiscal Carlos Stornelli su arrepentimiento y ayer declaró ante el juez Claudio Bonadio, que ya homologó el acuerdo celebrado entre imputado y fiscal. Es el primer exfuncionario K de jerarquía que declara como arrepentido.

Uberti declaró como imputado colaborador. "Estaba muy nervioso y pidió custodia", dijo a La Nación un funcionario que presenció la audiencia.

Su situación se agravó la semana pasada después de la declaración del directivo de Techint Luis Betnaza, que dijo que Uberti y Julio de Vido —exministro de Planificación de los gobiernos kirchneristas— le habían pedido dinero para interceder, como representantes del gobierno argentino, frente al venezolano ante la situación complicada que vivía personal de Techint que estaba instalado en Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez. Según fuentes judiciales, Uberti le adjudicó a Techint haber pagado 50.000 dólares de coimas en un caso que, dijo, nada tendría que ver con la situación de los empleados de la empresa en Venezuela.

Gracias al acuerdo que hizo con la justicia, y su declaración de ayer martes, Uberti se salvó de entrar a prisión.

Uberti estuvo involucrado en el escándalo por el ingreso a Buenos Aires de una valija con 800.000 dólares supuestamente enviados por el gobierno de Chávez para la campaña de Cristina en 2007.

La valija fue traída a Argentina por Guido Antonini Wilson, con quien viajaba Uberti.

En Uruguay, el "caso de la valija" lo investigó en su momento el juez penal Juan Carlos Fernández Lecchini, a raíz de una denuncia que presentaron los legisladores Pablo Abdala, Gustavo Novales y Rodolfo Caram, después que el entonces jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández, manifestara que los 800.000 dólares incautados a Antonini Wilson tenían como destino Uruguay.

En septiembre de 2010 el juez entendió que no había elementos probatorios que vincularan al empresario con hechos irregulares y clausuró el caso.

En Argentina, el caso de Antonini Wilson prescribió en junio pasado, diez años y diez meses después de que se descubriera la valija con los dólares en el aeropuerto de Buenos Aires.

El capítulo Odebrecht.

El empresario Ángelo Calcaterra, primo del presidente de Argentina, Mauricio Macri, presentó ayer martes un escrito sobre los sobornos que la constructora brasileña Odebrecht reconoció haber pagado durante el Gobierno de Cristina Fernández (2007-2015).

Calcaterra había sido citado a declarar hoy miércoles por el juez del caso, Marcelo Martínez de Giorgi, pero el empresario decidió adelantar su comparecencia y acudió ayer a los Tribunales de Buenos Aires, donde no respondió preguntas y, en cambio, dejó su declaración por escrito.

El primo de Macri era hasta 2017 dueño de la constructora Iecsa, que, junto a Odebrecht y la italiana Ghella, conformó la Unión Transitoria de Empresas (UTE) a la que se le adjudicó las obras de soterramiento de la línea de ferrocarriles Sarmiento, una de las principales de Buenos Aires y su periferia. Según fuentes judiciales citadas por medios argentinos, en su escrito Calcaterra negó que su empresa hubiera pagado sobornos para adjudicarse esa obra y dijo desconocer si Odebrecht cometió algún ilícito en torno a esta licitación. 

Juez Bonadio rechazó la recusación de Cristina

El juez federal Claudio Bonadio rechazó ayer martes la recusación en su contra presentada por la expresidenta Cristina Fernández de Kirch-ner y ahora será la Cámara Federal la que decida si lo mantiene o lo aparta de la causa de los cuadernos de las coimas.

Los camaristas que intervendrán serán Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia, que han sido autores de fallos muy duros contra el kirchnerismo. Ahora, a Bonadio le resta resolver la recusación planteada por Cristina contra el fiscal Carlos Stornelli (recusación que va a rechazar) y tramitar el planteo de nulidad de la causa que la expresidenta presentó también el lunes.

Cárcel de Ezeiza

Discusión de presos K termina a las piñas

La cotidiana calma que suele reinar en el pabellón de la cárcel de Ezeiza donde están alojados varios de los presos por grandes causas de corrupción se vio interrumpida cerca de las 21.20 del lunes, cuando tres de los internos comenzaron una discusión que terminó a las trompadas. Los protagonistas fueron el sindicalista Juan Pablo "Pata" Medina, José María Núñez Carmona —socio del exvicepresidente Amado Boudou—, y el empresario Fabián de Sousa.

No se inició una causa porque ninguno de los damnificados hizo denuncia por lesiones. Según pudo reconstruir La Nación de fuentes judiciales, la discusión comenzó cuando los internos miraban la televisión y los noticieros transmitían los allanamientos en dos departamentos del edificio donde vive la expresidenta Cristina Kirchner, en Recoleta. Se allanaron dos departamentos propiedad Osvaldo de Sousa, hermano de Fabián de Sousa, el socio de Cristóbal López en el Grupo Indalo. Mientras miraban los allanamientos, Medina hizo un comentario sarcástico que provocó la reacción de De Sousa. Cuando De Sousa increpó a Medina por su comentario, el sindicalista le pegó una cachetada. Núñez Carmona intervino para separarlos. Después intervino personal penitenciario, que derivó a Medina al Hospital Penitenciario Central por una "escoriación" en el pecho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)