CARRERA ELECTORAL

El primer acto de campaña de Cristina Fernández

“Me siento obligada a cambiar este presente”, dijo la candidata a vice y llamó a hacer un “contrato social”.

Cristina eligió uno de sus feudos (la localidad de Merlo, Buenos Aires) para el lanzamiento de su campaña electoral. Foto: EFE
Cristina eligió uno de sus feudos (la localidad de Merlo, Buenos Aires) para el lanzamiento de su campaña electoral. Foto: EFE

La fórmula de precandidatos presidenciales del peronismo kirchnerista, compuesta por Alberto Fernández y Cristina Kirchner, realizó ayer sábado en la localidad bonaerense de Merlo su primer acto de campaña en conjunto.

Durante el evento, convocado para la reinauguración de la quinta municipal, la exmandataria reiteró su llamado a un “gran pacto social” y luego cedió la palabra a Alberto Fernández, quien comparó la situación actual con la de 2003, cuando asumió como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner.

“Me siento obligada a cambiar este presente”, dijo la expresidenta, en un breve discurso desde el predio municipal, que pasará a llamarse Néstor Kirchner luego de una serie de refacciones.

“Yo creo en Dios, en mi país, en mi pueblo y estoy segura que juntos, con Alberto, vamos a ayudar”, afirmó la exmandataria, tras insistir en el “presente dramático” que vive Argentina, sumida en recesión económica desde hace un año.

“Tenemos que recuperar el espíritu del bicentenario: había trabajo, educación y futuro”, dijo al recordar lo que consideró la situación del país en 2010.

“Creo que el entre todos también va a exigir que distintos dirigentes, distintos espacios, no solo políticos o partidarios, sino sociales, económicos, empresarios, medios de comunicación y cada uno de los argentinos podamos celebrar un reencuentro y un contrato social”, sostuvo.

Ese contrato, añadió, debe permitir “entender que no hay triunfos individuales ni realizaciones individuales sino es colectiva la realización de una sociedad”.

Una amiga. 

A su turno, Alberto Fernández, que en el pasado se mostró muy crítico del segundo mandato de la exgobernante, llamó a Cristina su “amiga”.
“Quiero que mis primeras palabras sean para reconocerle a Cristina la grandeza que ha tenido de pedirme que me haga cargo yo y la grandeza que tuvo de acompañarme. Gracias, Cristina.”, dijo el precandidato a presidente, que buscará en las primarias del 11 de agosto quedar habilitado para competir en las presidenciales de octubre próximo.

Alberto Fernández se refirió a sus años junto a Néstor Kirchner como jefe de gabinete.

“Fueron cuatro años y medio maravillosos en mi vida que me enfrentaron al enorme desafío de sacar a millones de argentinos del peor de los pozos, el de la pobreza. Y ahora vamos a hacer lo mismo y a los 4,5 millones de pobres que dejo (Mauricio) Macri le vamos a tender la mano y los vamos a traer adentro”, prometió.

Alberto Fernández dijo que también tiene la experiencia para sacar al país del problema de su deuda externa.

“Vamos a salir del laberinto en el que nos han metido trabajando todos, codo a codo. Acá nadie sobra. Todos hacen falta”, dijo el ahora precandidato, que busca sumar aliados a su candidatura. Fernández y Kirchner se presentarán a las primarias del 11 de agosto y a las presidenciales de octubre. Ella tiene favoritismo en las encuestas, pero también un alto índice de rechazo.

Ayer sábado 25 de mayo se celebró un nuevo Día de la Patria en Argentina, en recuerdo de los sucesos de la Revolución de Mayo, considerada la fecha de la independencia del país.

Durante la ceremonia religiosa (Tedeum) para celebrar la fecha histórica en el país católico, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, llamó a “gran pacto de honor”.

Iglesia llama a un pacto contra la grieta

El acrzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina, cardenal Mario Poli, encabezó ayer el tedeum -liturgia de acción de gracias de la Iglesia Católica- por el Día de la Revolución de Mayo, que marcó la independencia de ese país. Ante la presencia del presidente Mauricio Macri, Poli se enfocó en las elecciones generales de este año, para las que pidió “un gran pacto nacional”.

El cardenal planteó que “permanecen en el tiempo cuestiones de Estado sin resolver” y preguntó en forma retórica: “¿No será el momento de ir hacia un gran pacto nacional con mirada amplia y generosa?”.

“Nuestra sociedad no está hecha para la división y no se acostumbra a vivir en la confrontación”, agregó.

El mensaje fue escuchado por Macri, la primera dama Juliana Awada, varios ministros y otros funcionarios de primera línea y de todos los poderes del Estado.

No participó Cristina Fernández de Kirchner ni Alberto Fernández, quienes se alzan como la fórmula de la oposición para las primarias de agosto y las presidenciales de octubre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados