ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS

Primarias en un clima más áspero

Este nuevo “supermartes” terminará de despejar dudas en el camino al 8 de noviembre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un imitador de Trump. Foto: Reuters.

El favorito entre los aspirantes a convertirse en el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, enfrentó su último día de campaña antes de una serie de contiendas clave de este nueva versión de "supermartes" en Florida y Ohio, donde el núcleo del partido ha estado trabajando para detener el avance del magnate inmobiliario.

Partidarios y opositores de Trump se han enfrentado en recientes actos de campaña, alimentando la idea de que el multimillonario neoyorquino creó una atmósfera muy negativa con una campaña insultante hacia grupos como los inmigrantes mexicanos y los musulmanes, además de un tono desagradable hacia cualquiera que pregunte algo que lo incomode. Trump, que rechaza las acusaciones que lo señalan como el responsable del clima de tensión, tomó una rápida ventaja contra sus contrincantes en las primeras contiendas estatales por la candidatura republicana y lidera con claridad en el número de delegados necesarios para ganar la interna del partido hacia la elección presidencial de noviembre.

Posiciones.

El polémico empresario, que es secundado el senador por Texas Ted Cruz, podría quedarse con la carrera republicana si obtiene grandes triunfos hoy en las votaciones de Ohio, Florida, Illinois, Misuri y Carolina del Norte.

Los sondeos de opinión muestran a Trump con cómodas ventajas en todos esos estados, excepto Ohio, donde la disputa es dura con el gobernador John Kasich, quien necesitaría una victoria en casa para poder seguir en carrera.

Por su parte, el senador Marco Rubio, favorito del núcleo duro del partido y que se jugará en su propio estado de Florida la posibilidad de continuar sus aspiraciones presidenciales, instó a sus seguidores en Ohio a votar tácticamente por Kasich para frenar a Trump.

Trump realizó actos de campaña en Carolina del Norte, Ohio y Florida el lunes, luego de que varias de sus últimas presentaciones se vieran opacadas por gritos y enfrentamientos entre partidarios y opositores, como respuesta a su criticada retórica. Del lado demócrata, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton tiene una posibilidad certera de distanciarse del senador Bernie Sanders. Pero la derrota de la exprimera dama la semana pasada en Michigan a manos del senador por Vermont, que sorprendió a los encuestadores que vaticinaban una ventaja de dos dígitos para Clinton, genera cierta incertidumbre.

En un encuentro el domingo por la noche, los dos contrincantes demócratas destinaron tiempo a atacar a Trump, a quien acusan de estar incitando a la violencia en sus actos de campaña, antes de concentrarse en su batalla interna.

Aún no está claro si las tensiones generadas en los actos de campaña lograrán contener a Trump en la carrera republicana y en su intento por suceder a Barack Obama en la Casa Blanca.

"Esto ayudará a Trump entre los republicanos incondicionales y lo dañará entre los independientes", dijo Frank Luntz, un encuestador republicano.

Lo cierto es que muchos analistas coinciden en que el "estilo Trump" ha contribuido de manera determinante a deteriorar el clima de debate de esta peculiar campaña 2016.

"Trump ha encendido un fuego. ¿Puede ser controlado?", se pregunta The Washington Post en un comentario en su página editorial.

La Casa Blanca condena el tono.

La Casa Blanca volvió a condenar los tonos encendidos del candidato favorito de los republicanos a lograr la nominación presidencial, Donald Trump. El magnate neoyorquino fue definido como un "aspirante líder político que enciende tensiones y apela a los impulsos más oscuros de la gente y trata de capitalizar sus ansias para dar energía a su campaña".

EL EFECTO TRUMP EN LA CAMPAÑA.

violencia en actos electorales.

A fuerza de jugar a los gladiadores, Donald Trump ha conseguido transformar la arena política de Estados Unidos en un circo: sus adversarios lo acusan de haber liberado los malos instintos y, según los expertos, los golpes bajos van a ir aumentando. "Espero un fuerte aumento de las tensiones y de la violencia en futuras reuniones políticas", señaló Steffen Schmidt, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Iowa. En esta versión 2016 de la larga carrera presidencial estadounidense, que ha levantado no pocos temores entre los observadores, el fin de semana marcó un antes y un después en el deterioro del debate político. La noche del viernes se produjeron enfrentamientos que llevaron a cancelar un mitín de Trump en Chicago. La mañana del sábado, un hombre trató de saltar al escenario de un acto de campaña del candidato republicano en Ohio, obligando a la intervención de agentes del servicio secreto. Horas más tarde, la Policía lanzó gas lacrimógeno contra manifestantes anti Trump en Kansas. La campaña parece haberse convertido en una batalla campal, en torno a los movimientos de Trump.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados