México

Prevén "día de furia" en el aniversario de los crímenes de Ayotzinapa

El sábado habrá pasado un año desde que los 43 estudiantes normalistas de Iguala desaparecieron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Padres de los estudiantes de Ayotzinapa. Foto: AFP

Otro día de furia se prevé para el sábado en México, al cumplirse el primer aniversario de la desaparición de 43 estudiantes en la sureña ciudad de Iguala, que se recordará con marchas y protestas en todo el país y también en el extranjero.

Los primeros 12 meses de este episodio, que representó un fuerte golpe a la imagen y credibilidad del gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, transcurrieron sin que haya variado la exigencia de los padres de los jóvenes para que el gobierno siga buscando a sus hijos.

El jueves, Peña Nieto se reunió por segunda vez con los padres de los 43 estudiantes desaparecidos hace casi un año, a quienes ofreció crear una fiscalía especializada que investigue lo ocurrido con sus hijos.

No obstante, algunos medios le reprocharon que este viernes viajara a Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas, ausentándose del país al cumplirse este primer aniversario.

Tras el encuentro de la víspera, que duró cerca de 3 horas, el vocero del mandatario, Eduardo Sánchez, afirmó que Peña dijo a los padres y familiares de los jóvenes desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 que el gobierno "está de su lado" y que las dependencias vinculadas al caso "tienen instrucciones de escucharlos y apoyarlos en todo momento".

"Trabajamos con el mismo objetivo: saber qué sucedió con sus hijos y castigar a cada uno de los responsables. Busquemos juntos la verdad", afirmó el jefe de Estado, de acuerdo con el portavoz.

Sánchez dijo que la investigación sobre lo ocurrido en la sureña ciudad de Iguala, estado de Guerrero, "no se ha cerrado y
no habrá carpetazo" (no se archivará) en el asunto.

En el documento que entregaron a Peña Nieto al iniciar la reunión, los padres le lanzaron duras recriminaciones, dijeron que no confían "en sus instituciones y en su gobierno, que dolosamente buscaron engañarnos".

También le reprocharon que en su primer encuentro, a un mes de la desaparición de los estudiantes, haya asumido compromisos que no cumplió "cabalmente" y le recriminaron que "su palabra no fue honrada".

Los padres mantienen un ayuno de 43 horas iniciado la tarde del miércoles, que concluía este viernes y que busca sensibilizar a la opinión pública sobre el tema.

A Peña Nieto, los padres le pidieron crear una "oficina especializada" que replantee la investigación y sea supervisada internacionalmente para investigar "dónde están" los jóvenes, porque no creen en la versión de la Procuraduría General.

De acuerdo con las pesquisas oficiales, basadas en un centenar de testimonios de detenidos, los estudiantes fueron entregados por policías municipales a la banda criminal Guerreros Unidos, que los asesinó y quemó sus cuerpos en un basural en Cocula, ciudad vecina a Iguala, pero los padres creen que se trata de "un montaje".

Un reciente informe de expertos independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concuerda con algunas tesis del gobierno, como la de que los estudiantes fueron entregados a una organización criminal, pero difieren en cuanto a si fueron asesinados y sus cuerpos quemados en un vertedero y en relación a las posibles causas de su desaparición.

Los especialistas creen que podrían haber sido objeto de represalias porque uno de los ómnibus en los que viajaban llevaba droga, dinero o armas.

Según el gobierno, las víctimas fueron confundidos con miembros de la banda Los Rojos, enemiga de Guerreros Unidos, y por eso fueron asesinados.

Los padres y compañeros de los jóvenes dicen que estos habían ido a Iguala a secuestrar vehículos para viajar el 2 de octubre pasado a la conmemoración de la matanza de estudiantes de Tlatelolco, ocurrida en 1968 en la capital mexicana.

Otras versiones aseguran que llegaron a boicotear una ceremonia encabezada por la esposa del alcalde de Iguala, Ángeles Pineda, quien planeaba postularse para relevar a su marido José Luis Abarca, ambos actualmente en prisión.

Se prevén para mañana numerosas protestas callejeras en diversas ciudades de México.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados