CRISIS

La presión por Venezuela llega al Consejo de la ONU

Estados Unidos propone que exija el ingreso de la ayuda humanitaria.

El canciller Jorge Arreaza en el Consejo de Seguridad: "Hubo un intento de golpe orquestado por Estados Unidos y COlombia". Foto: AFP.
El canciller Jorge Arreaza en el Consejo de Seguridad: "Hubo un intento de golpe orquestado por Estados Unidos y COlombia". Foto: AFP.

Con la opción militar dejada de lado, la estrategia para hacer caer al régimen de Nicolás Maduro está en manos de la diplomacia. Estados Unidos busca que la presión sea lo más fuerte posible, y con ese objetivo quiere involucrar al Consejo de Seguridad de la ONU, donde por ahora Maduro tiene dos aliados de peso que pueden vetar cualquier resolución: China y Rusia.

Estados Unidos piensa someter a votación esta semana en el Consejo de Seguridad un proyecto de resolución que exige admitir la ayuda humanitaria en Venezuela, luego del operativo fallido del sábado.

“Mientras los venezolanos eran baleados y golpeados y asesinados cuando intentaban ingresar alimentos y medicinas a su país, Maduro literalmente bailaba en Caracas”, dijo el representante estadounidense para Venezuela, Elliott Abrams, ayer en la reunión especial del Consejo de Seguridad, convocada por el gobierno de Donald Trump. Abrams dijo que el régimen de Maduro es “corrupto, fraudulento e incompetente” y pidió a los Estados miembros de la ONU que lo presionen “para que salga del poder de manera pacífica”.

Sin embargo, cualquier resolución en el Consejo de Seguridad podría recibir el freno de Rusia y China, dos de los cinco miembros permanentes con poder de veto, y que en este caso son los dos mayores apoyos que tiene el régimen de Maduro y a su vez los principales acreedores de Venezuela.

“Sería vergonzoso que se vetara una resolución que pide por la ayuda humanitaria”, dijo Abrams.

Las resoluciones del Consejo de Seguridad, que son vinculantes, deben obtener nueve votos para ser aprobadas y ningún veto de los cinco miembros permanentes (Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos).

Maduro denuncia que la ayuda humanitaria extranjera representa el inicio de una intervención armada para derrocarlo. El canciller venezolano, Jorge Arreaza, fue la voz del régimen de Maduro en la sesión de ayer del Consejo de Seguridad. Arreaza dijo que el intento del sábado de ingresar la ayuda fue “un golpe de Estado bien orquestado” por Estados Unidos y Colombia, “todo un espectáculo, un show” para culpar a Maduro si había un baño de sangre. “Le dije a Abrams en Nueva York ‘¡Fracasó! It failed!’”, exclamó el canciller.

Arreaza llamó al Consejo de Seguridad a aprobar un proyecto de resolución preparado por Rusia que condene el eventual uso de la fuerza en Venezuela, un texto que por ahora no dispone de los votos necesarios para ser aprobado.

Estados Unidos quiere crear “un espectáculo en torno a Venezuela” y “derrocar un régimen que no le conviene”, dijo el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia.

El Grupo de Lima descartó el lunes el uso de la fuerza para derribar a Maduro, aunque Estados Unidos había dicho que todas las opciones están sobre la mesa.

“Hay que permitir que la ayuda humanitaria ingrese al país”, coincidieron ayer ocho países europeos, incluidos cinco que integran el Consejo de Seguridad (Gran Bretaña, Alemania, Francia, Bélgica y Polonia), en una declaración divulgada en la ONU. Los europeos llamaron a organizar elecciones presidenciales “libres, transparentes y creíbles” en Venezuela, y evitar el recurso a la fuerza.

“El mundo no puede ignorar esta crisis”, dijo al Consejo el británico Stephen Hickey, que lamentó el colapso de la economía venezolana causado por “años de mal gobierno y corrupción”. “El pueblo venezolano ha sufrido ya demasiado. La única solución son elecciones presidenciales libres y justas”.

El factor Guaidó

El líder opositor Juan Guaidó sigue en Bogotá, donde llegó el lunes para la reunión del Grupo de Lima, luego de participar el viernes del recita Venezuela Aid Live en Cúcuta y el sábado del intento de ingreso a Venezuela de la ayuda humanitaria. Guaidó dijo que su intención es regresar esta semana a Venezuela, pese a la orden judicial que le prohibía salir del país.
“Es un gran problema para el gobierno manejar el tema Guaidó porque le creció políticamente demasiado”, dijo Luis Salamanca, politólogo y profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Central de Venezuela.

Detener o no a Guaidó y las consecuencias de esas opciones “va a subir aún más la temperatura al conflicto”, dijo Jesús Ollarves, profesor del posgrado de Derecho Internacional en la Universidad Católica Andrés Bello.

Si bien el índice de aprobación de Maduro oscila entre el 20 y el 30%, Guaidó ahora goza de una popularidad superior al 60%, según una encuesta de la firma Datanálisis.

Maduro “tiene mucho más que perder al detener a Guaidó que dejarlo entrar”, dijo el analista político Dimitris Pantoulas. “La detención de Guaidó sería un acto que pondría al mundo a tomar decisiones urgentes y contundentes lo más pronto posible, (...) estas acciones serían muy fuertes contra él (Maduro)”, explicó.

Guaidó volverá a Venezuela

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido por unos 50 países como presidente interino de Venezuela, aseguró desde Bogotá que volverá a su país, pese al riesgo de ser detenido al haber burlado una orden judicial del régimen de Nicolás Maduro que le impedía salir. “Un preso no le sirve a nadie, un exiliado presidente tampoco. Estamos en una zona inédita (...) Y mi función y mi deber es estar en Caracas a pesar de los riesgos, a pesar de lo que eso implique”, dijo Guaidó en una entrevista ayer martes por el canal NTN24. Guaidó llegó a Colombia el pasado viernes para coordinar la entrega de ayuda humanitaria. También participó en Bogotá el lunes de la reunión del Grupo de Lima.

Militares: van 326 deserciones

A 326 subió el número de militares de Venezuela que desertaron y cruzaron a Colombia desde el sábado, tras el fallido intento de hacer entrar la ayuda humanitaria.

La mayoría llegó por el departamento de Norte de Santander, seguido por Arauca, indicó Migración Colombia en un comunicado.

El director de la entidad, Christian Krüger, aseguró que los policías y militares huyen de la dictadura de Nicolás Maduro en busca de comida ante el desabastecimiento, por la situación política y por la presión de los “colectivos”, como se conocen a los grupos armados afines al régimen. Krüger sostuvo que “algunos” de los uniformados llegan “con sus armas, sus uniformes, de civil o con su familia”.

Vigilancia con aviones de EE.UU.

Estados Unidos incrementó en los últimos días los vuelos de reconocimiento cerca de Venezuela, aunque siempre dentro del espacio aéreo internacional, dijo a AFP un funcionario del gobierno de Donald Trump.

“Hubo un aumento en los vuelos de reconocimiento próximos a Venezuela”, señaló la fuente. Por su lado, la cadena CNN informó que las fuerzas militares estadounidenses realizaron recientemente “un gran número” de vuelos de reconocimiento en el espacio aéreo internacional frente a las costas de Venezuela “para recopilar información confidencial”. Las fuentes citadas por CNN no detallaron qué aviones militares se usaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)