ARGENTINA

Ante la presión social, Corte ratifica juicio oral a Cristina

Será el martes el mediodía; también deben ir De Vido y Báez, ya en prisión.

Cristina Fernández de Kirchner. Foto: AFP.
Cristina Fernández de Kirchner. Foto: AFP.

Cristina Kirchner finalmente tendrá su juicio oral el próximo martes, pese a las dudas que había despertado la Corte Suprema de Justicia al reclamar el expediente para revisarlo. Esa decisión de la Corte había sido duramente criticada por el gobierno y juristas, por lo cual ayer jueves el organismo tuvo que salir a arreglar el embrollo que había armado. Así, la Corte ratificó que el primer juicio oral contra la expresidenta por supuesta corrupción sigue en pie como estaba previsto.

El presidente Mauricio Macri hizo ayer una lectura sobre lo que había pasado con la decisión de la Corte. “La reacción colectiva (…) te muestra que hay una Argentina que cambió y que queremos cosas claras, no cosas raras”, dijo durante en el cierre de Experiencia Endeavor 2019. “Hubo una reacción colectiva; la gente ya no quiere cosas raras”, insistió. “Para el que le gusta el deporte: es competir con reglas claras y sin hacer trampa. Es lo que necesita esta sociedad”.

La polémica comenzó el pasado martes, cuando la Corte dejó el juicio oral a Cristina al borde de la suspensión al aprobar por cuatro votos contra uno pedirle al tribunal que juzgará a la expresidenta que le envíe el expediente.

“El pedido de autos solicitados por esta Corte no suspende el juicio oral en trámite, ni hubo decisión alguna del Tribunal Oral en ese sentido. La medida es al sólo efecto de examinar la causa que, una vez extraídas y certificadas las copias pertinentes, será devuelta a dicho tribunal, en tiempo oportuno”, explicó ayer la Corte.

Así y todo, insistió en que debe cumplir con su misión de “guardián de las garantías constitucionales” y examinar el “correcto cumplimiento del debido proceso”.

La expectativa es grande por ver a la otrora jefa de Estado y eventual candidata presidencia en octubre sentada en el banquillo. Tal y como se esperaba, la confirmación de que el martes Cristina irá a juicio generó tanta satisfacción en el gobierno de Macri como reproches en el kirchnerismo.

“Es bueno, ante la conmoción social y el reclamo muy fuerte de la ciudadanía, que la Corte clarifique estos puntos”, consideró el ministro de Justicia, Germán Garavano, y recordó que Argentina ha tenido durante mucho tiempo “altísimos niveles de impunidad” que hacen que esto genere “profunda sensibilidad” en la sociedad.

“No hubo ningún operador judicial”, aseguró Garavano, quien también se refirió a las protestas en algunos barrios de Buenos Aires el miércoles por la noche, contra la posible postergación del juicio oral. “Hubo cacerolazos porque la gente es muy sensible con la manipulación de estos expedientes”, afirmó el ministro.

El entorno de Cristina no tardó en mostrar su disconformidad y acusó al gobierno de presionar a la Justicia. “Nunca en nuestra historia democrática se vio a un gobierno perseguir tan brutalmente a los dirigentes opositores y presionar y hostigar sin descaro al Poder Judicial para blindar el saqueo sistemático y la entrega del país”, opinó en Twitter el diputado kirchnerista Wado de Pedro.

Macri propone diez puntos para un acuerdo que asegure estabilidad a la Argentina. Foto: Reuters
Mauricio Macri. Foto: Reuters.

En la llamada “causa vialidad”, una de las más de diez en las que Cristina está procesada -cinco con órdenes de detención que no se hacen efectivas porque la ex presidenta tiene fueros parlamentarios como senadora- se investigan irregularidades en la adjudicación de obras públicas en la sureña provincia de Santa Cruz -feudo del kirchnerismo- al Grupo Austral, propiedad del constructor Lázaro Báez.

El caso afecta también a, entre otros, el exministro de Planificación Federal Julio De Vido, el exsecretario de Obras Públicas José López, y el propio Báez, todos ya en prisión por otras investigaciones.

El expediente apunta a que se perpetró un plan para el manejo “fraudulento” de fondos estatales en favor de las empresas de Báez, que resultaron adjudicatarias de casi la totalidad de las obras viales licitadas en Santa Cruz durante los 12 años de gobiernos kirchneristas, primero con Néstor Kirchner y luego con Cristina.

A los imputados se les acusa de haber formado parte de una asociación destinada a cometer delitos; para “apoderarse ilegítimamente y de forma deliberada” de los fondos asignados a la obra pública vial mediante licitaciones con “múltiples irregularidades” destinadas al favorecimiento del empresario.

El juicio tenía que haber empezado el 26 de febrero, aunque se postergó al 21 de mayo por problemas de salud de uno de los jueces que integraban el tribunal, que finalmente falleció en marzo.

La causa guarda semejanzas con otras que afectan también a Cristina y Báez, y en las que se investiga si se usaron dos sociedades inmobiliarias de los Kirchner para recibir transferencias millonarias de parte de empresarios, que a su vez habrían recibido adjudicaciones.

Argentina Bancariza aportes a partidos

La Cámara de Diputados de Argentina aprobó esta semana un proyecto de ley de financiación política, que ya contaba con el aval del Senado. La nueva ley admite que las empresas aporten pero las obliga a hacerlo mediante trasferencias bancarias. El proyecto fue impulsado por el oficialista Cambiemos. Los cambios incluyen la bancarización de los aportes a partidos políticos. Las empresas podrán donar a las campañas electorales, aunque nunca un monto superior al 2% de los gastos permitidos para esa campaña, el mismo que se permite para los aportes personales. Hasta ahora, la ley permitía que los partidos obtuvieran sus recursos mediante la financiación pública, a través principalmente de un fondo partidario permanente, con un 20% igual para todos los partidos y un 80% de forma proporcional al numero de votos en las ultimas elecciones. También se establecía la opción de financiación privada pero muy acotada, de parte de afiliados y donaciones de personas o empresas.

más

Tejiendo alianzas para lanzar la candidatura

Antes de anunciar su candidatura para octubre -tiene plazo hasta el 22 de junio- Cristina Kirchner primero cerrará los acuerdos para formar un “frente patriótico”. El martes se reunió y fotografió con la cúpula del Partido Justicialista por primera vez desde 2003.

Ahora vienen otros pasos. Según informó ayer el diario La Nacional, Fernando “Pino” Solanas, Victoria Donda , Claudio Lozano y Víctor De Gennaro son los dirigentes con los que la expresidenta se propone reunirse, en encuentros bilaterales, para sellar su incorporación al “frente patriótico”, que construye de cara a los comicios de octubre. Los cuatro forman parte del frente progresista que se lanzó esta semana en Buenos Aires y participaron del acto que encabezó Solanas hace unos días, con la presencia del diputado Máximo Kirchner, hijo mayor de Cristina.

La expresidenta también tiene en sus planes un encuentro con sindicalistas, que permita reflejar un respaldo más amplio que el exhibido en la visita al PJ el martes pasado. En esa foto estaban Hugo Moyano y Omar Plaini. Pero faltaban otros dirigentes de peso, que también la respaldan. Una foto a conseguir es la de Héctor Daer, uno de los jefes de la CGT, dice La Nación.

En simultáneo, Cristina profundiza de manera soterrada el diálogo con los gobernadores. Para conocer cómo se va a posicionar la mayoría de los mandatarios provinciales habrá que esperar a que superen las elecciones en sus distritos.

En la vereda de enfrente al kirchnerismo también se está pensando en alianzas con miras a las elecciones de octubre. Martín Lousteau, actual diputado y exministro de Economía, dijo a El País que se debe construir una alianza que “supere a Cambiemos”, la coalición oficialista que llevó al gobierno al presidente Mauricio Macri.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)