BUSCA AFIANZAR RELACIÓN CON AMÉRICA LATINA

Presión continental a Maduro

Tillerson plantea acción conjunta contra el gobierno venezolano que “no es democrático”.

Tllerson y Trump quieren mantenter a EE.UU. como socio firme de la región. Foto: AFP
Tllerson y Trump quieren mantenter a EE.UU. como socio firme de la región. Foto: AFP

Rex Tillerson aborda en una gira que lo lleva a México, Argentina (donde se encuentra en el fin de semana), Perú, Colombia y Jamaica, la abrumadora tarea de reencauzar las relaciones con América Latina, una región donde las posturas agresivas del presidente Donald Trump contra la inmigración, estremecen a países aliados de Estados Unidos. El tema central de la gira de Tillerson es afianzar la presión que ejercen Estados Unidos y sus socios en América Latina al gobierno del presidente Nicolás Maduro, al que las autoridades estadounidenses califican de corrupto y de actuar contra la democracia.

Tillerson, que arribó ayer a Bariloche, se traslada hoy a Buenos Aires para sostener encuentros con el presidente Mauricio Macri y su par argentino, Jorge Faurie.

Asimismo, se reunirá con jefes de misiones diplomáticas estadounidenses en los diez países de Sudamérica.

"Este viaje resulta apropiado porque hay hechos muy importantes que ocurren en el hemisferio donde Estados Unidos continuará desplegando su liderazgo", indicó un alto funcionario del Departamento de Estado en un informe que junto con otro jerarca realizaron a periodistas en la jornada previa al comienzo de la gira.

"Este año tenemos la Cumbre de las Américas, que se realizará en Perú, en abril, la cumbre del Grupo de los 7 (las potencias económicas, políticas y militares del mundo) en Canadá, en junio y la reunión del Grupo de los 20 (integrado por 19 países desarrollados y emergentes, más la Unión Europea), que tendrá como anfritrión a Argentina, a fines de noviembre", enumeró el funcionario.

"El Secretario de Estado se compromete en este viaje con los líderes regionales, a promover un henmisferio seguro, próspero, con seguridad energética y democracia. Estamos junto a la región como un socio firme y duradero", añadió. "Nos mantenemos firmes en nuestro respeto compartido por la democracia y los derechos humanos. El Secretario continuará promoviendo creciente atención regional a las múltiples crisis en Venezuela. Con nuestros socios, planeamos continuar presionando al régimen corrupto de Maduro para que retorne al órden democrático".

Los dos altos funcionarios fueron muy claros al exponer el propósito del gobierno estadounidense: "El Departamento de Estado, en línea coincidente con la Casa Blanca, utilizará todas las herramientas económicas, políticas y diplomáticas a su disposición para abordar la situación en Venezuela".

Resultados.

El gobierno del presidente Trump ve la Cumbre de las Américas "que tendrá como temas centrales la gobernanza democrática y los esfuerzos contra la corrupción, como la oportunidad de enfatizar las prácticas corruptas que ocurren en Venezuela bajo el régimen de Maduro. Si el presidente Maduro es invitado, y si concurre, deberá responder al resto de las naciones democráticas del hemisferio por qué ha celebrado elecciones ilegítimas en el último año", manifestaron los funcionarios.

Las invitaciones para la Cumbre de las Américas serán enviadas en las próximas dos semanas y en ese periodo el gobierno de Estados Unidos tomará decisiones sobre su participación.

El Departamento de Estado estima que las sanciones aplicadas a lo largo del último año a más de 50 funcionarios en Venezuela han sido extremadamente eficaces, a lo que se han sumado la presión adicional del Grupo de Lima, integrado por doce países americanos, y de la Unión Europea, así como las sanciones que también aplicó Canadá. Eso es destacado como una "campaña que da resultados". En ese sentido, Estados Unidos estima que "las sanciones son eficaces porque apuntan contra los responsables del régimen".

El objetivo es "ayudar al pueblo venezolano a enfrentar la crisis económica, pero también a restablecer la democracia para que los ciudadanos puedan estar nuevamente a cargo de su futuro".

Otro de los temas que Tillerson expone en esta gira es la transición de autoridad política no democrática que tendrá lugar en Cuba cuando Raúl Castro deje la presidencia del país.

A caballo.

Después de la etapa inicial en México, el ministro llegó ayer a San Carlos de Bariloche, para iniciar la visita oficial a Argentina. Su arribo estuvo rodeado de fuertes medidas de seguridad.

Tillerson se dirigió hacia Nahuel Huapi, el primer parque nacional de Argentina, y tenía previsto una recorrida a caballo, antes de conversar con las autoridades de la Dirección Nacional de Parques Nacionales sobre intercambio científico y prácticas de conservación. Hoy domingo, se traslada a Buenos Aires, para reunirse con diplomáticos estadounidenses en la región y realizar una ofrenda floral en la sede de la Cancillería argentina, donde dialogará con su colega Faurie. Los dos ofrecerán una conferencia de prensa. Por la noche, verá el Superbowl, la final del fútbol americano entre New England Patriots y Philadelphia Eagles.

La reunión con el presidente Mauricio Macri tendrá lugar mañana lunes y será la oportunidad de abordar no solo temas de la relación bilateral, sino también la situación de Venezuela, teniendo en cuenta la posición del gobierno argentino de crítica y denuncia de las políticas de Maduro.

Poco antes del mediodía viajará con destino a Lima.

Estrategia.

La primera escala de la gira de Tillerson fue el viernes, en México, un país con el que Estados Unidos comparte una extensa y problemática frontera, en la que el presidente Trump quiere construir un muro para frenar la inmigración ilegal, el tráfico de drogas y el contrabando.

El Secretario de Estado y su colega mexicano Luis Videgaray se esforzaron por mostrar que las relaciones bilaterales son menos ásperas de lo que parecen.

"Hemos acordado dar un especial énfasis al combate que estamos llevando a cabo contra la epidemia de opioides y contra el fentanilo, la heroína", dijo Videgaray, en una conferencia conjunta con Tillerson.

Se necesita "un enfoque diferente" en la cooperación para combatir toda la cadena de distribución de drogas, que está teniendo "un terrible efecto en ciudadanos estadounidenses, mexicanos y canadienses", dijo Tillerson.

Los funcionarios argumentaron el problema de salud que causan esas drogas en Estados Unidos —el mayor consumidor de estupefacientes— y la crisis de violencia generada en México por la pugna entre cárteles del narcotráfico.

Videgaray comentó además que en numerosas ocasiones esos cárteles utilizan las armas ilegales que llegan desde Estados Unidos para cometer sus crímenes. "Hemos logrado un acuerdo sobre el paradigma (de Seguridad), que debe ser de cooperación, no de estarnos señalando mutuamente la culpa", dijo Videgaray.

Exempresario del petróleo, Tillerson también habló con Videgaray y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, sobre la difícil renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta).

"Nuestros tres países están conectados. No puedo enfatizar suficientemente la importancia de nuestra relación económica", dijo Tillerson, en una postura más optimista que la de Trump, quien ha amenazado con abandonar el tratado al calificarlo como "quizá el peor acuerdo en la historia del mundo".

La renegociación del acuerdo, en vigor desde 1994, "está avanzando de manera seria, profesional", dijo Videgaray, al asegurar que los tres países tienen "una gran oportunidad de que sea una negociación ganar - ganar - ganar, donde gane México, Canadá y Estados Unidos".

Por su parte, la canciller caFreeland aseguró que los países necesitan terminar las negociaciones "tan pronto como sea posible", pues "la incertidumbre nunca es buena" para los negocios.

Tillerson también fue recibido por el presidente Enrique Peña Nieto.

México y Estados Unidos "han avanzado de forma significativa para establecer e institucionalizar una buena relación de trabajo", dijo Peña Nieto al término del encuentro, según un comunicado de Presidencia.

FUENTES: THE NEW YORK TIMES, EFE, AFP Y SITIO WEB DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO.


Maduro quiere ir contra Ramos.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que le gustaría medirse en las elecciones presidenciales, que deberán celebrarse antes de mayo, con el opositor Henry Ramos Allup, exjefe del Parlamento y secretario general del partido más antiguo del país, Acción Democrática.

"¿Con quién me gustaría a mi batirme? Con el que se disponga. Me gustaría Henry Ramos Allup porque es el pasado, es lo peor", sostuvo Maduro.

El diputado Ramos Allup ha manifestado sus aspiraciones presidenciales. En un encuentro con la coalición oficialista Gran Polo Patriótico (GPP), Maduro señaló también que a Ramos Allup "no le han dado permiso para ser candidato" y por ello se "mediría con Henri Falcón", miembro del partido Avanzada Progresista. "Y estoy listo, pero listo y recontralisto". FUENTE: EFE

Reacción china: "sin respeto ni la verdad".

China acusó aEstados Unidos de faltarle el respeto a América Latina después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, advirtió a los países de la región sobre una excesiva dependencia de sus lazos económicos con el gigante asiático.

En un discurso antes de una visita a México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica, dijo que China estaba utilizando su poder económico para llevar a la región bajo su órbita.

En un comunicado publicado en la noche del viernes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió a Tillerson diciendo que la cooperación entre Pekín y América Latina se basa en intereses comunes y necesidad mutuas.

"Lo que Estados Unidos dijo va completamente contra la verdad y muestra una falta de respeto contra el gran número de países latinoamericanos", dijo el ministerio.

La cooperación entre China y los países de América Latina se basa en la igualdad, reciprocidad, apertura e inclusión, agregó.

"China es un importante comprador internacional de materias primas latinoamericanas en grandes cantidades, e importa más y más productos agrícolas y de alto valor agregado desde la región", refirió el ministerio.

La inversión y la cooperación de China con los países de América Latina se realizan en total cumplimiento de las normas comerciales y leyes y regulaciones locales, añadió.

"El desarrollo de las relaciones entre China y América Latina no busca rechazar a una tercera parte, ni afecta los intereses de terceras partes en América Latina", sostuvo la cartera.

"Nosotros esperamos que los países relevantes abandonen conceptos obsoletos de juegos de suma cero y miren al desarrollo de las relaciones entre China y América Latina de una forma abierta e inclusiva", agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, visitó Chile el mes pasado para asistir a una cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), donde invitó a los países a sumarse a un enorme programa de infraestructura de Pekín.

De forma separada, el principal diplomático del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, David Malpass, acusó el viernes a China de permitir una mala gestión en Venezuela al respaldar al gobierno socialista del presidente Maduro a través de préstamos turbios a cambio de petróleo. REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)