CONFLICTO

Potencias ponen fin a la "diplomacia de rehenes" que comenzó en 2018

La heredera de Huawei y los dos canadienses acusados de espionaje fueron libertados el sábado. 

La ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, recibe flores en su llegada después de su liberación. Foto: AFP.
La ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, recibe flores en su llegada después de su liberación. Foto: AFP.

Los canadienses Michael Spavor, especialista en Corea del Norte, y Michael Kovrig, antiguo diplomático, acusados de espionaje, regresaron este sábado a su país tras ser liberados, lo que pone fin a una amarga disputa con China de tres años.

Al mismo tiempo, la directora financiera del gigante chino de telecomunicaciones Huawei, Meng Wanzhou, también volvió al país asiático desde Vancouver tras una crisis sin precedentes a la que se ha llegado a denominar como la "diplomacia de rehenes".

La crisis comenzó en 2018 y el desenlace se dio el viernes por un acuerdo con la justicia de Estados Unidos que logró la liberación de Meng, y poco después fueron liberados los dos canadienses.

Huawei ha enfrenado una serie de acusaciones por parte de Estados Unidos de que las autoridades chinas podría usar sus equipos para el espionaje. China siempre lo negó y señala al gobierno de Estados Unidos de querer poner un freno a las tecnológicas chinas, siendo Huawei la líder mundial en equipos y redes 5G.

En 2019 el gobierno estadounidense impuso sanciones a Huawei y la colocó en una lista negra comercial. Reino Unido, Suecia, Australia y Japón también han prohibido el uso de la tecnología de Huawei. Francia e India, entre otros países, han adoptado medidas que no llegan a la prohibición total.

Ahora, tras tres años de conflicto, el Departamento de Justicia de Estados Unidos retiró la petición de extradición que había solicitado contra Meng, pero continúa preparándose para el juicio contra Huawei, que todavía se encuentra en la lista negra.

La liberación de Meg se produjo a cambio del reconocimiento público de la ejecutiva sobre las acusaciones de fraude bancario.

Gente gritando y ondeando banderas de China en la llegada de la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou. Foto: AFP.
Gente gritando y ondeando banderas de China en la llegada de la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou. Foto: AFP.

La historia. 

En agosto de 2018, un tribunal de Nueva York emitió una orden de arresto contra Meng, la número dos de Huawei, acusada de mentir a HSBC sobre la relación de la firma de telecomunicaciones con la subsidiaria Skycom que vendía equipos a Irán, poniendo al banco en riesgo de violar las sanciones de Estados Unidos contra Teherán.

El 1 de diciembre, Meng fue arrestada a pedido de las autoridades estadounidenses mientras tomaba una conexión aérea en Vancouver.

El 6 de diciembre, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que no hubo "intervención política" y que el sistema judicial de Canadá actuó en forma independiente sobre la extradición de Estados Unidos. Dos días después, China amenaza a Canadá con graves consecuencias.

El 10 de diciembre, Pekín detuvo al exdiplomático Michael Kovrig, empleado del grupo de expertos International Crisis Group, y al consultor empresarial Michael Spavor, a los que acusó de "participar en actividades que amenazan la seguridad nacional de China".

En enero de 2019, Trudeau y el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, denunciaron la "detención arbitraria" en China de los dos canadienses. El proceso en contra de los canadienses fue visto como una retaliación de Pekín por lo ocurrido con Meng.

Más tarde ese mes, Trudeau cesó al entonces embajador de Canadá en China, John McCallum, por decir en una entrevista con medios chinos que Meng tenía bases sólidas para impugnar su extradición a Estados Unidos.

En junio de 2020, China acusó formalmente a Kovrig y Spavor -a unos 18 meses después de sus arrestos- por “espionaje extranjero” y de "revelar secretos de Estado”.

En agosto de 2021, Spavor fue condenado a 11 años de cárcel, un veredicto “totalmente inaceptable” para las autoridades canadienses. Sobre el caso Kovriq no se había tomado ninguna decisión.

El acuerdo.

El 24 de septiembre, Meng alcanza un acuerdo con los fiscales estadounidenses para evitar cargos de fraude y se le concede la libertad en una audiencia en la corte de Vancouver. Rápidamente viaja a la ciudad china de Shenzhen.

Según el ministerio de Justicia estadounidense, Meng, que siempre había negado los hechos que se le reprochaban, sí admitió que había hecho "falsas declaraciones" en la época y "disimulado la verdad" ante el directivo de HSBC sobre las actividades de Huawei en Irán.

Kovrig y Spavor fueron liberados poco después y viajaron de vuelta a Canadá.

En China, el hecho de que Meng haya reconocido estos hechos relacionados con Irán ha sido literalmente borrado de internet. Huawei aseguró que seguirá defendiéndose ante la justicia estadounidense de las acusaciones de haber pasado por alto las sanciones internacionales contra Irán.

La heredera de Huawei.

La vicepresidenta de la junta y directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, de 49 años, es la hija mayor del del fundador del gigante tecnológico chino, el multimillonario Ren Zhengfei.

Trabajó para China Constructin Bank durante un año antes de unirse a Huawei en 1999, donde ocupó varios cargos. Se especuló que estaba siendo preparada para suceder a su padre, aunque Ren lo ha negado.

Tras ser liberada el sábado, llegó al aeropuerto de Shenzhen (sur), donde fue colocada una alfombra roja y se reunieron centenares de personas en su apoyo, incluidos empleados de Huawei que ondearon banderas chinas y uno de ellos le ofreció un ramo de flores. “Siendo una ciudadana normal, no podría haber conseguido mi libertad sin el apoyo de mi amado país y el amor del pueblo chino”, dijo Meng a sus seguidores desde la pista.

Este capítulo parece cerrarse, pero no el antagonismo entre las grandes potencias por la lucha por la hegemonía. (Con información de AFP y EFE)

Los dos canadienses

Michael Spavor es uno de los pocos occidentales que llegó a las altas esferas norcoreanas. Sirvió de nexo entre las autoridades de ese país y empresas que se establecían en Pyonyang. Se codeaba con el líder supremo Kim Jong-un. Michael Kovrig es un exdiplomático destinado en Pekín. Fue asesor del grupo de expertos Internacional Crisis Group hasta su arresto. Ambos habrían sufrido intensos interrogatorios y penurias.

La acusada es recibida como héroe nacional

Una comitiva con todos los honores recibió a Meng en el aeropuerto en China, mientras que varios ciudadanos la esperaban entonando cánticos y con banderas que la catalogaban como héroe nacional. Meng mostró su agradecimiento a China y al pueblo chino así como al presidente, Xi Jinping, por “los esfuerzos realizados” para traerla de vuelta.

China busca que el regreso de Meng se vea como un triunfo nacional.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados