CELEBRACIÓN

El mundo se prepara para una Navidad particular marcada por el coronavirus

Las medidas para restringir la movilidad, impuestas alrededor del mundo a causa de la pandemia del COVID-19, modificaron la tradicional celebración.

Celebración navideña en medio de la pandemia en Estambul. Foto: Reuters.
Celebración navideña en medio de la pandemia en Estambul. Foto: Reuters.

La Navidad es diferente este año por las restricciones impuestas o los pedidos de no aglomeración por parte de los gobiernos en prácticamente todo el planeta. El fin es frenar la propagación del COVID-19.

El papa Francisco celebró su tradicional misa de Nochebuena con dos horas de antelación, con apenas 200 invitados, rigurosamente separados y con mascarilla, en la inmensa basílica de San Pedro.

"El tiempo que tenemos no es para autocompadecernos, sino para consolar las lágrimas de los que sufren", declaró el papa argentino, según la homilía, dirigida a más de 1.300 millones de fieles en todo el mundo.

Pocas personas se reúnen fuera de la plaza de San Pedro durante la misa de Nochebuena celebrada por el Papa Francisco en Roma. Foto: Reuters.
Pocas personas se reúnen fuera de la plaza de San Pedro durante la misa de Nochebuena celebrada por el Papa Francisco en Roma. Foto: Reuters.
La gente reza fuera de la plaza de San Pedro durante la misa de Nochebuena celebrada por el Papa Francisco en Roma. Foto: Reuters.
La gente reza fuera de la plaza de San Pedro durante la misa de Nochebuena celebrada por el Papa Francisco en Roma. Foto: Reuters.

"Hablamos mucho, pero a menudo somos analfabetos de bondad", añadió el papa.

"Insaciables de poseer, nos lanzamos a tantos pesebres de vanidad, olvidando el pesebre de belén", explicó.

Por otra parte, en Australia, que este año fue citada varias veces como ejemplo de buena gestión sanitaria, se enfrenta actualmente a un repunte de casos en el norte de Sídney, cuyos habitantes solo podrán invitar a sus a casas a diez adultos y solo a cinco, si viven en "el epicentro" del foco de contagios.

Sacerdotes dan la comunión a los fieles durante una misa de Nochebuena en la Iglesia del Santo Redentor en Bangkok. Foto: AFP.
Sacerdotes dan la comunión a los fieles durante una misa de Nochebuena en la Iglesia del Santo Redentor en Bangkok. Foto: AFP.
Un trabajador desinfecta la Iglesia del Santo Redentor para evitar la propagación del COVID-19 después de una misa de Nochebuena, en Bangkok. Foto: AFP.
Un trabajador desinfecta la Iglesia del Santo Redentor para evitar la propagación del COVID-19 después de una misa de Nochebuena en Bangkok. Foto: AFP.

En Estados Unidos, millones de personas han viajado en los últimos días con motivo de las fiestas navideñas y a pesar de los llamamientos de las autoridades a evitar los desplazamientos por la amenaza que supone el COVID-19.

El miércoles, en vísperas de Nochebuena, casi 1,2 millones de personas pasaron por los controles de los aeropuertos del país, un récord desde el estallido de la pandemia en el país, según informó hoy la Administración de Seguridad de Transporte (TSA, por sus siglas en inglés).

Hasta ahora, el mayor número de viajeros en los aeropuertos se había registrado el domingo posterior a Acción de Gracias.

Un hombre disfrazado de Santa Claus posa para una "selfie" en Nueva York. Foto: AFP.
Un hombre disfrazado de Santa Claus posa para una "selfie" en Nueva York. Foto: AFP.
Un hombre vestido como Santa Claus en Nueva York. Foto: AFP.
Un hombre vestido como Santa Claus en Nueva York. Foto: AFP.

La mayor parte de Europa también se enfrenta a uno de los inviernos más tristes, con un resurgimiento epidémico en varios países.

Alemania tuvo que anular sus famosos mercados de Navidad.

Por otra parte, el Gobierno italiano ha decidido confinar a la población durante los días grandes de estas Navidades y sus vísperas y las restricciones más duras entran en vigor hoy.

Los italianos, más de 60 millones, solo pueden salir de sus casas por razones de necesidad o para hacer la compra, mientras que las tiendas que no sean de bienes esenciales permanecen cerradas y los bares y restaurantes abiertos solo para reparto a domicilio.

Sin embargo sí es posible visitar a parientes, siempre y cuando suponga el traslado de un máximo de dos personas (acompañado por menores de catorce años) y sin salir en ningún caso de la región.

Para garantizar el cumplimiento de estas normas se han intensificado los puestos de control tanto en el centro de las ciudades como en las carreteras de salidas. Las personas tendrán que llevar una declaración que pruebe los motivos de su movilidad.

Cierre completo durante la temporada navideña en Roma. Foto: Reuters.
Cierre completo durante la temporada navideña en Roma. Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error