SITUACIÓN POLÍTICA DE BRASIL

Las políticas de Jair Bolsonaro están en juego

La elección de presidentes del Senado y Diputados es clave para los proyectos del gobierno, cuando restan menos de dos años para las elecciones presidenciales. 

Jair Bolsonaro. Foto: AFP
Jair Bolsonaro. Foto: AFP

El Parlamento brasileño elegirá a los nuevos presidentes de las cámaras legislativas hoy lunes, en un proceso interno que será determinante para los menos de dos años que le quedan en el poder al mandatario Jair Bolsonaro.

Los 513 diputados y los 81 senadores elegirán a los nuevos presidentes de ambas cámaras, que serán responsables de la agenda legislativa hasta febrero de 2023, por lo que estarán al frente del Parlamento en octubre de 2022, cuando Brasil elegirá a un nuevo gobernante y Bolsonaro aspirará a renovar su mandato.

En este proceso parlamentario estará en juego el futuro de muchas iniciativas para el combate a la pandemia de covid-19, que ya deja más de 220.000 muertos en el país y cuya gravedad es minimizada por Bolsonaro, o la retomada de reformas económicas urgentes.

En las cámaras tramitan además otros proyectos polémicos y que Bolsonaro aspira a ver aprobados este mismo año.

Uno propone acabar con el voto electrónico, que según Bolsonaro sostiene sin pruebas “propicia los fraudes”, y volver al sufragio con cédulas de papel que Brasil dejó atrás hace ya más de veinte años, justamente por su falta de transparencia.

Bolsonaro ha advertido que, si para las elecciones de 2022 no se instaura nuevamente el voto en papel, Brasil puede vivir una situación similar a la registrada en las elecciones celebradas en Estados Unidos, cuyo resultado no fue aceptado por el expresidente Donald Trump, a quien el líder brasileño tiene como faro ideológico.

Otro proyecto plantea una reestructuración de la Policía Militar, vinculada a las Fuerzas Armadas, que depende de los gobernadores de cada estado y a la que Bolsonaro quiere dotar de autonomía, regulada por el Poder Ejecutivo.

Bolsonaro ha relacionado ese proyecto a sus planes de seguridad, que incluyen la liberación de la venta de armas a civiles para promover la “autodefensa” contra la delincuencia.

La oposición, minoritaria en las cámaras, sostiene que por detrás está el deseo de Bolsonaro de crear una suerte de “milicia” que le responda directa y políticamente.

Aunque son varios los candidatos a la Presidencia de la Cámara de Diputados, el cargo se jugará entre dos de ellos, ambos de la misma corriente conocida como “centrón”, que agrupa a partidos de centro y de todo el espectro de derecha.

Apuesta

Bolsonaro apuesta fuerte en Arthur Lira, un diputado del partido Progresista (PP) que promueve un mayor acercamiento a las posiciones de extrema derecha del mandatario, pero reclama mayores espacios y poder en el Gobierno para las fuerzas que representa.

Fuentes políticas confirmaron a Efe que una de las exigencias de Lira a Bolsonaro sería un cambio en el Ministerio de Salud, a cargo hoy del general Eduardo Pazuello.

De hecho, para abrir espacios, el mandatario ya ha dicho que es posible “recrear” ministerios que el mismo cerró cuando promovía la idea de un Estado mínimo, a fin de darle espacio al “centrón”.

A cambio, Lira daría curso a la agenda del Gobierno y, además, blindaría a Bolsonaro de un posible juicio político con miras a su destitución, pues sería suya la decisión final sobre unas casi 70 iniciativas en ese sentido que reposan en la Cámara de Diputados.

El otro candidato con posibilidades de hacerse con la jefatura de la Cámara es Luiz Baleia Rossi, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y apoyado también por partidos del “centrón”, la derecha y hasta la minoritaria izquierda.

Baleia Rossi ha sido promovido por el actual presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, quien encabeza grupos de centro opuestos al Gobierno y que pudieran ejercer más presión en favor de un juicio contra Bolsonaro.

Todos los pronósticos apuntan a una elección apretada, aunque la mayoría le dan una cierta ventaja a Lira, lo cual se desprende de que, con su elección, el “centrón” tendría más poder en el Gobierno.

En el Senado, la cosa parece más clara y el candidato favorito es Rodrigo Pacheco, del partido Demócratas (DEM), que también integra el llamado “centrón” pero que ha sido capaz de recabar apoyos tanto en el bolsonarismo como en el campo progresista.

La relación con el vicepresidente se deteriora
Mourao junto al presidente Jair Bolsonaro. Foto: AFP

El distanciamiento entre Jair Bolsonaro, y su vicepresidente, Hamilton Mourao, es cada vez más explícito.

Ambos miembros de la reserva del Ejército, el capitán Bolsonaro y el general Mourao, con la cadena de mando invertida en la política, han ventilado públicamente sus diferencias en los últimos meses e incluso han admitido que ya casi no conversan.

La semana pasada, las tensiones entre ambos tuvieron otra vuelta de tuerca cuando Mourao sugirió que el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, sería destituido. En una entrevista con Radio Bandeirantes, Mourao consideró que después de la renovación de las directivas de Diputados y del Senado habrá una serie de cambios de ministros en función de la nueva relación de fuerzas en el Parlamento, y citó entre ellos a Araújo, al frente de la Cancillería desde enero de 2019.

La reacción de Bolsonaro fue inmediata. Primero llevó a Araújo a la inauguración de un puente en un recóndito rincón del noreste del país y dedicó parte de su discurso a elogiar al canciller. Después, pasó del gesto a la respuesta directa al avisar a sus seguidores que no acepta “pálpitos” sobre su gabinete.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados