TEXAS

Policía de EE.UU. busca "atacante serial" tras quinta bomba dirigida a Austin

El caso hace recordar a "Unabomber", el hombre que enviaba paquetes explosivos a universidades y aerolíneas norteamericanas entre 1978 y 1995. Fue el asesino más buscado por el FBI durante décadas. 

Policía cierra la zona donde fue entregado el paquete. Foto: AFP
Policía cierra la zona donde fue entregado el paquete. Foto: AFP

Un paquete explotó en la madrugada del martes en un centro de distribución de FedEx en Texas, según medios estadounidenses, dos días después de la última explosión de una serie de atentados en Austin atribuidos a un atacante serial.

Esta vez la explosión sacudió el lugar en la localidad de Schertz, en los suburbios de San Antonio. Una empleada habría resultado herida según las primeras informaciones.

El Washington Post, citando al FBI, reportó que el paquete estaba destinado a Austin.

La policía de Estados Unidos dijo el lunes que busca un "atacante serial" en la capital de Texas, Austin.

La cuarta bomba improvisada dejó dos jóvenes gravemente heridos y avivó temores en la población.

Las autoridades vincularon el ataque del domingo a otros tres ocurridos en Austin en las últimas semanas, que mataron a dos personas y lesionaron a otras cuatro, destacando un "mayor nivel de sofisticación" en esta última explosión.

"Claramente estamos lidiando con lo que por ahora esperamos que sea un atacante serial", dijo en rueda de prensa el jefe de policía de Austin, Brian Manley. 

El caso hace recordar al terrorista y asesino en serie "Unabomber" de finales de los años 70 en Estados Unidos. El FBI demoró 17 años en atrapar a Ted. Kaczynski, alias "Unabomber" un matemático que envió paquetes explosivos entre 1978 y 1995 y que dejaron tres muertos y 23 heridos. Fue la investigación más costosa de la historia del FBI. Hoy Kaczynski está preso en la única prisión de máxima seguridad de Estados Unidos. 

La Policía cree que se encuentra ante la obra de un “asesino en serie de bombas”

La Policía de Texas cree que se encuentra ante la obra de un “asesino en serie de bombas” con un alto nivel de habilidad y sofisticación. La última detonación, que hirió a dos hombres blancos de 20 años que pasaron cerca del artefacto el pasado domingo, fue activada por un cable trampa, a diferencia de los otros tres, que fueron entregados en mano por mensajero a sus objetivos. Nadie ha sido arrestado y se desconocen los motivos, aunque no se descarta el crimen de odio, ya que, si bien los dos recientes heridos eran blancos, las víctimas mortales son dos hombres afroamericanos.

Las últimas declaraciones de la policía han resucitado todavía más un viejo pánico, aquel que Kaczynski sembró en la década de los 80 y 90 ante la idea de abrir paquetes. Hoy, la gente vuelve a tener miedo de abrir su correo. Más de 700 personas han llamado a los agentes alertando sobre paquetes sospechosos desde que se produjo el primer ataque, el pasado 2 de marzo.

Durante años, el FBI solo contó con este retrato robot para dar con Unabomber. Fue elaborado a partir de la explicación de un testigo por una de las artistas forenses más relevantes de las últimas décadas, Jeanne Boylan
Durante años, el FBI solo contó con este retrato robot para dar con Unabomber. Fue elaborado a partir de la explicación de un testigo por una de las artistas forenses más relevantes de las últimas décadas, Jeanne Boylan (FBI)
A pesar de ser uno de los hombres más buscados del país durante años, las acciones de Unabomber mataron a tres personas y herieron a otras 23, algunas muy graves, en 17 años; mientras que los recientes ataques se han cobrado la vida de dos personas en menos de un mes. Se trata de las muertes de Anthony Stephan House, de 39 años, en una explosión que destrozó una pared maestra de su casa; y de Draylen Mason, un adolescente de 17 años que abrió la bomba en la cocina de su casa, donde también estaba su madre, de unos 40 años, que resultó herida.

Un exsubdirector del FBI que trabajó en la enorme investigación del caso Unabomber y participó en su detención en la cabaña del bosque de tres metros cuadrados donde vivía aislado de la sociedad apunta que no hay dudas sobre las similitudes entre los paquetes bomba de Austin y Texas y Kaczynski. Para Danny Coulson el intrincado nivel de habilidad necesario para fabricar las bombas sin hacerlas explotar mientras el paquete es transportado por los servicios de correos es muy similar al requerido en los artefactos fabricados por el conocido terrorista. “Las bombas de Unabomber eran muy complicadas; estaban construidas principalmente de madera. Eran muy efectivas”, dijo Coulson en declaraciones a Fox News .

La primera bomba estalló el viernes 2 de marzo, mientras las otras dos explotaron el pasado lunes 12. Los artefactos explosivos fueron fabricados con componentes de venta libre en ferreterías. El móvil de los ataques aún no se pudo determinar.

"¿Esto es terrorismo? ¿Está vinculado al odio?", se preguntó Manley. "Como dijimos desde el principio, no estábamos dispuestos a clasificar esto como terrorismo, como (crímenes de) odio, porque simplemente no sabemos lo suficiente".

Dos hombres negros de 39 y 17 fueron asesinados al explotar paquetes bomba que fueron dejados en las puertas de sus casas. Una mujer hispana de 75 años resultó herida en la tercera explosión. Esto planteó la posibilidad de que los crímenes tuvieran una motivación racial.

Sin embargo, el último ataque hirió a dos hombres blancos de 22 y 23 años mientras caminaban en un tranquilo barrio residencial del suroeste de Austin.

"Aleatoria" y "más sofisticado"

Según la policía, la explosión parece haber sido "aleatoria" y activada por un cable trampa, una diferencia "significativa" con respecto a los tres ataques anteriores, en los que las bombas llegaron por correo.

Es "muy posible" que haya sido "activado por alguien que manipuló, pateó o entró en contacto con un cable trampa que activó el dispositivo", dijo Manley.

"Definitivamente vemos un cambio en el método", añadió, y destacó que esto muestra un atacante con "un mayor nivel de sofisticación, un mayor nivel de habilidad" de lo que inicialmente se creía.

El agente especial del FBI Christopher Combs coincidió: este cable trampa "cambia las cosas. (...) Es más sofisticado".

"Estamos muy preocupados de que un niño pueda estar caminando por la acera y tocar algo" así, añadió.

La explosión del domingo se produjo horas después de un mensaje televisado de las autoridades al autor de los ataques: "Queremos comprender lo que le llevó a hacer eso y queremos escucharlo".

Manley reiteró el llamado al responsable y pidió a la población denunciar todo los que crean sospechoso. "Necesitamos cada pista, cada información, por intrascendente que pueda parecer", dijo.

La recompensa ofrecida por cualquier dato que lleve a un arresto se incrementó a 115.000 dólares.

"Ataques terroristas"

Tres legisladores demócratas pidieron que las explosiones sean consideradas "ataques terroristas" e "investigadas como tales". Además, los representantes Bennie Thompson, Cedric Richmond y Sheila Jackson Lee urgieron a determinar si los atentados "tienen una motivación ideológica o racial".

"La comunidad afectada está ahora bajo virtual arresto domiciliario y se supone que toda la ciudad está en estado de temor, lo que puede convertirse fácilmente en pánico", apuntaron.

Una fuerza especial compuesta por centenares de policías trabaja en este caso, con apoyo de expertos del Buró Federal de Investigación (FBI) y de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de fuego, un organismo federal conocido por su acrónimo ATF.

Detener al atacante "es la máxima prioridad", dijo el alcalde de Austin, Steve Adler, en la cadena ABC, añadiendo que "un ejército de agentes federales" participa en los operativos de búsqueda.

"Vamos a averiguar quién es el responsable de esto y vamos a detenerlo", prometió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º