La guerra comercial China-EE.UU.

En plena guerra comercial, China denuncia a Trump de "chantaje"

El gigante asiático respondió en ONU a los aranceles impuestos por EE.UU.

Wang Yi: el ministro chino de Exteriores en la Asamblea General de la ONU. Foto: AFP
Wang Yi: el ministro chino de Exteriores en la Asamblea General de la ONU. Foto: AFP

China elevó ayer viernes el tono en su guerra comercial con Estados Unidos. El gigante asiático denunció "chantaje" comercial del presidente Donald Trump, en una clara señal de cómo se vienen deteriorando rápidamente las relaciones entre las dos potencias.

El discurso del ministro chino de Exteriores, Wang Yi, ante la Asamblea General de Naciones Unidas fue una respuesta directa a las medidas de Trump, en particular a los aranceles a importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares.

"China no será chantajeada ni cederá ante la presión", dijo Wang, sin mencionar ni a Estados Unidos ni a Trump. También se refirió a China como un "campeón del multilateralismo", en momentos en que Estados Unidos es criticado por su enfoque unilateral en los asuntos mundiales.

"El proteccionismo sólo perjudicará al que lo aplica y las medidas unilaterales provocarán daños a todos", afirmó Wang en referencia al camino elegido por Estados Unidos bajo la administración Trump.

La inicial bonhomía entre Trump y el presidente chino Xi Jinping se deterioró rápidamente, en particular por acusaciones de Estados Unidos de robo de tecnología, que llevaron a aplicar aranceles al gigante asiático.

Con su característica franqueza, Trump dijo el miércoles en el Consejo de Seguridad de la ONU que ya no puede considerar a Xi como un amigo, tras acusar a China de interferir en la política estadounidense y de buscar su derrota en las elecciones legislativas de noviembre como reacción a las medidas económicas de Estados Unidos.

Antes de su discurso en la ONU, Wang consideró que las tensiones son naturales entre dos grandes países, al hablar en el Consejo de Relaciones Exteriores, un influyente grupo de expertos en Nueva York. "Pueden producirse varias fricciones y esto no es sorprendente, y tampoco es motivo de pánico", dijo Wang.

Ministro chino de Exteriores, Wang Yi. Foto: AFP
Ministro chino de Exteriores, Wang Yi. Foto: AFP

Refiriéndose a investigadores estadounidenses que afirman que China está intensificando sus esfuerzos para alcanzar una posición hegemónica en el mundo, Wang dijo: "Quiero decirles muy claramente que este es un error de cálculo estratégico grave". "Es una presunción equivocada que será extremadamente perjudicial para los intereses estadounidenses y el futuro de Estados Unidos", advirtió en el Consejo de Relaciones Exteriores.

Wang también negó que China esté robando tecnología de compañías estadounidenses, una afirmación que desencadenó las medidas comerciales contra el gigante asiático. "Esto simplemente no es verdad, esperamos que paren esas acusaciones falsas", dijo.

Estados Unidos dice que China se aprovecha de la tecnología de manera más indirecta, al exigir a las compañías extranjeras que se alíen con firmas locales.

Según Wang, China está dando los pasos "correspondientes", no sólo para defender sus intereses, sino también para proteger "el libre comercio internacional", las normas y beneficiar a todos los países. Recalcó además que, en materia de reducción de aranceles, China ya ha hecho más de lo que se comprometió cuando se unió a la Organización Mundial de Comercio (OMC) e insistió en que su país "no va a levantar obstáculos al comercio".

El libro para entender a las potencias

El libro Thucydidess Trap, del académico de Harvard Graham Ellison, se está convirtiendo en una obra de culto entre los políticos de Estados Unidos y algunos mandatarios. Ellison cita a la antigua Atenas y Esparta para predecir la probabilidad de un conflicto entre China y Estados Unidos.

El libro se ha leído tanto en los círculos políticos que incluso fue citado por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en su discurso de apertura a la Asamblea General.

La primera Estrategia de Seguridad Nacional de la administración de Donald Trump, lanzada en diciembre, advirtió crudamente de los crecientes retos que supone China, un reporte ampliamente aceptado en todo el espectro político de Estados Unidos.

Aunque China suele desmentir eso, los académicos occidentales con frecuencia recuerdan a Deng Xiaoping, el padre de la China moderna y de la apertura económica, que aconsejó a los líderes de Pekín mantener un perfil bajo en los asuntos mundiales hasta que el país haya alcanzado una posición clave de fortaleza.

En los últimos años, China ha incrementado significativamente su dominio en el mundo, especialmente en América Latina y en África. En la ONU, China también está ganando terreno, involucrando a más personal militar en operaciones de paz y aumentando regularmente sus contribuciones financieras a la Organización.

China además defiende el acuerdo nuclear con Irán de 2015, del que Estados Unidos se retiró en mayo.

“Respuestas oportunas y positivas” a norcorea.

China urgió ayer a Estados Unidos a dar “respuestas oportunas y positivas” a los pasos dados por Corea del Norte hacia la desnuclearización y defendió que se rebajen las sanciones internacionales contra el régimen norcoreano.

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, subrayó ante la Asamblea General de la ONU que la solución al conflicto en la península coreana requiere tanto una “completa desnuclearización” como un “mecanismos de paz”. “Solo cuando las dos ruedas se mueven al unísono puede verdaderamente resolverse el problema y comenzar la paz”, recalcó. Wang recordó que la cuestión norcoreana ha vivido un gran cambio gracias a los esfuerzos de todas las partes y reiteró su total apoyo al proceso de acercamiento entre el Norte y el Sur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º